Haciendo piñatas salió de una grave crisis financiera personal

  • Resurgiendo de una crisis financiera haciendo piñatas: Piñatas Here U Go and Services
  • Una mexicana, diseñadora gráfica, ha creado una exitosa empresa con ese tema
  • La evolución de las piñatas desde su surgimiento en China, cuando los viajes de Marco Polo

Claudia Valencia es una diseñadora gráfica que emigró a Estados Unidos en 2002 para mejorar la vida de sus hijos. En 2017 experimentó una grave crisis financiera, pero ella está convencida de que cuando las crisis surgen, “uno puede resurgir de las crisis” y ella lo logró haciendo piñatas.

Atendiendo su fórmula, esta diseñadora gráfica queretana rememoró sus días de estudiante, cuando ganó un concurso, en su natal Querétaro, para elaborar piñatas artesanales… ¡Piñatas, eso es! Y entonces, Claudia se dio manos a la obra y emprendió un nuevo negocio, llamando a su empresa Piñatas Here U Go and Services.

Claudia define a los mexicanos como “personas creativas y muy ayudadoras, y estamos aquí para ayudarnos”.

Claudia estudió en México diseño gráfico, pero por azares del destino trabajó en cuestiones administrativas hasta que decidió emigrar a Estados Unidos en 2002, buscando mejores condiciones para sus hijos.

Haciendo piñatas salió de una grave crisis financiera personal

Mundo Hispánico

Uno de sus primeros empleos fue el negocio de las remesas, la transferencia de dinero a México y otros países, pero en 2017 tuvo una crisis financiera, y en ese punto es donde aplicó un principio que es su filosofía de vida: Cuando las crisis surgen, uno puede resurgir de las crisis.

Cuando ella estudiaba diseño gráfico se inscribió en un concurso de piñatas, ganándolo elaborando una piñata artesanal.

Haciendo piñatas salió de una grave crisis financiera personal

Mundo Hispánico

Fabricar piñatas en una labor que le gusta y relaja. Al paso del tiempo, en casa “yo era la encargada de hacer las piñatas”.

Cuando su crisis de 2017, ella comenzó a idear dedicarse a algo que no fuera complicado ni costoso, ni requiriera ejercer una inversión muy grande. Hacer piñatas “me pareció algo muy original y es exacto lo que me gusta, trabajar con el papel y los colores… y fue mi salvavidas”.

Claudia Intentó difundir su nueva actividad primero con amigos y conocidos y familiares, a ver si ellos consideraban que la creación de las piñatas personalizadas fuera un buen negocio y que les llamara la atención— “Y así fue”.

“Las piñatas son para mí como parte de una nostalgia infantil que vivimos muchas personas, son cosas muy originales y la gente está contenta de verlas, le gusta la exhibición de ellas. México está de moda, tenemos mucho que darle al mundo, tenemos una variación increíble de colores, mucha cultura, tradiciones y estamos invadiendo el mundo, que está enamorado de México”, refiere Claudia.

En su primer año hacía siete piñatas a la semana, y ahora veinte. “Mi enfoque está en realizar minipiñatas y con esa idea quisiera tener más producción”.

Hacerlas, si tiene todo el material listo, el papel cortado, le lleva una hora. Pero “hay veces en que no he dormido haciendo piñatas”.

Haciendo piñatas salió de una grave crisis financiera personal

Mundo Hispánico

“Visualizo mi compañía como una posibilidad de que la gente vea que somos una buena opción para crear un ambiente adecuado en su evento, fiesta o celebración, quienes tengan algo que compartir con sus amigos o familiares, confíen en que somos buena opción”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+