CDC reporta que el 94% de muertos por COVID-19 tenían afecciones preexistentes

Nuevo informe de los CDC mostró que 94% de los estadounidenses que murieron por COVID-19 tenían “afecciones de salud y causas contribuyentes”

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: Getty / Video: MH
  • Un nuevo informe de los CDC mostró que el 94% de los estadounidenses que murieron por COVID-19 tenían “afecciones de salud y causas contribuyentes”
  • Los CDC indicaron que la diabetes y la hipertensión están entre las principales afecciones que contribuyen a la muerte por coronavirus
  • Solo el 6% de las muertes registradas tienen el coronavirus como la única causa mencionada

Mientras Estados Unidos supera las 183,000 muertes por coronavirus, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) publicaron un nuevo informe que muestra que el 94% de los estadounidenses que han muerto por COVID-19 tenían afecciones preexistentes, de acuerdo con FOX 8 News.

Según el informe, solo el 6% de las muertes registradas tienen el coronavirus como la única causa mencionada, lo que evidencia que el 94% de los pacientes que murieron por COVID-19 también tenían otras “afecciones de salud y causas contribuyentes”.

Informe de CDC reporta que mayoría de muertos por COVID-19 tenían afecciones preexistentes
Foto: Twitter.

Los CDC enumeraron las siguientes afecciones como las principales que contribuyen a las muertes relacionadas con la enfermedad por coronavirus:

  • Influenza y neumonía
  • Insuficiencia respiratoria
  • Enfermedad hipertensiva
  • Diabetes
  • Demencia vascular y no especificada
  • Paro cardiaco
  • Insuficiencia cardiaca
  • Insuficiencia renal
  • Lesiones intencionales y no intencionales, intoxicaciones y otros eventos adversos
  • Otras condiciones médicas

Los CDC explican que sus datos utilizan un recuento de muertes provisionales para “brindar la imagen más completa y precisa de las vidas perdidas por COVID-19”.

Estos números se basan en los certificados de defunción, que según la organización representa la fuente de datos más confiable.

Según se informa, los certificados de defunción contienen información que no está disponible en ningún otro lugar e incluye datos como raza, etnia y lugar de la muerte.

El CDC señala en su reciente informe que los recuentos de muertes provisionales pueden no coincidir con los recuentos de otras fuentes, como los números de los departamentos de salud de cada condado ya que los certificados de defunción tardan en completarse.

Asimismo, los estados informan a tasas diferentes y en otros casos, los funcionarios necesitan más tiempo para identificar las muertes por COVID-19.

Los CDC indicaron que los datos ofrecidos no son definitivos y que están sujetos a cambios.

Estados Unidos alcanzó este domingo la cifra de 5.993.668 casos confirmados de COVID-19 y la de 183.034 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes) es de 34.766 contagios más que el sábado y de 316 nuevas muertes, de acuerdo con la agencia Efe.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue siendo el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33.021, más que en Francia o España.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.683 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos la vecina Nueva Jersey con 16.041, California (12.935), Texas (12.849) y Florida (11.125).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts con 9.049, Illinois (8.228), Pensilvania (7.757) y Michigan (6.748).

En cuanto a contagios, California superó hoy la barrera de 700.000 casos y suma específicamente 705.535, seguido de Texas con 638.672, mientras que el tercero es Florida con 621.586, y Nueva York es cuarto con 465.374.

El balance provisional de fallecidos -183.034- ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos habrá superado los 255.000 fallecidos y para el 1 de diciembre los 310.000.

Director de los CDC advierte del “peor otoño” si no se usan mascarillas

En medio de un creciente número de contagios y ante la cercana llegada del cambio de estación y con ello, el cambio de clima, el director de los CDC advierte que EE.UU. podría enfrentar el “peor otoño” de su historia si no se siguen las recomendaciones para evitar la propagación del virus.

“Por su país en este momento y por la guerra que estamos librando contra el COVID-19, les pido que hagan cuatro cosas simples: usar una mascarilla, distancia social, lavarse las manos y ser inteligente con las multitudes”, dijo a WebMD el doctor Robert Redfield, director de los CDC.

“No le estoy pidiendo a algunos estadounidenses que lo hagan. Todos tenemos que hacerlo”, enfatizó Redfield.

De no seguirse sus recomendaciones, advierte, “este podría ser el peor otoño desde una perspectiva de salud pública que hemos tenido”.

Además, el director de los CDC reveló cuál es la otra medida que deberían tomar los estadounidenses ante la próxima llegada del otoño: Vacunarse contra la influenza.

“Al vacunarse, puede proteger a sus hijos”, dijo. “Cuando observamos la mortalidad que vemos con la gripe, una cosa es segura: los niños que se vacunan, básicamente se protegen contra la muerte”, dijo el doctor de los CDC.

Sobre la llegada del coronavirus, dijo que “no estábamos preparados”. “Le debemos a nuestros hijos y nietos que esta nación nunca vuelva a estar desprevenida”.

Las declaraciones del director de los CDC llegan justo cuando se da a conocer un nuevo estudio de la Universidad de Florida, que revela que el virus de la COVID-19 no solo flota en el aire, sino que está allí “vivo”, y además puede contagiar a una distancia mayor de lo recomendado.

Etiquetas: , ,
Continua artículo relacionado