Se mató en su celda un hispano condenado a pena de muerte

blank
blank


Un exmarine hispano condenado a pena de muerte hace un mes por el asesinato de cinco mujeres se mató en su celda en San Quentin, en California, informaron este martes las autoridades.

Andrew Urdiales, de 54 años, había sido condenado a la pena de muerte el 5 de octubre en el condado de Orange, California, y fue hallado muerto en su celda individual el viernes último, dijo en un comunicado el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR, en inglés), según reseñó Efe.

El reo fue sentenciado a la pena de muerte tras haber sido hallado culpable en mayo pasado de los asesinatos de cinco mujeres en tres condados del sur del estado entre 1986 y 1995.

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar al peso el 6 de noviembre y por qué?

Urdiales fue sentenciado por el juez Gregg Pickett en una audiencia que contó con los testimonios de familiares de al menos una de las víctimas y una sobreviviente.

Las autoridades investigan la muerte del hispano como un suicidio.

Durante el mismo fin de semana, los guardias de la prisión encontraron muerto también en su celda individual a Virendra Govin, de 51 años, otro condenado a pena capital.

La muerte de Govin igualmente está siendo investigada como suicidio y según informó CDCR aparentemente no existe conexión entre los dos casos, detalló Efe.

Urdiales, quien se mató en su celda de una forma que no precisada por las autoridades, había sido condenado por las muertes de Robbin Brandley, de 23 años; Julie McGhee, Mary Ann Wells, de 31 años; Tammy Erwin, de 18 años, y Denise Maney, de 32 años.

En los cuatro primeros casos, Urdiales formaba parte del Cuerpo de los Marines y residió en varias bases militares en California.

Los asesinatos ocurrieron entre enero de 1986 y marzo de 1995.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank