Infracción por exceso de velocidad terminó en zafarrancho entre policías e hispanos

Infracción terminó en zafarrancho entre policías e hispanos

Los gritos de los policías se multiplican y se oyen con la fuerza de una granizada. Unos salen corriendo detrás del trabajador en fuga, en tanto se oye el forcejeo del policía del mostacho que comenzó la acción con, se supone, el guiador de la camioneta.

Se oyen voces, lamentos, un llanto y algo que parece una detonación. El policía obeso vuelve a aparecer en el plano de la filmación, notificando a su central, con su radio portátil que ha detenido a un hombre hispano sospechoso. ¿Sospechoso de qué? No lo aclara.

infracción terminó en zafarrancho

GOHS

Otro policía ha hecho bajar a otro de los pasajeros, le esposa y coloca de frente a la cámara, de pie, y le extrae todo de los bolsillos, hurgándolos. Avienta la cartera sobre la patrulla y dialoga con el sujeto, quien, mascando chicle, se conserva de lo más calmo.

Atrás de ellos, en segundo plano, el policía bigotón vuelve a la camioneta y baja a otro de los ocupantes. Sus ademanes son bruscos y no cesa de gritar. La persona hace el gesto de volverse hacia él para decirle algo, y entonces el policía prorrumpe en gritos.

El agente gordo sujeta con fuerza las muñecas de esa persona, joven, con el gorro de la chamarra levantado, tratando de generar una resistencia que justifique el uso de la fuerza, pero la persona no reacciona así. De cualquier forma, el policía le toma y proyecta hacia dentro de la cama de la camioneta, gritando, mirando a su compañero, buscando su aprobación.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+