Memo de la Patrulla Fronteriza contradice lo dicho por Greyhound sobre redadas

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Memo de la Patrulla Fronteriza contradice lo dicho por Greyhound sobre redadas
  • Greyhound: La ‘Migra’ desmiente a la compañía de buses más grande de Estados Unidos y asegura que no está obligada a permitir que los agentes de la Patrulla Fronteriza suban a sus vehículos para revisiones de rutina en busca de inmigrantes indocumentados
  • Greyhound, en cuyos autobuses muchos hispanos se trasladan dentro de territorio estadounidense, ha dicho que no le gusta que los agentes suban a bordo, pero ha alegado que la ley federal lo exige y que se veía forzada a hacerlo
  • Pero la Cuarta Enmienda de la Constitución prohíbe que agentes aborden autobuses e interroguen a pasajeros sin una orden de arresto o consentimiento de la empresa

Greyhound. Un memorándum de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos obtenido por The Associated Press confirmó que Greyhound y otras empresas de autobuses no están obligadas a permitir que sus agentes suban a los vehículos para revisiones de rutina en busca de inmigrantes sin autorización, al contrario de lo dicho insistentemente por la empresa, de que no tiene más remedio que permitirlo.

Greyhound, la mayor empresa de autobuses de Estados Unidos, ha dicho que no le gusta que los agentes suban a bordo para hacer las inspecciones, pero ha alegado que la ley federal lo exige y que se veía forzada a hacerlo.

Cuando se le proporcionó una copia del memorándum obtenido por la AP, la compañía declinó decir si cambiaría esa práctica.

Greyhound ha sido presionada por la Unión Americana de Libertades Civiles, defensores de derechos de los migrantes y el fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, para que dejen de permitir las revisiones en sus autobuses a 160 kilómetros (100 millas) de la frontera internacional o de la costa.

Afirman que la práctica es intimidatoria y discriminatoria y que se ha vuelto más común bajo la presidencia de Donald Trump. Los arrestos realizados por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés) grabados en video por otros pasajeros han generado críticas.

Greyhound enfrenta una demanda en California que alega que presuntamente violó las leyes de protección al consumidor al facilitar las redadas.

Algunas otras compañías de autobuses -entre ellas Jefferson Lines, que opera en 14 estados y MTRWestern, que opera en la costa noroeste- han aclarado que no consienten que los agentes aborden los autobuses.

El documento obtenido por la AP tiene fecha del 28 de febrero y está dirigido a todos los jefes de agentes y firmado por la entonces titular de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost, justo antes de retirarse.

Confirma la postura legal que han tomado los críticos de Greyhound: la Cuarta Enmienda de la Constitución prohíbe que agentes aborden autobuses e interroguen a pasajeros sin una orden de arresto o consentimiento de la empresa.

“Cuando las revisiones en el trasporte suceden sobre un autobús en lugares que no son puestos de revisión, el agente debe demostrar que él o ella obtuvo acceso al autobús con consentimiento del propietario de la compañía o de uno de los empleados de la compañía”, estipula el memo.

Greyhound: redadas en autobuses ponen en alerta a la comunidad hispana

En los últimos meses se han presentado una serie de redadas en autobuses. A raíz de esto, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) está trabajando en alertar a la comunidad sobre esas posibles revisiones de agentes migratorios, en especial en autobuses Greyhound.

“En todo el país, las personas confían en Greyhound para ir a trabajar, visitar a la familia o simplemente viajar libremente; pero Greyhound ha estado permitiendo que la Patrulla Fronteriza aborde sus autobuses para interrogar y arrestar a los pasajeros sin una orden judicial o sospecha de irregularidades”, dijo la ACLU.

Al parecer, la empresa de transporte permite que agentes ingresen a los autobuses para pedirles a los pasajeros su identificación; con el fin de dar con algún indocumentado. Por su parte, ACLU les ha solicitado, en vano, no continuar con esta práctica.

Es por esto que la organización inició una campaña llamada ‘Los autobuses no son sitios para la Patrulla Fronteriza’ (Buses Are no Place for Border Patrol).

¿Cómo empezó esta campaña contra las redadas en autobuses de Greyhound?

La historia empezó cuando en enero de 2018 un video en el que la Patrulla Fronteriza subía a un autobús de Greyhound, en Florida, se hizo viral. En las imágenes se apreciaba cómo revisaban e interrogaban a los pasajeros. Fue entonces cuando ACLU puso manos a la obra.

La organización supo que esto no solo ocurría en Florida, sino en California y otros estados fronterizos. Incluso en la frontera norte con Canadá.

Contactaron a la compañía Greyhound para solicitarles que no permitieran que la Patrulla Fronteriza entrara a sus vehículos. Sin embargo, luego de varias reuniones la empresa les aconsejó que fueran al Congreso a cambiar las leyes.

“Si es realmente cómo dicen, que respetan los derechos de los pasajeros, no deberían seguir permitiendo a la migra”; dijo Sylvia Ruíz, miembro de ACLU. “Greyhound gana mucho dinero transportando inmigrantes y debería proteger a sus pasajeros”, agregó.

Según la organización, la Patrulla Fronteriza no debería subir a los camiones sin justificación legal. Por tal motivo, están solicitando firmas en pro en una petición que lleva ya más de 53,000 participantes.

Las personas que se encuentren en esta situación tienen derecho a permanecer callados y a grabar a los agentes de inmigración. Mostrar documentos migratorios válidos puede ayudarle a salir pronto del proceso, pero nunca presente documentación falsa porque podrían empeorarlo, aconseja ACLU.

También puede reportar algún caso a las oficinas de organización en el Sur de California: 909-291-4739, y en Nueva York: (212) 607-3300.