Estudio: Hidroxicloroquina que promociona Donald Trump no previene el coronavirus

Etiquetas: ,
  • Estudio confirma que la hidroxicloroquina no previene el coronavirus
  • El presidente de EE.UU., Donald Trump ha promovido este fármaco contra el COVID-19
  • Expertos de universidades de Minnesota y Canadá participan en las pruebas

Pese a la promoción que dio el presidente de Estados Unidos, Donald Trump para su uso, estudio determina que la Hidroxicloroquina no previene el coronavirus (COVID-19), de acuerdo a una publicación en el portal del New York Times.

El uso de esta medicina se emplea principalmente contra la malaria, una enfermedad que provoca crisis de fiebre de manera insistente y que se transmite por el piquete de un mosquito.

Este es el primer análisis que se desarrolla con personas que estuvieron en contacto directo con enfermos de COVID-19, pero de una manera supervisada.

El resultado fue concreto: ningún beneficio provoca la hidroxicloroquina para los pacientes con coronavirus. Fueron poco más de 800 personas las que se sometieron al suministro de este medicamento, en otro de los intentos por conocer una cura contra el COVID-19.

Fueron investigadores de la Universidad de Canadá y Minnesota quienes estuvieron a cargo del estudio científico por un tiempo.

Esta práctica es considerada como una de las más efectivas para conocer los resultados de las pruebas y se hizo para saber si es capaz de evitar enfermedades de personas expuestas al coronavirus.

Las personas que recibieron una cantidad menor eran en su mayoría trabajadores de hospitales y sus familiares que son considerados de alto riesgo de contagio.

Mediante una entrevista, el doctor David R. Boulware, de la Universidad de Minnesota, dijo, de acuerdo al New York Times: “El mensaje final para el público en general es que si está expuesto a alguien con COVID-19, la hidroxicloroquina no es una terapia preventiva efectiva después de la exposición”.

Para reforzar lo anterior, la doctora Judith Feinberg, vicepresidenta de investigación en medicina de la Universidad de West Virginia dijo: “Si pudiéramos encontrar algo que mejorara la infección, la bloqueara o la hiciera más leve después de una exposición sólida, sería maravilloso”.

Entonces agregó: “Lo que queremos hacer es limitar el número de casos. Había una gran esperanza en esto”.

Ante la polémica que ha generado la promoción que hace Donald Trump para utilizar la hidroxicloroquina contra el coronavirus, por sus reacciones agresivas, él no desiste en su intento.

Incluso se anunció recientemente que Estados Unidos enviaría dos millones de dosis de la medicina hacia Brasil, a manera de ayuda contra el COVID-19.

El objetivo es que esas dosis sean suministradas a pacientes que ya están infectados, así como para prevenir su contagio en trabajadores del sector salud.

El uso de este medicamento ha causado controversia entre los médicos, ya que unos advierten de sus efectos que nada tienen que ver con la ayuda contra el virus.

Sin embargo, es tanta la insistencia de Donald Trump que tanto EE.UU. como Brasil colaborarán para estudiar el uso de la hidroxicloroquina en casos de coronavirus.

Tras la revelación de este estudio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que se reanudarán los ensayos clínicos en los que se utiliza la hidroxicloroquina y que forman parte de los esfuerzos internacionales por hallar uno o más tratamientos y vacunas para el coronavirus.

El equipo de expertos que supervisa los ensayos clínicos que se realizan en 35 países recomendó la semana pasada que por precaución se interrumpieran aquellos relacionados con ese medicamento porque había información que ponía en duda su seguridad.

Datos procedentes de distintos lugares apuntaban a una tasa de mortalidad más elevada entre los pacientes graves de coronavirus que habían sido tratados con la hidroxicloroquina, un derivado de la cloroquina.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, informó que la revisión de datos se había completado y que los científicos han concluido en que no existen razones para modificar los protocolos utilizados en los ensayos clínicos.

Un total de 3,500 pacientes participan de forma voluntaria en los diversos ensayos que se realizan en 35 países bajo la supervisión de la OMS.

La directora general adjunto de la OMS, Soumya Swaminathan, precisó que todavía no se ha encontrado evidencia de que alguno de los fármacos que se están probando reduzca la mortalidad por COVID-19, por lo que “es una prioridad continuar haciendo estudios y ensayos clínicos aleatorios para obtener la evidencia que necesitamos lo más pronto posible”.

Precisó que la OMS está apoyando varios estudios de medicamentos contra coronavirus que permitan no solo salvar las vidas de pacientes en estado crítico, sino también reducir la severidad de la enfermedad entre ellos la hidroxicloroquina.

Por su parte, la revista médica británica The Lancet ha realizado una advertencia ante el estudio que publicó el pasado día 22 sobre los riesgos del uso de la hidroxicloroquina para tratar a pacientes de coronavirus, al haberse planteado “importantes cuestiones científicas sobre los datos”.

El estudio, de tipo observacional, sugiere que el tratamiento con el fármaco antipalúdico cloroquina o su análogo hidroxicloroquina no ofrece ningún beneficio a los pacientes con Covid-19 y que su uso, ya sea solo o en combinación con un tipo de antibióticos, se relaciona con un aumento de las tasas de mortalidad.

La revista señala que algunos de los autores del texto han encargado “una auditoría independiente sobre la procedencia y la validez de los datos, que está en curso y cuyos resultados se esperan en breve”.

De todas maneras, al publicación médica ha decidido realizar una “expresión de preocupación para alertar a los lectores sobre el hecho” de que se ha notificado a la publicación “relevantes cuestiones científicas” sobre el citado estudio de la hidroxicloroquina contra el coronavirus.

Con información de EFE