Inflación en EE.UU. registra su mayor descenso desde 2008

La inflación en EEUU registró su mayor descenso desde 2008. Los precios al consumo en EE. UU. disminuyeron un 0,8% en abril de 2020.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Los precios al consumo en EE. UU. disminuyeron un 0,8% en abril
  • Esto representa la mayor caída mensual desde 2008
  • La inflación subyacente en abril descendió el 0,4%

Inflación EEUU. La parálisis económica causada por el coronavirus llevó en abril a la mayor caída mensual de los precios al consumidor de EE. UU.

El índice principal de precios al consumo (IPC) en Estados Unidos bajó un 0,8 % en abril, la mayor caída mensual desde diciembre de 2008 debido al impacto de la pandemia del coronavirus sobre la demanda, y la tasa interanual se ha frenado al 0,3 %, el aumento más pequeño desde 2015 según informó este martes el Departamento de Trabajo, reseñó la agencia Efe.

Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, la inflación subyacente en abril descendió el 0,4% respecto al mes anterior después de una disminución del 0,1% en marzo. Esa es la mayor caída de datos desde 1957.

En comparación con abril del año pasado, el IPC subyacente aumentó un 1,4%, la ganancia anual más pequeña desde 2011.

La mayor caída por productos fue el precio de la gasolina, que se hundió un 20,6 %, aunque los precios de otros bienes y servicios como ropa, billetes de avión y seguros de coches también registraron agudas bajadas.

Sin embargo, el costo de los alimentos en el hogar aumentó un 2,6% respecto al mes anterior, el mayor aumento mensual desde 1974. Ese aumento reflejó una mayor demanda de alimentos consumidos por el hogar, con millones de estadounidenses siguiendo órdenes de quedarse en casa, según The Associated Press.

Los precios del pan, el pollo y las bebidas carbonatadas registraron aumentos históricos, al igual que los productos de papel domésticos.

El informe del Ministerio del Trabajo agregó la inflación a la lista de indicadores económicos que muestran un impacto histórico por la pandemia del COVID-19.

Una tendencia sostenida de precios a la baja provocaría preocupaciones sobre una deflación, lo que agravaría la preocupación de que la recuperación de la profunda recesión económica sea muy lenta, reseñó Bloomberg.

La caída de los precios refleja el detenimiento en la actividad económica en Estados Unidos, debido a las órdenes de confinamiento y restricción de la movilidad implementadas para contener la expansión del coronavirus.

Los precios de la indumentaria, el seguro de vehículos motorizados, las tarifas aéreas y las estadías en hoteles registraron caídas mensuales históricas, ya que los estadounidenses han dejado de conducir, volar y comprar ropa nueva durante la pandemia.

El impacto económico del virus es una de magnitud sin precedentes recientes.

El primer cálculo de evolución del producto interior bruto (PIB) del primer trimestre del año registró una contracción del 4,8 %, pero se espera que las cifras del segundo trimestre sean mucho más dramáticas.

Asimismo, el desempleo en el país se disparó en abril 10,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar una tasa del 14,7 %, como consecuencia de la oleada de despidos.

Para paliar los estragos económicos, la Reserva Federal estadounidense (Fed) ha lanzado todo su arsenal monetario, con inyecciones masivas de liquidez en los mercados financieros, compras masivas de deuda, ha bajado los tipos de interés prácticamente al 0 % y se comprometió a mantenerla allí indefinidamente, mientras que el Congreso ha aprobado varios programas de estímulo fiscal por valor de casi 3 billones de dólares.

Archivado como: inflación EEUU

La Casa Blanca advierte que tasa de desempleo por coronavirus podría alcanzar 20 % en EE.UU.

Uno de los asesores económicos de la Casa Blanca, Kevin Hasset, avisó que la tasa de desempleo en Estados Unidos podría alcanzar al 20% en mayo en plena pandemia por coronavirus, una subida abismal comparada con la actual del 14.7 %, que ya sitúa el paro a niveles no vistos desde la Gran Depresión de la década de 1930.

“Mirando la llegada de peticiones, parece que probablemente nos acercaremos al 20% en el próximo informe” correspondiente a mayo, indicó Kevin Hasset, en la cadena CNN.

En todo caso, el asesor indicó que los futuros datos de desempleo dependerán de si el virus “disminuye” y del ritmo de reactivación de la economía estadounidense.

La Casa Blanca ha dejado en las manos de las autoridades locales el proceso de reapertura del país, de manera que actualmente 35 de los 50 estados de Estados Unidos ya han abierto playas, restaurantes y peluquerías, mientras que el resto sigue apostando por la prudencia.

Archivado como: inflación EEUU

“Creo que en verano vamos a poder ver ya una fase de transición”, aventuró Hasset, quien insistió en que el tercer y cuatro trimestres mostrarán un crecimiento “muy fuerte de la economía”.

La Casa Blanca ha insistido en que la economía recuperará la prosperidad en los últimos seis meses del año, a pesar de que el primer cálculo de evolución del producto interior bruto (PIB) del primer trimestre mostró una contracción del 4.8 %. Además, se espera que las cifras del segundo trimestre sean aún peores.

Según indicó el viernes el Departamento de Trabajo, en abril se destruyeron 20.5 millones de empleos en el país y la tasa de paro pasó del 4.4 % registrado en marzo al 14.7 %.

Los sectores más afectados fueron la hostelería y restauración, con más de 7.6 millones de empleos destruidos; seguidos por el comercio minorista, con 2.1 millones de empleos; y el manufacturero con 1.3 millones de puestos de trabajo menos.

Archivado como: inflación EEUU

Las cifras de desempleo revelan la trágica situación del mercado laboral en la primera economía mundial en pleno coronavirus.

Estados Unidos sigue siendo el mayor foco del mundo del Covid-19 en términos absolutos, con 1.3 millones de casos y, al menos, 78,000 muertes por coronavirus, según el recuento extraoficial de la Universidad Johns Hopkins.

Con las elecciones de noviembre cada vez más cerca, el presidente Donald Trump ha apostado todo su capital político a la reapertura de la economía que registra su mayor tasa de desempleo desde 1930 y, al mismo tiempo, ha aceptado el riesgo de que esa decisión provoque una segunda ola de contagios.

Los responsables económicos del Gobierno de Trump este domingo desfilaron por las grandes cadenas de televisión con un mismo mensaje: existen protocolos para minimizar el riesgo de volver al trabajo y es necesario hacerlo cuanto antes para paliar los estragos del parón económico.

Las proyecciones de no reabrir la economía de manera paulatina no eran alentadoras para las autoridades, sin embargo algunos gobiernos mantienen el confinamiento, por lo que desempleo por coronavirus alerta.

Archivado como: inflación EEUU

Etiquetas:
Continua artículo relacionado