Hombre con parálisis logra caminar en ‘armadura’ controlada por la mente

Cuando Thibault sufrió un accidente que le ocasionó una grave parálisis, nunca pensó que volvería a experimentar la sensación de caminar.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

Cuando Thibault sufrió un accidente que le ocasionó una grave parálisis, nunca pensó que volvería a experimentar la sensación de caminar.

Sin embargo, una innovadora herramienta le ha permitido dar de nueva cuenta sus primeros pasos, hecho que, asegura, le ha hecho sentir como ‘el primer hombre en la luna’.

Pero, ¿cómo logró la ciencia esta hazaña? ¡Descúbrelo aquí!

  • Un hombre ha vuelto a caminar gracias a una innovadora ‘armadura’, que es capaz de ser controlada con la mente
  • A los 30 años, Thibault volvió a experimentar sus primeros pasos, en una experiencia que le hizo sentir como ‘el primer hombre en la luna’
  • El exoesqueleto, de 65 kilos de peso, aún presenta algunas limitaciones, pero promete ser un factor de cambio en la vida de las personas

La ciencia ha avanzado a grandes pasos, y hoy en día le ha permitido nuevas oportunidades a personas que nunca pensaron volver a caminar o realizar actividades que requieran movilidad.

De acuerdo con un reporte de la BBC, un hombre de nombre Thibault ha sido el primero en ser beneficiado con el uso de un innovador exoesqueleto, que le permitió dar sus primeros pasos.

Este hecho fue descrito por el hombre, de treinta años, como una sensación extraordinaria que lo llevó a sentirse como ‘el primer hombre en la luna’.

Según los primeros reportes, el hombre, que se encuentra completamente paralizado, tuvo la oportunidad de mover de nueva cuenta sus cuatro extremidades gracias al exoesqueleto.

También se dio a conocer que el traje especial con el cual el hombre pudo volver a caminar puede ser controlado de manera mental.

Aunque este traje permite dar algunos pasos, los movimientos aún están lejos de ser catalogados como perfectos y el traje únicamente puede ser utilizado dentro de un laboratorio especializado.

A pesar de esto, los científicos están convencidos de que el exoesqueleto tiene la capacidad de mejorar de manera considerable la calidad de vida de quienes lo portan, especialmente de aquellos que sufren algún tipo de parálisis.

El primer beneficiado de este avance médico y tecnológico fue un hombre de 30 años llamado Thibault, quien antes de sufrir una aparatosa caída de 15 metros que le ocasionó una grave parálisis, se desempeñaba como oculista.

Los años siguientes a su accidente los pasó en un hospital, donde recibió atención médica especializada y donde surgió la oportunidad de integrarse a un ensayo clínico para probar el nuevo exoesqueleto, que fue desarrollado por Clinatec y la Universidad de Grenoble.

Pasaron dos años antes de que Thibault diera sus primeros pasos; en el proceso, explica, primero tuvo que realizar varias pruebas en el uso de implantes cerebrales, con el objetivo de controlar un personaje virtual por medio de computadora.

Uno de los principales desafíos durante la etapa de pruebas fue aprender a controlar los brazos del traje especial.

Antes de lograr la hazaña, Thibault se sometió a dos implantes cerebrales para ayudar a controlar sus movimientos. Fueron 46 los electrodos que se incluyeron en cada implante, además de que se implementó un software especial para leer ondas cerebrales y convertirlas en instrucciones precisas para hacer funcionar el exoesqueleto.

Es por medio de estos implantes que el traje puede responder a las indicaciones de quien lo porta; por ejemplo, si el usuario piensa en ‘caminar’, las ondas cerebrales permiten que las piernas y brazos generen movimiento.

Foto: Shutterstock

Hombre con parálisis logra caminar de nueva cuenta gracias a un innovador traje

Las personas con parálisis podrán volver a caminar gracias a un traje especial, aunque este tiene un peso de 65 kilogramos y no contribuye a restaurar las funciones motoras de los usuarios.

Tal como se ha explicado, la persona que utilice este traje especial debe estar conectada a un arnés, para reducir al máximo el riesgo de una caída, motivo por el que es necesario que las personas utilicen el exoesqueleto dentro de un laboratorio.

Alim-Louis Benabid, presidente de la Junta Ejecutiva de Clinatec, comentó a los medios que “Esto está lejos de ser una caminata autónoma”.

Los científicos encargados del proyecto están convencidos de que esta tecnología podrá mejorarse con el paso de los años, aunque por ahora el proceso aún presenta algunas limitaciones en cuanto a su uso.

Por ejemplo, explican que los investigadores únicamente cuentan con 350 milisegundos para trasladar los pensamientos a movimientos; pasado este tiempo, el sistema se hace difícil de controlar.

El principal potencial de este nuevo aparato es que el cerebro podrá leer con detalle ciertas instrucciones gracias al uso de la Inteligencia Artificial, capaz de interpretar la información extraída del cerebro.

El próximo paso en este avance tecnológico es la capacidad de desarrollar el control del traje con los dedos, lo que contribuiría a que el usuario sea capaz de recoger objetos y moverlos.

Tom Shakespeare, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, explicó a la BBC que este proyecto se postula como un avance positivo, pero recordó que “debemos recordar que la prueba de concepto está muy lejos de la posibilidad de uso clínico”.

Asimismo, añadió que “Siempre existe un peligro de exageración en este campo. Incluso si alguna vez es viable, las limitaciones de costos significan que las opciones de alta tecnología nunca estarán disponibles para la mayoría de las personas en el mundo con lesiones de la médula espinal”.

Este tipo de avances se hacen aún más importantes tomando en cuenta el hecho de que, según el profesor, solo el 15% de las personas con discapacidad cuenta con una silla de ruedas u otros dispositivos de asistencia.

Continua artículo relacionado