Se mató en su celda un hispano condenado a pena de muerte

A Luis Rodríguez, de 34 años, se le considera el principal sospechoso, dijo Thornton. Los investigadores del caso tratan de determinar el motivo del ataque y cómo Rodríguez pudo ser capaz de obtener el arma, agregó la vocera a AP en aquel entonces.

Los asesinatos son comunes en las prisiones de California, pero muy rara vez ocurren en el corredor de la muerte, donde el último había sido en 1997.

“Es muy inusual”, dijo la profesora asociada de la Universidad Estatal de San Francisco Amy Smith, que estudia las penas capitales y los impactos psicológicos del corredor de la muerte. “Por supuesto, se supone que no deben pasar”, agregó a AP.

En los corredores de la muerte la seguridad es extrema; cada prisionero es puesto de manera separada pero a muchos de ellos se les permite congregarse en pequeños grupos en lugares como el patio de ejercicios, donde Fajardo fue asesinado, explicó Thornton.

Página: 1 2 3 4