Google espía ilegalmente a empleados antes de despedirlos

Google vuelve a ser noticia: Esta vez, se trata de una acusación que han realizado dos exempleados de la empresa, quienes (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

Google vuelve a ser noticia: Esta vez, se trata de una acusación que han realizado dos exempleados de la empresa, quienes aseguran haber sido despedidos de manera ilegal.

  • Google vuelve a enfrentarse a la justicia; esta vez, es acusado de violar las leyes laborales de Estados Unidos al espiar a sus trabajadores
  • Las víctimas aseguran que fueron despedidas por resultar una amenaza a la empresa debido a su participación en protestas laborales
  • Fueron varios los empleados despedidos, aunque solo en dos instancias se logró demostrar una violación a sus derechos

De acuerdo con el portal The Verge, Google es acusado de violar las leyes de Estados Unidos al espiar, y posteriormente despedir, a varios trabajadores que se encontraban en proceso de organizar protestas laborales.

La queja fue interpuesta ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB); en ella, dos empleados, Laurence Berland y Kathryn Spiers, aseguran haber sido despedidos de la compañía a finales de 2019.

Berland y Spiers están convencidos de que su participación como activistas en su centro de trabajo fue la causa del despido.

Berland explicó a la Junta que antes de ser despedido, se encontraba organizando una protesta en contra de la colaboración entre Google e IRI Consultants, una firma que se ha destacado por sus esfuerzos antisindicalistas.

Además de los dos empleados mencionados, otros trabajadores de Google fueron despedidos antes de que las protestas pudieran ser llevadas a cabo; sin embargo, hasta el momento solo se ha logrado reunir evidencia suficiente para fundamentar los casos de Berland y Spiers.

En un comunicado, Berland aseguró que “El contrato ofrecido por Google a IRI es una declaración ambigua en la que se deja en claro que la administración ya no tolerará la organización de los trabajadores.”

Por su parte, Spiers fue informada de su despedido después de que creara una ventana emergente que se abría cuando los empleados de Google visitaban el sitio web de IRI Consultants, haciendo énfasis en que los “Empleados de Google tienen derecho a participar en actividades protegidas.”

Para Google, las acciones de Spiers violaron las políticas de seguridad de la empresa, pero para la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB), el despido fue ilegal.

Spiers compartió en un comunicado el siguiente mensaje: “Esta semana la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) levantó una queja en mi nombre. Encontraron que había sido despedida de manera ilegal por tratar de ayudar a mis colegas.”

En este comunicado, hizo énfasis en que “Tanto mis colegas como personas externas consideran que abusé de mi puesto después de que la administración de Google dijera mentiras para ponerlos en mi contra. la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) puede exigirle a Google mi recontratación, pero no puede revertir el daño ocasionado a mi credibilidad.”

Si por algún motivo Google decidiera no apegarse a un acuerdo y fuera encontrada culpable, la empresa podría ser obligada a pagar los sueldos de los afectados.

En una entrevista a The Verge, un vocero de Google manifestó la postura de la compañía: “Estamos orgullosos de esta cultura y nos comprometemos a defenderla de los intentos de algunos individuos para desvirtuarla, incluyendo la violación a las políticas de seguridad y los sistemas internos.”

Por último, el vocero expresó “Continuaremos proporcionando información a la Junta y al juez administrativo acerca de nuestra decisión de despedir o disciplinar a los empleados que abusaron de sus privilegios […] Estas acciones son una seria violación a nuestras políticas.”

Foto: Shutterstock

No es la primera vez que Google se mete en problemas con la justicia

Entre otras acusaciones que ha sufrido Google en los últimos meses, destaca el hecho de que la empresa ha sido señalada por crear contratos que incluyen acuerdos de confidencialidad que atentan contra los derechos de sus trabajadores.

Estos contratos incluyen cláusulas que contemplan cuestiones como la seguridad interna hasta situaciones como compartir la cifra exacta del salario recibido.

Según la información presentada ante una corte de California, Google prohíbe la propagación de información ‘sensible’.

Dentro de esta, se incluye la prohibición de la infiltración de cualquier informante externo en las instalaciones de la empresa; en ella, se deja en claro que los empleados no están autorizados para compartir información con nadie, ni con sus familiares más cercanos.

Además, Google ha dejado en claro que nadie puede compartir detalles acerca del salario que reciben.

Recientemente, Google recibió una demanda de la empresa Adecco, con sede en California

Entre las acusaciones destaca una violación a la libertad de expresión de los trabajadores; específicamente, se trata de los contratos de confidencialidad que el personal debe firmar antes de comenzar integrarse a Google.

Asimismo, algunos empleados aseguran que Google les ha prohibido discutir acerca de las condiciones laborales con sus colegas cercanos.

En el documento de la demanda se puede leer que “Los demandantes aseguran que se les prohíben cosas como escribir una novela que trate acerca del trabajo en Silicon Valley, o tranquilizar a sus padres con respecto a su futuro económico, pues no pueden decirle a estos que ganan suficiente dinero para pagar sus cuentas; estos asuntos no responden a ninguna necesidad legítima de confidencialidad.” 

Cabe señalar que los contratistas que no formen  parte de las filas de Google no están obligados a cumplir las mismas políticas que los empleados de la empresa, aunque tampoco cuentan con los beneficios de estos.

Entre las prohibiciones de Google también se contempla el hecho de que los empleados no están autorizados para discutir de forma pública o privada los beneficios que han recibido de la empresa, aún si estos se trataran de actualizaciones profesionales.

Demanda Google
FOTO: Shutterstock
Continua artículo relacionado