Hispano recibió el Año Nuevo con tremenda golpiza

Mario Guevara
Actualizado en

  • Hispano recibió el Año Nuevo con una senda golpiza.
  • La policía asegura que este incidente violento está bajo investigación.
  • La familia del muchacho agredido cree que se trata de otro caso más de abuso de autoridad.

Un joven latino de Georgia fue golpeado severamente por un oficial de la policía a pesar de que se encontraba completamente desarmado y en estado de ebriedad.

Luis Fajardo, de origen colombiano, denunció ante las cámaras de MundoHispánico que la madrugada del 1 de enero cuando se encontraba departiendo con sus familiares cometió un error que casi le cuesta la vida.

El joven de 21 años asegura que se subió a su vehículo, pero sus familiares le impidieron salir debido a que se encontraba alcoholizado.

Debido a su condición, en ese momento él no entendió que lo estaban haciendo por su bienestar, por lo cual se enojó y comenzó a discutir con su hermano mayor.

Al ver que se estaba tornando renuente y agresivo, el hermano, quien pidió el anonimato, decidió llamar al 911 para que llegara la policía a calmarlo, algo que ahora él considera fue un “gran error”.

Y es que cuando llegó el oficial C. Releford, del condado de Gwinnett, se topó de frente con Fajardo afuera de la residencia, de acuerdo con el reporte policial.

El uniformado le preguntó cómo se llamaba y al ver de que respondía al nombre del sospechoso, trató de arrestarlo, pero este supuestamente quiso agarrar unas botellas de cerveza.

Entonces, el agente sacó su arma eléctrica taser y le apuntó a Fajardo para que se rindiera.

Al ver que le apuntaban a su hermano, el denunciante lo tomó por la fuerza para someterlo y evitar así que el oficial fuera a lastimarlo.

Cuando el agente se acercó para esposarlo, Fajardo presuntamente opuso resistencia, por lo cual recibió múltiples puñetazos.

“Le pegó una docena de veces hasta dejarlo inconsciente. Fue muy injusto de su parte, porque Luis estaba en el suelo y borracho, por lo cual no representaba un peligro para un hombre mayor y más fuerte que él”, declaró el hermano del afectado.

MundoHispánico también conversó con Luis, que tras ese incidente fue a parar al hospital y posteriormente a la cárcel de la localidad, donde recuperó su libertad una semana después tras pagar una fianza de más de 13,000 dólares.

Y es que fue acusado de manejar borracho (DUI), violencia doméstica, obstrucción a la justicia y traspasar propiedad privada, a pesar de que era su propia residencia.

Fajardo alega que solo recuerda a un sujeto que le apuntaba con la pistola y que después se despertó completamente adolorido en la camilla de su celda.

La familia del muchacho ahora está buscando asistencia legal para poder demandar a la agencia policial que, según ellos, abusó de su poder.

Las autoridades por su parte, han dicho que el incidente está bajo investigación, pero que pronto darán una postura oficial con respecto a las acciones de su funcionario.

Hispano recibió senda golpiza

Search

+