Trabajadores hispanos en Georgia han cumplido su “sueño americano” (3 FOTOS Y 3 VIDEOS)

  • Tres trabajadores hispanos de Georgia son ejemplo de lo que se puede lograr en este país
  • Con la llegada del 4 de julio muchos reflexionan sobre el ‘sueño americano’
  • Muchos hispanos han encontrado en Estados Unidos la tierra de sus oportunidades

Llegaron de diversos países latinoamericanos a la tierra de las oportunidades, pero con sueños en común. Con base a su trabajo y esfuerzo en el día a día cumplieron sus metas en varios sectores de la economía en Georgia.

Comenzaron sin más capital que su propia voluntad para salir adelante. Y lo han logrado. Hoy por hoy caminan por la senda del éxito y así lo exhiben. Pero más allá del patrimonio que han creado, su mayor fortuna es haber materializado lo que muchos llaman el “sueño americano”.

1.- Jessy Amador – Honduras

FOTO # 1 DE JESSY AMADOR

Jessy Amador

Jessy Amador trabajaba limpiando apartamentos y en una procesadora de carne y ahora factura millones con su propio negocio. Foto: Miguel Martinez/MH

Compañía: Seven J Construction

Su origen: Trabajaba limpiando apartamentos y en una procesadora de carne, donde le pagaban 400 dólares semanales.

Primeros pasos: Inició en la construcción de la mano del padre de sus hijos y fue despedida de tres trabajos hasta que aprendió el oficio.

Comenzando un sueño: Con 3 mil 500 dólares arrancó su propio negocio, dedicado a los enmarcados metálicos, sheetrock, cielos acústicos y pintura.

Sueño hecho realidad: En la actualidad facturan más de dos millones de dólares al año y dan empleo a cientos de hispanos en Georgia.

Recomendaciones: Caminaba por zonas de construcción, donde promovía su negocio entregando tarjetas, la mayoría no la llamaban. Su secreto es no darse por vencida.

2.- Luis Saraccini – Guatemala

FOTO # 2 DE LUIS SARACCINI

Luis Saraccini

Con 17 años cruzó la frontera sur y comenzó a trabajar en una fábrica de mármoles. Foto: Diego Silva/MH

Compañía: Granite Masters LLC

Su origen: Con 17 años cruzó la frontera sur y comenzó a trabajar en una fábrica de mármoles, donde le pagan 320 dólares semanales, aunque trabajaba 17 horas diarias.

Primeros pasos: A escondidas aprendió a cortar el mármol y luego de mejorar de trabajo se compró una camioneta e inició como subcontratista de la misma empresa.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+