Hispano es acusado de la muerte de un padre y su hija al manejar borracho

José Guadalupe Pérez Jr. enfrenta dos cargos de homicidio imprudencial por intoxicación de alcohol al presuntamente haber matado en un accidente a un padre y su hija, según las autoridades.

Pérez Jr., de 45 años, fue detenido por la División de Crímenes Vehiculares del Departamento de Policía de Laredo (LPD, por sus siglas en inglés) por el accidente en el que se vio envuelto el domingo 15 de julio de 2018.

Sin embargo, las autoridades no le presentaron los cargos entonces porque también quedó malherido y esperaron a que se recuperara para acusarlo de la muerte de Jesús Guerrero, de 53 años, y su hija Galilea Guerrero, de 15 años, además de causarle lesiones a Gerardo Guerrero, de 17 años, según detalla la investigación consultada por MundoHispánico.

A las 10:30 de la noche de aquel domingo, la familia Guerrero viajaba en su auto Kia Soul 2013 cuando llegaron a la esquina de las calles Mines Road y Lowry Road, en el sur de Laredo, ya a pocas millas de la frontera con México. Se detuvieron por la señal de alto del semáforo y esperar el verde para seguir con rumbo al norte.

Súbitamente, por la calle detrás del Kia de la familia Guerrero, apareció a toda velocidad una camioneta Dodge Ram 1997 en color blanco que les impactó. La camioneta era conducida por Pérez Jr. a exceso de velocidad y ni siquiera intentó frenar al llegar a la esquina del semáforo.

El golpe de la camioneta contra la parte trasera del auto Kia fue tan fuerte y repentino que Jesús Guerrero y su hija Galilea Guerrero murieron en el lugar. El padre de familia no tuvo tiempo de esquivar el choque porque nunca lo esperaba. En el sitio también quedó muy mal herido Pérez, quien, debido a su lesiones, fue transportado a un hospital de San Antonio para ser atendido de emergencia. El otro adolescente en el auto familiar, Gerardo Guerrero, sufrió lesiones graves pero que no pusieron en peligro su vida.

Las fotografías forenses del auto de los Guerrero revelan que el pequeño auto se estrujo casi hasta la mitad, totalmente deshecho, por la fuerza del golpe que llegó con la camioneta.

Jesús Guerrero (izq.) y su hija Galilea Guerrero murieron por la fuerza del golpe con el que se impactó en su auto la camioneta que Pérez Jr. conducía presuntamente bajo el influjo del alcohol y las drogas. (Foto: Cortesía de la familia Guerrero).

Cuando los agentes del LPD que llegaron al lugar descubrieron que en la camioneta de Pérez Jr. había una bolsa de 16 gramos de cocaína y varias botellas de cerveza. Los exámenes toxicológicos forenses que le hicieron al acusado en el hospital revelaron que cuando conducía su camioneta iba bajo el influjo de un cóctel de alcohol y drogas. El hombre aseguró que él no manejaba su camioneta, sino un amigo, pero los testigos del accidente desmintieron esa versión.

Durante varios meses los agentes de la División de Crímenes Vehiculares estuvieron al tanto del progreso médico de Pérez Jr. y, finalmente cuando estuvo totalmente sano, le presentaron formalmente los dos cargos de homicidio por intoxicación y uno más de posesión de drogas el martes 26 de marzo. Tres cargos considerados muy graves en Texas.

José Guadalupe Pérez Jr. fue detenido al salir del hospital en San Antonio y puesto a disposición del juez José Antonio López de la Corte Criminal 49 de Distrito en el condado de Zapata, quien fijó la primera audiencia para el próximo 26 de abril. Debido a la gravedad del caso, el juez no le concedió al acusado el derecho de salir bajo fianza para que enfrente su proceso en libertad.

De acuerdo con el Código Penal del Estado de Texas, un cargo de homicidio por homicidio imprudencial por intoxicación se castiga a quien se encuentre culpable con una pena de 2 a 20 años de cárcel y, por la cantidad de cocaína que Pérez Jr. presuntamente tenía en la camioneta, se castiga con 5 a 10 años.

Search

+