Indocumentados y sus familias estadounidenses no recibirían ayuda por coronavirus

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Etiquetas:
  • Indocumentados y sus familias estadounidenses quedarían fuera de nueva ayuda por coronavirus, según una propuesta republicana.
  • Este lunes los republicanos en el Senado presentaron su idea de segunda ronda de estímulo, respaldada por la Casa Blanca.
  • Los republicanos han dicho que existen ciertos puntos de la propuesta que pueden ser negociables pero al parecer no hay intenciones de tocar este tópico.

Lo que fue una lamentable omisión en la CARES Act, que dejó fuera de la ayuda por el coronavirus a indocumentados y sus familias estadounidenses, amenaza con repetirse si se aprueba HEALS Act, la propuesta republicana para un segundo paquete de estímulo por la pandemia.

Este lunes los republicanos en el Senado presentaron su idea de segunda ronda de estímulo, la cual incluye un pago de 1200 dólares a individuos que ganen menos de 75 mil dólares al año y 2400 por matrimonio, con 500 dólares por dependiente, cuyo límite de edad podría ser más allá de los 17 años.

Sin embargo, la asistencia monetaria a las personas indocumentadas y sus familiares estadounidenses, incluyendo dependientes, no está dentro de la propuesta de los senadores republicanos, lo cual motivó demandas a la CARES Act cuando tampoco lo tuvo en cuenta.

Si bien esta propuesta en general fue respaldada por la Casa Blanca, aún debe ser votada en el Senado, donde debe pasar sin problemas debido a la mayoría republicana en la Cámara Alta, pero debe encontrar oposición en la Cámara Baja, donde los demócratas ostentan mayoría.

Hasta el momento, los republicanos han dicho que existen ciertos puntos de la propuesta que pueden ser negociables, como la extensión de la moratoria a inquilinos que no puedan pagar sus alquileres o hipotecas debido a la crisis del coronavirus, pero al parecer no hay intenciones de tocar este tópico.

En la HEROES Act, aprobada por la Cámara de Representantes, se contempla a manera de subsanación la ayuda económica a los indocumentados y sus familias estadounidenses, pero dicha propuesta ni quiera ha sido debatida en el piso del Senado, por la férrea oposición republicana.

Tampoco prosperó, en su momento, la intención legislativa promovida por los senadores republicanos Marco Rubio y Thom Tillis, quienes bajo la “Ley de Alivio al Ciudadano Americano por el Coronavirus”, querían enmedar la CARES Act, para otorgarles ayuda económica a las personas sin documentos legales y sus familias estadounidenses.

El Senado ultima segundo paquete de estímulo para reactivar economía

El Senado se encuentra en la última fase de las negociaciones del segundo paquete de estímulo para reactivar la actividad económica del país, después del primer plan de asistencia que entró en vigor en marzo tras el impacto de la pandemia del coronavirus, informó este lunes el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

Los republicanos del Senado proponen reducir el beneficio semanal de desempleo de 600 a 200 dólares como parte de su próximo plan, ya que desde la Casa Blanca, la bancada conservadora y el sector privado se ha criticado que a algunos estadounidenses se les pague más por estar en casa que por regresar a sus trabajos.

Se espera que la legislación incluya también una nueva ronda de cheques de 1.200 dólares para todos los habitantes regulados del país y varios paquetes de ayudas para escuelas, empresas y seguros de salud.

“Estos son ajustes técnicos a las fórmulas. No quiero predecir cuándo será, pero están en conversaciones finales mientras hablamos”, dijo Kudlow en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

En principio, la medida no contiene dinero de ayuda para los gobiernos estatales y locales, una demanda de los demócratas, que prefieren que esos líderes tengan acceso a un fondo de 150.000 millones ya aprobado en marzo.

Tampoco parece, según fuentes conocedoras del asunto citadas este lunes por el diario The Washington Post, que la nueva ley contenga un recorte fiscal, una opción que el presidente estadounidense, Donald Trump, había puesto encima de la mesa al principio de las conversaciones.

Pese a que la medida podría ser aprobada en el Senado en las próximas semanas, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, también tiene que dar su visto bueno antes de llegar al escritorio de Trump.

En caso de aprobarse, este paquete de ayuda sería la segunda acción desde el Congreso para ayudar a reactivar la economía del país.

En marzo, Washington aprobó un paquete de estímulo económico de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna del país, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia del coronavirus.

Ese paquete de estímulo fue el triple del puesto en práctica en 2008 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700.000 millones de dólares.

La reapertura gradual de la economía de Estados Unidos se reflejó en una disminución de 2,2 puntos porcentuales en el índice de desempleo, que en junio alcanzó el 11,1 % con la creación de unos 4,8 millones de puestos de trabajo, una cifra sin precedentes en la historia del país.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este mes que el repunte de casos de la COVID-19 es el “principal riesgo” que enfrenta la economía de Estados Unidos, para la cual pronostica una contracción del 37 % interanual en el segundo trimestre.

En su informe anual sobre la economía del país, conocido como Artículo IV, el organismo internacional advirtió que, incluso con el apoyo estatal sin precedentes que ha tenido lugar hasta ahora, la caída del PIB será de 6,6 % para todo el 2020.

(Con información de EFE)

Regresar al Inicio