Alertan sobre impacto de políticas migratorias entre familias de deportados


Las duras políticas inmigratorias implementadas por la administración del presidente, Donald Trump, están teniendo un duro impacto familiar entre los deportados, sobre todo entre los que llevaban casi 20 años en EEUU, según un reporte difundido el martes.

Mediante entrevistas a un grupo de ellos, todos mexicanos, “Comunidades en crisis: Aprensiones en el interior y sus consecuencias humanas” examinó los efectos de la deportación en sus familias, así como el proceso legal por el que transitan los deportados y las dificultades que enfrentan de vuelta a su país.

TE PUEDE INTERESAR: Melania Trump exige la destitución de asesora de seguridad nacional Mira Ricardel (VIDEO)

El análisis fue dado a conocer el martes en conferencia de prensa telefónica por la Iniciativa Kino para la Frontera (KBI, por sus siglas en inglés), en conjunto con el Centro de Estudios de Migración en Nueva York (CMS) y la Oficina de Justicia y Ecología (OJE) de la Conferencia Jesuita de Canadá y los Estados Unidos.

Durante los cinco primeros meses del corriente año, voluntarios de KBI entrevistaron en uno de los albergues de Nogales, Sonora (México) a 133 deportados, todos hombres excepto una mujer.

La mayoría había vivido en Arizona, aunque algunos procedían de Nevada, California y Utah.

Como promedio, más de la mitad había vivido 19,9 años en los Estados Unidos; el 56 % llegó a este país siendo menor de 18 años y el 21 % antes de cumplir los 10 años de edad.

TE PUEDE INTERESAR: Opazo y Vegas hablan de “integración” y no de “recambio” en el Chile de Rueda

El 38 % reportó haber tenido algún estatus legal en el país, incluyendo un 14,3 % que dijo haber sido residente legal.

El 26 % sostuvo haber sido dueño de alguna vivienda, mientas que un 52 % apuntó pertenecer a una iglesia en sus comunidades.

“El 78 % de los encuestados dijo tener hijos estadounidenses, y el 42 % que su esposa o compañera es ciudadana de este país”, comentó Sean Carrol, director ejecutivo de KBI.

“Cuando estas personas son deportadas, para muchos de ellos México es un lugar desconocido donde no tienen amigos o familiares a quien acudir”, expuso el activista.

Indicó que el proceso es traumático para el deportado y para toda su familia, que muchas veces depende económicamente de la persona que está siendo desterrada.
ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+