Inmigrante de El Salvador muere a balazos a manos de su propio hijo (FOTOS)

El joven Jesse Jiménez está acusado de haber matado a balazos a su padre, un inmigrante de El Salvador, en un momento de ira.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Inmigrante asesinado: Macklin Jiménez, de 46 años y originario de El Salvador, fue asesinado a balazos en Damascus, Maryland, y el presunto responsable es su propio hijo Jesse Jiménez, de 24 años.
  • El muchacho, según las autoridades, mató a su padre en el sótano de su casa en un momento de ira luego de que se desató una discusión familiar a gritos entre los dos hombres, la madre y una hermana.
  • Macklin Jiménez, luego de que se hizo ciudadano de Estados Unidos hace 20 años, comenzó a trabajar como empleado administrativo en el Departamento de Policía del Distrito de Columbia en Washington.

El joven Jesse Jiménez está acusado de haber matado a balazos a su padre, un inmigrante de El Salvador, en un momento de ira.

Jiménez, de 24 años, fue detenido por el Departamento de Policía del Condado de Montgomery (MCPD, por sus siglas en inglés), en Maryland, acusado de la muerte a balazos de su padre el salvadoreño Macklin Jiménez, de 46 años, y quien era un empleado civil administrativo del Departamento de Policía del Distrito de Columbia (MPDDC, por sus siglas en inglés), en Washington, en un crimen ocurrido el martes 21 de julio cuando toda la familia estaba reunida en casa.

De acuerdo a la orden de arresto en contra del joven Jiménez, consultada por MundoHispánico, a las 10:57 de la mañana del martes el número de emergencias del MCPD recibió una llamada de una mujer en estado de conmoción para reportar que un hombre estaba herido a balazos en el sótano de su casa.

Pocos minutos después otro operador del número de emergencias recibió otra llamada también de una mujer para reportar que un hombre estaba herido a balazos en el sótano de su casa.

Cuando las dos mujeres dieron la dirección del incidente, en el 9100 Gue Road de la boscosa y apacible ciudad de Damascus, Maryland, los operadores del centro de emergencias se dieron cuenta que era el mismo lugar en las dos llamadas y elevaron la alerta para que varios agentes y ambulancias fueran al lugar indicado.

Al principio pensaron que eran dos las personas heridas.

Damascus, en el centro norte de Maryland, es una pequeña ciudad en una zona boscosa y habitada por apenas 12,000 personas según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Los primeros patrulleros que llegaron al lugar entrevistaron a los dos mujeres que llamaron y quienes les informaron que Macklin Jiménez, el padre de familia, estaba herido en la casa por disparos que le había hecho momentos antes el hijo más joven y quien había escapado del lugar.

Las mujeres se identificaron como esposa e hija del hoy occiso y también originarias de El Salvador.

Mientras Macklin Jiménez era enviado a un hospital de la zona para intentar salvarle la vida se desató una intensa búsqueda en la zona para dar con el joven que presuntamente le había disparado a su padre y quien había escapado del lugar en uno de los autos de la familia.

La esposa e hija de Macklin Jiménez, en entrevistas por separado, explicaron a las autoridades cómo sucedieron los hechos que terminaron con la muerte del patriarca de la familia.

De acuerdo a las dos mujeres desde el desayunó surgió una discusión entre el padre y el hijo porque presuntamente el joven no estaba atendiendo a sus responsabilidades escolares ni laborales.

Jesse Jiménez, según las autoridades, mató a su padre a balazos en un momento de ira. (Foto: Departamento de Policía del Condado de Montgomery)
El joven le ripostó a su padre a gritos y su progenitor tampoco se quedó callado y también elevó la voz.

Primero entró la madre en la discusión, al principio con la intención de meter paz entre padre e hijo, pero también acabo gritándoles a los dos hombres.

Luego entro la hija a la discusión y los cuatro empezaron a gritarse unos a otros. El muchacho se hartó de los gritos y se fue a su cuarto, abajo de la casa, en el sótano junto a la cochera.

Sin embargo, la discusión no paró ahí pues Macklin Jiménez bajo para seguir al joven y continuar la discusión a gritos. Luego lo siguieron también la madre y la hija.

Macklin Jiménez era un inmigrante de El Salvador originario del poblado de El Mogotillo en San Alejo. (Foto: Departamento de Policía del Distrito de Columbia)
El joven Jiménez también arremetió a los gritos contra el resto de sus familiares. Pero, en un momento, se acercó a un baúl, lo abrió y sacó una pistola con la que apuntó a su padre y exigiéndole que ya nos le gritara le soltó cinco disparos.

Luego de los tiros el muchacho salió corriendo y tomó uno de los autos de la familia para escapar.

Mientras tanto en la casa madre e hija llamaban al número de emergencias para pedir ayuda por el hombre herido.

La madre y la hija asentaron en su declaración que no sabían que el joven Jesse Jiménez tuviera una pistola. El origen del arma es, hasta ahora, desconocido por las autoridades.

Cuando las dos mujeres dieron la descripción del auto en el que escapaba Jesse Jiménez se emitió una alerta estatal a todas las corporaciones de Maryland para que le cerraran el paso al muchacho si algún oficial se lo encontraba en su camino.

Unos 30 minutos después del tiroteo un oficial del MCPD atisbó el auto en el que viajaba el sospechoso Jesse Jiménez y pidió refuerzos para detenerlo ya que sabían que el muchacho podría ir armado.

El joven Jiménez, al ver que lo cercaban las autoridades, en lugar de detenerse y rendirse aceleró y trató de escapar.

Ya con varias patrullas sumadas a la persecución a Jiménez los oficiales le cerraron el paso en una zona rural de Damascus frente al 14700 Good Hope Road.

El muchacho tuvo la osadía de bajarse del carro y tratar de escapar corriendo en medio del bosque. Sin embargo, varios agentes fueron tras él y no le quedó más remedio que rendirse cuando se vio rodeado de oficiales armados. Al momento de detenerlo el muchacho todavía llevaba consigo el arma homicida.

Mientras tanto, en el hospital, los doctores ya no pudieron hacer nada por salvarle la vida a Macklin Jiménez quien falleció en la sala de emergencias por las lesiones que le causaron los cinco balazos que presuntamente le dio su propio hijo.

De acuerdo a un comunicado de prensa del MPDDC, enviado a MundoHispánico, Macklin Jiménez era un inmigrante de El Salvador  originario del poblado de El Mogotillo en San Alejo.

Cuando se hizo ciudadano de Estados Unidos Jiménez comenzó a trabajar como empleado administrativo de los archivos criminales de la corporación y en donde rindió más de 20 años de servicio manera ininterrumpida.

Hasta el momento de escribir esta historia el joven Jesse Jiménez continuaba detenido en la Cárcel del Condado de Montgomery a la espera de que determine su primera audiencia acusado del cargo grave de homicidio.

Desde su lanzamiento en 2015, <a href=”http://MundoHispanico.com”>MundoHispanico.com</a> ha crecido rápidamente para convertirse en el destino digital de noticias nacionales e internacionales elegido por los hispanos en Estados Unidos. Le informamos acerca de todo lo que tiene que saber para mantenerse al día. Además, contamos con segmentos dedicados a la moda, entretenimiento, finanzas, deportes y más. Encuentre nuestro canal en YouTube, síganos en Facebook, Instagram y en Twitter.

Continua artículo relacionado