¿Hay un consumo mínimo de alcohol seguro durante el embarazo?

Por primera vez, asociaciones de padres cuyos hijos están afectados por el síndrome de consumo de alcohol de la madre duranteen el embarazo, junto con la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España y la sociedad científica Socidrogalcohol, se unieron para reivindicar un estudio de prevalencia que aporte luz.

Pilar Laguna, de la asociación de padres y madres de hijos afectados por el trastorno y cuyos síntomas se  confunden con los del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, explicó a Efe que el mayor porcentaje de niños con este síndrome es el de los menores adoptados que proceden de países del este, del conocido como “el cinturón del vodka”.

 

alcohol embarazo

Getty

El impacto es “irreversible” en el feto

Madre de un niño de 11 años adoptado en Polonia, Laguna ha recalcado la importancia de alertar sobre “el cero consumo  de alcohol” tanto si las mujeres están embarazadas, como si están buscando un bebé, porque el impacto es “irreversible”. “Lo que bebe la madre, lo bebe el bebé”, ha advertido.

Y es que el alcohol atraviesa la placenta con facilidad (en 10-15 minutos) y el feto está expuesto a los mismos niveles de alcohol que la madre.

Así lo ha expuesto la doctora Nuria Gómez, coordinadora del Programa TEAF del Servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, que ha recomendado a las mujeres en edad fértil que beban alcohol que usen métodos anticonceptivos.

Resultados en el niño por consumo de alcohol durante el embarazo

Un comportamiento inmaduro, a veces desafiante y agresivo, con hiperactividad, falta de atención y capacidad de organización, con problemas de aprendizaje, dificultades para memorizar, recordar y de integración sensorial, epilepsia, alteraciones en el lenguaje o dificultades en las relaciones sociales son algunos de los síntomas del síndrome.

“Mi hijo era como una pelota de ping-pong que no paraba de rebotar por todos sitios desde muy bebé, no prestaba nada de atención”, ha señalado Laguna.

Estos niños, además, no manejan adecuadamente conceptos abstractos como dinero o tiempo, son muy propensos a las adicciones y no aprenden de sus errores, lo que hace que incurran fácilmente en delitos y que terminen enfrentándose a una justicia que les trata como adultos, pero que olvida que su edad mental puede ser la de un niño de primaria.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+