Idean tecnología para convertir polvo lunar en oxígeno y respirar en la luna

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Idean tecnología para convertir polvo lunar en oxígeno y respirar en la luna

Es posible que muy pronto la conquista de la luna tome un nuevo significado: Si todo sale como un grupo de científicos británico propone,  el polvo lunar podría tener una nueva utilidad para el ser humano.

  • Un grupo de ingenieros británicos se encuentra trabajando en una innovadora tecnología para extraer el oxígeno del polvo lunar
  • Esto podría resultar en un producto útil para la construcción de equipo con material lunar por medio de la impresión 3D
  • El polvo lunar pasaría por un proceso capaz de convertirlo en oxígeno apto para ser respirado por el ser humano

De acuerdo con el portal India Times, un grupo de ingenieros británicos se encuentra trabajando en desarrollar una tecnología capaz de extraer el oxígeno del polvo lunar.

Por medio de este proceso, los científicos esperan extraer el oxígeno de la luna y generar metal por medio de él.

Este material podrá ser utilizado para la construcción de una base lunar por medio de la impresión en 3 D.

El equipo de ingenieros, entre los que se encuentran los británicos Beth Lomax y Alexandre Meurisse, anunció el pasado 27 de noviembre que está en planes de implementar un nuevo proyecto que convertirá el regolito lunar, que consiste de una capa de polvo lunar, en oxígeno apto para ser respirado por el ser humano.

El polvo lunar contiene aproximadamente un 45% de oxígeno, además de hierro y titanio; estos dos últimos materiales serán utilizados como ‘metales’.

Se trata de un proceso industrial que ha sido desarrollado por una compañía británica llamada Metalysis.

Esta utiliza un proceso conocido como electrólisis de sales fundidas. La manera en la que este funciona es por medio del calentamiento de un polvo lunar simulado y sal de cloruro de calcio a una temperatura de 950 grados Celsius.

Posteriormente, se separa el oxígeno por medio de una corriente eléctrica. Mediante este proceso, se espera generar cerca del 95% de oxígeno en un lapso de 50 horas; aproximadamente un 75% de extracción deberá ocurrir en las primeras 15 horas.

Actualmente, el proceso de extracción ya es utilizado por ingenieros británicos para la producción de metales.

Al mismo tiempo, la NASA también se encuentra trabajando en el desarrollo de innovadoras tecnologías para extraer los elementos del espacio por medio de la fundición de regolito lunar; todo esto, bajo el programa Artemis.

El esfuerzo de los científicos tanto en Estados Unidos como en Reino Unido se debe a que existe el plan de construir una base lunar para realizar exploraciones en el futuro.

Los ingenieros británicos han trabajado arduamente para realizar con éxito la extracción del oxígeno del polvo lunar.

Este oxígeno, aseguran, podrá ser respirado por los astronautas, además de que servirá como combustible para ser utilizado en la superficie lunar.

El oxígeno puede ser utilizado de diferentes maneras, mientras que los metales extraídos serán utilizados para realizar impresiones en 3 D que puedan ser útiles para asentar una base lunar.

La idea principal del proyecto es conducir experimentos en la luna y probar nuevas tecnologías que favorezcan los viajes espaciales, al tiempo que se reducen los costos de transportación de los materiales terrestres a la luna.

Uno de los detalles que se han dado a conocer es que el proceso se da por medio de la sumersión del material utilizado en una cámara especialmente diseñada, del tamaño de una lavadora. 

Dentro de esta cámara especial se encuentra sal líquida fundida a 950 grados Celsius; como parte del proceso, se produce una corriente que activa el oxígeno para extraerlo del material y, una vez extraído, lo único que queda son los polvos de metales.

Foto: Shutterstock

El estudio de la superficie lunar se ha convertido en un importante reto para las agencias espaciales

Una cápsula china ha regresado a la Tierra una muestra de materiales lunares, en un hecho histórico que permitirá el estudio de elementos que datan de millones de años.

Con la ayuda de estas muestras, se podrá ofrecer un estudio más amplio acerca de la historia de la luna, de los materiales que la componen y, también, un análisis de los cuerpos que componen el Sistema Solar.

Antes de la recuperación de estos materiales, China dispuso de varios laboratorios equipados para el estudio de las muestras y el análisis de los datos correspondientes a su edad y composición.

Con la ayuda de las muestras de la superficie lunar, varios países recibirán información útil que servirá para futuras misiones, especialmente para Agencias Espaciales de Estados Unidos, Europa y Asia.

La meta de China a mediano plazo es llegar a Marte y, en un futuro cercano, llegar a la Luna con el objetivo de construir una base de exploración.

Hasta ahora, el retorno a la Tierra de la cápsula con la carga de material lunar  ha generado una gran expectativa, especialmente porque el programa Chang’e se ha encargado de estudiar en los últimos años el lado menos explorado de la luna.

La hazaña es histórica en el sentido de que se trata de la primera ocasión en cuatro décadas que la Tierra ha recibido muestras de material lunar; además, se trató de un viaje de tres días que la cápsula tuvo que emprender para buscar evidencias que ayuden a mejorar los viajes espaciales futuros.

La sonda lunar Chang’e 5 ha estado orbitando la luna por un lapso aproximado de una semana; en los últimos reportes, el equipo indicó que puso en marcha cuatro de sus motores durante más de veinte minutos para salir de la órbita lunar.

Foto: Shutterstock