Stats Control: 9 razones por las que todas las mujeres deben conocer su IMC

El índice de masa corporal (IMC) es importante pero bastante ignorado. Te contamos por qué es necesario que conozcas esta medida (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

La gente gasta mucho dinero y tiempo tratando de ponerse en forma y sentirse saludable. Pero el IMC de las mujeres puede ser la clave para resolver esta paradoja aparentemente esquiva. IMC = índice de masa corporal. Probablemente has escuchado acerca del IMC antes, pero lo más probable es que no sepas lo que es o cómo calcularlo,  y eso es importante. Vamos a empezar por lo básico. El IMC es un cálculo de la grasa corporal basada en la estatura y el peso. Así que si conoces tu altura y peso, puedes averiguar su IMC usando una calculadora. Entonces, ¿qué significa este número? Si tu IMC es demasiado alto, indica que tienes sobrepeso u obesidad, y si es demasiado bajo, entonces tu peso es insuficiente. Si estás en el rango recomendado de 18,5 a 24,9, entonces tienes un peso normal y saludable.

Según la Federación Mundial del Corazón, “Si eres una mujer, un IMC mayor a 21, podría afectar adversamente la salud de tu corazón. Si tu IMC es de más de 30, eres obesa y en grave riesgo de enfermedad cardiovascular. Si tu IMC es inferior a 18,5 es probablemente insuficiente.”Dicho esto, no es infalible. El índice de masa corporal de las mujeres no toma en cuenta el músculo, lo que significa que si dos mujeres pesan lo mismo, pero una mujer está en forma y la otra está fuera de forma, su IMC será el mismo aunque la mujer atlética puede tener muy poca grasa. El IMC no es una ciencia perfecta, pero es una gran manera de evaluar la grasa corporal en comparación con el resto de la población para que puedas estar segura de que estás en un rango sano y no estás en riesgo de varias complicaciones de salud graves.

1. Para evaluar tu peso

Unos pies en una báscula como parte del proceso de conocer el IMC
Shutterstock

Mientras que el índice de masa corporal no es una manera perfecta para medir su salud (el índice de masa corporal no evalúa directamente tu grasa porque el músculo es más denso que la grasa), es un buen predictor de los niveles de grasa de tu cuerpo y cómo su cuerpo se compara con la población mayoritaria. Tiene sus fallas, pero encontrar tu IMC es fácil, gratis y un buen comienzo para alcanzar un peso saludable y un estilo de vida saludable.

2. El IMC ayuda en la reducción de la apnea del sueño

El 9% de las mujeres con sobrepeso llegan a la apnea del sueño, que es un trastorno del sueño grave en que hay paradas respiratorias repetidamente. No es exclusivo de aquellos que tienen sobrepeso, aunque el sobrepeso es un gran factor de riesgo y cuanto más pesada eres, más riesgo tienes.

3. Conocer tu IMC te ayudará a prevenir los dolores de cabeza

Shutterstock

¿Recuerdas esos molestos dolores de cabeza que tienes todo el tiempo? Podrían ser porque te faltó tu taza mañanera de café o porque estás deshidratada. Pero también puede ser porque tienes sobrepeso. Las mujeres obesas tienen un 30 por ciento mayor riesgo de desarrollar dolores de cabeza crónicos.

4. Para proteger la salud de tus ojos

Si no lo sabías que tu peso y la salud de los ojos están relacionados, no estás sola. El IMC tiene una relación con nuestra ojos. Las mujeres obesas corren un mayor riesgo de desarrollar enfermedades oculares como la degeneración macular y las cataratas. Más allá del IMC, permanecer en una zona de peso saludable es uno de los consejos de salud corporal más importantes que tenemos para ti.

5. Para cuidar la salud de tu corazón

Shutterstock

Tal vez los efectos secundarios más comunes de tener sobrepeso y tener un alto índice de masa corporal (IMC de más de 25) es el riesgo de enfermedad cardíaca. Las personas que son consideradas obesas corren un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca coronaria, arritmia, insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco, colesterol alto o un derrame cerebral.

6. Mantener los riñones sanos

Ganar peso (típicamente 11-18 libras) puede aumentar el riesgo de daño en el riñón relacionados con enfermedades, como diabetes tipo 2. Mientras que las investigaciones sugieren que la obesidad es no es la única causa de la diabetes, ser obeso (y tener un alto índice de masa corporal) “Pone presión adicional sobre la capacidad del cuerpo para controlar correctamente el azúcar en la sangre usando insulina y por lo tanto, resultan mucho más propensos a desarrollar diabetes.”

7. Para aliviar la artritis

Las iniciales de IMC en inglés
Shutterstock

La artritis podría ser uno de los efectos secundarios menos conocidos de la obesidad, pero el sobrepeso y tener un IMC alto a veces puede aumentar el riesgo de contraer artritis y otras enfermedades comunes. Y aunque no sea la causa primaria de la artritis, puede empeorar sus síntomas. Mientras que 1 de cada 5 estadounidenses tiene artritis, la Centers for Disease Control and Prevention (CDC) explica que, “ese número salta a más de 1 de cada 3 entre las personas obesas, y dos de cada tres estadounidenses son obesos o con sobrepeso.”

8. Si eres posmenopausia, para prevenir el cáncer de mama

Los estudios demuestran que “las mujeres que tienen sobrepeso u obesidad después de la menopausia tienen un 30 a 60 por ciento más probabilidades de contraer cáncer de mama que aquellas que son flacas.” Esto no quiere decir que cualquier mujer que sufre de sobrepeso después de la menopausia tendrá cáncer de mama, o al revés. Pero algo que tiene la capacidad de aumentar tu riesgo tan significativamente como 60 por ciento… tiene que abordarse. Y el primer paso es conocer tu IMC así puedes actuar en consecuencia para protegerte.

9. El IMC es un dato importante durante el embarazo

Una mujer en una revisión de salud con su médico
Shutterstock

Si estás embarazada o esperas quedar embarazada, es importante que estés saludable y puedas proporcionar un hogar saludable para tu bebé. Hay varios riesgos asociadas con la obesidad, diabetes gestacional, preeclampsia (hipertensión arterial y proteína en la orina), incluyendo problemas de parto (la epidural puede que no funcione o que deba ser inducido) y un embarazo atrasado, entre otros.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado