Hispano de Houston es acusado del asesinato de un sargento de policía

blank
blank

  • A sangre fría: Arturo Solís, según las autoridades, descargó su arma “múltiples veces” en contra del sargento de policía Christopher Brewster quien intentaba detenerlo por un caso de violencia doméstica.
  • Según Arturo Acevedo, jefe del Departamento de Policía de Houston, el sargento Brewster falleció en la línea del deber al tratar de salvar a una mujer hispana de los abusos de su novio.
  • “Hoy un cobarde le ha quitado la vida a un héroe”, dijo Acevedo al borde de las lágrimas cuando anunció en una conferencia de prensa que Solís era el presunto asesino del sargento.

Arturo Solís fue acusado de ser el asesino de un sargento del Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés) en Texas.

Solís, de 25 años, enfrenta en su contra el cargo de homicidio capital tras ser acusado de matar al sargento Christopher Brewster, de 32 años, quien recibió una ronda de balazos en el pecho y cuello a corta distancia y presuntamente con una pistola semiautomática.

Al atardecer del sábado 7 de diciembre, el sargento Brewster intentaba detener a Solís luego de un reporte de violencia doméstica hecho por una mujer, quien aseguró a las autoridades que temía por su vida debido a que su novio, presuntamente en actitud agresiva, estaba armado.

Brewster era sargento de los patrulleros en el East End, un barrio histórico ya que ha sido desde el siglo XIX, en los albores del nacimiento de Houston, la zona de asentamiento para la mayoría de la comunidad de origen mexicano.

Arturo Acevedo, jefe del HPD, ofreció una conferencia de prensa afuera del Memorial Hermann Hospital en la noche del sábado para dar a conocer los detalles en la muerte del sargento Brewster a quien elevó como “un héroe” mientras que a Solís lo llamó “un cobarde”.

Según Acevedo, el centro de emergencias del HPD recibió una llamada a las 5:47 de la tarde por parte de una mujer que aseguró que ella y su hijo estaban en peligro ya que su novio la estaba atacando y era un hombre muy violento. La muchacha explicó entre gritos que el hombre iba armado antes de que se cortara la llamada.

Las patrullas del HPD fueron enviadas al 7400 Avenue I, casi esquina con la 74th Street en el corazón del East End, a unas cuadras del Magnolia Park, en donde se ubicó el teléfono celular de la mujer que llamaba frenética.

El primer policía que llegó al lugar del incidente a toda velocidad en su patrulla fue el Sargento Brewster.

Todo lo que sucedió después, según explicó Acevedo, quedó grabado en la cámara de seguridad que llevaba el agente al frente de su uniforme y sujeta a su chaleco antibalas.

Al llegar la zona del reporte, a las 5:54 de la tarde, el sargento Brewster atisbó a la pareja hispana que iba por la calle de la Avenue I con un menor de edad. El hombre forzaba violentamente a la mujer y el niño a caminar acompañándolo.

El oficial aproximó su patrulla con cautela y descendió de su vehículo corriendo. Sin embargo, el sospechoso se giró y con un arma semiautomática que llevaba en una mano le soltó una ráfaga de por lo menos seis tiros. El oficial quedó tendido en el piso con “múltiples disparos”, confirmó Acevedo.

blank

Arturo Solís, de 25 años, enfrenta el cargo grave de homicidio capital acusado de la muerte a balazos de un sargento de policía en Houston. En Texas el cargo de homicidio capital sólo se castiga con la pena de muerte a quien se declare culpable. (Foto: Departamento de Policía de Houston)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank