Hispano es detenido por robo y descubren que podría ser un asesino

    • Hispano detenido: Gerardo Cortez fue detenido cuando perpetraba un robo violento en una casa y al llegar a la cárcel la policía descubre que ya lo buscaban por un asesinato.
    • La División de Homicidios del Departamento de Policía de Corpus Christi acusa a Cortez de haber matado a balazos al padre de familia Jason Herrera que dejó huérfanos a su cuatro hijos.
    • Herrera, de acuerdo a su familia, era un hombre jovial alejado de problemas y que era el soporte económico de su esposa, sus dos hijos y dos hijas.

Hispano detenido. El hispano Gerardo Cortez fue acusado de ser el presunto asesino de Jason Herrera, a balazos, ocurrido en septiembre.

Cortez, de 38 años, fue descubierto por los detectives de la División de Homicidios del Departamento de Policía de Corpus Christi (CCPD, por sus siglas en inglés) cuando de manera circunstancial ya estaba detenido en la Cárcel del condado de Nueces desde el pasado jueves 21 de noviembre por otros delitos.

El hombre fue capturado junto a Deanna López, de 38 años, el miércoles 20 de noviembre en la noche acusado del robo violento a una casa, con armas, y en donde aterrorizaron a una familia. Por ese hecho todavía hay dos personas más fugitivas que iba con los ahora detenidos.

Los detectives de la División de Homicidios, de acuerdo a los documentos del caso consultados por MundoHispánico, determinaron que Cortez presuntamente era el asesino de Herrera gracias a las pruebas periciales, informes confidenciales y declaraciones de testigos.

A los investigadores les tomó dos meses resolver el misterio que envolvía la muerte de Herrera una madrugada de verano.

El lunes 9 de septiembre a las 3:32 de la madrugada el número de emergencias del CCPD recibió una llamada de varios vecinos que reportaron disparos y un hombre herido frente a la casa marcada con el 1800 Sherman Street en el suroeste del área metropolitana de Corpus Christi, una ciudad costera y turística frente al Golfo de México.

Los primeros agentes que llegaron a la escena del tiroteo encontraron afuera de la casa a un hombre tendido en la calle y herido de varios balazos. Vecinos les dijeron que poco después de los disparos un auto salió a toda velocidad del lugar. Algunos vecinos proporcionaron una descripción, pese a la oscuridad, del presunto asesino.

El herido fue identificado por las autoridades como Jason Herera, de 36 años, y transportado de emergencia al Christus Spohn Shoreline Hospital en donde murió horas después debido a la gravedad de sus heridas.

Al principio de la investigación las autoridades señalaron a Gloria Rodríguez y Gina Rodríguez, sin parentesco familiar entre ellas, como “dos personas de interés” en relación a la muerte de Herrera.

Las dos mujeres no fueron acusadas de nada por el CCPD pero la policía solo dio a conocer sus nombres porque las autoridades presumen que tienen detalles sobre lo que motivó al asesino. Hasta ahora las siguen buscando a ambas. Durante su investigación a las chicas Rodríguez fue cuando surgió el nombre de Cortez.

Un golpe de suerte ayudó a resolver el asesinato a las autoridades. En la tarde del miércoles 20 de noviembre vecinos alarmados reportaron al número de emergencias que había unas personas con armas adentro de una casa en la que tenían cautiva a una familia.

Gerardo Cortez fue detenido por un robo violento y cuando ya estaba detenido las autoridades en Corpus Christi, Texas, descubrieron que era justo la persona que buscan por ser un probable asesino de otro hispano. (Foto: Cárcel del Condado de Nueces)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+