Gilberto Herrera secuestró y abusó sexualmente a su esposa

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
FOTO Oficina del Alguacil del Condado de Harris
Etiquetas: , ,
  • Gilberto Herrera fue detenido por secuestrar y abusar sexualmente de su esposa durante varios días
  • Herrera, de 50 años, mantuvo a la mujer amarrada y encerrada en un carro mientras la violaba
  • El hombre ya está detenido en Houston y podría pasar hasta 99 años en una cárcel de Texas

Gilberto Herrera fue detenido en Houston, Texas, acusado de los cargos graves de secuestro y asalto sexual de su propia esposa durante días. Agentes de la Oficina del Alguacil del Condado de Harris (HCSO, por sus siglas en inglés) detuvieron al hombre para liberar a su pareja, luego de por lo menos tres días de verdadero terror.

Los agentes del HCSO detuvieron a Gilberto Santamaría Herrera, su nombre completo y quien tiene 50 años de edad, el viernes 26 de marzo del 2021 y lo llevaron a la cárcel del Condado de Harris para que enfrente su proceso penal ante el juez Chris Morton, de la Corte Criminal 230 de Distrito en el Condado de Harris.

Gilberto Herrera: Secuestro y abuso sexual de su esposa

Gilberto Herrera enfrenta dos cargos graves que podrían mandarlo a una cárcel de Texas con una condena de hasta 99 años de sentencia. (Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Harris)

De acuerdo al Código Penal del Estado de Texas, los delitos que enfrenta Gilberto Herrera se consideran muy graves. El cargo de secuestro conlleva una pena de dos a diez años de cárcel El cargo de asalto sexual agravado está sujeto a una pena de hasta 99 años de cárcel a quien se encuentre culpable de ese delito.

Gilberto Herrera no es un hombre alejado de los problemas con la justicia. Los registros legales en el Condado de Harris detallan que en 2001 fue detenido por primera vez por el Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés) por posesión de cuatro gramos de cocaína. Tiene otros arrestos por manejar intoxicado y resistirse al arresto.

El de Gilberto Herrera, un caso más de abuso doméstico

Gilberto Herrera abusó esposa
FOTO Captura de pantalla Click2Houston

Los documentos del caso, consultados por MundoHispánico en Texas, revelan la verdadera pesadilla que padeció la esposa de Gilberto Herrera. El nombre de la mujer no será consignado en esta historia para proteger su privacidad y la de sus hijos y familia. El caso es tan sólo un eslabón más de la larga cadena de historias de abuso doméstico.

En los documentos legales del caso se detalla que Gilberto Herrera y la mujer siguen casados legalmente, pero que ya están separados y ella ha solicitado el divorcio debido a sus constante abusos. La tragedia de la mujer empezó el viernes 19 de marzo del 2021, a las 8:00 de la noche, cuando volvió a su casa de su trabajo.

Gilberto Herrera la tomó por sorpresa

FOTO Captura de pantalla Click2Houston

De repente la mujer, al irse estacionando frente a su domicilio, se aproximó caminando y su esposo la tomó totalmente por sorpresa. La dirección exacta en la que sucedieron los hechos tampoco se revelará en esta historia. Sólo se consignará que todo sucedió en el vecindario Woodsdale, en el norte del área metropolitana de Houston.

Sin que la mujer lo pudiera evitar, de repente Gilberto Herrera abrió la puerta lateral al frente de su auto Nissan y se metió al vehículo casi en un salto asustándola. El hombre, según el testimonio de la mujer, despedía un evidente olor a alcohol y drogas y estaba con la mirada irritada y el rostro desencajado, hablándole de forma muy violenta.

Gilberto Herrera la secuestró

Gilberto Herrera abusó esposa
FOTO Captura de pantalla Click2Houston

La mujer, desesperada, trató de pedir ayuda y tomó su teléfono celular. Sin embargo, Gilberto Herrera se lo arrebató con un violento manotazo y la cercó con los brazos impidiéndole moverse. El hombre le dijo que no se repitiera y que volviera en marcha el carro.

Enseguida Gilberto Herrera le dijo a su esposa que cambiaran lugares, todo en los asientos delanteros del carro, y él se puso al volante del Nissan y salió manejando del vecindario para llevarla hacia otra casa, también en la misma zona en el norte del área metropolitana de Houston.

“¡Si gritas, te mato!”

Gilberto Herrera abusó esposa
FOTO Captura de pantalla Click2Houston

Cuando llegaron a la segunda casa Gilberto Herrera se estacionó al frente del domicilio, que ella no conocía, mientras el hombre le sujetaba con violencia un brazo. De repente Herrera le dijo a su esposa “¡Si gritas, te mato!”. Ella entró en tal estado de terror que se quedó muda mientras su esposo la sacaba a empellones del carro.

Luego, siempre sujetándola, Herrera le ordenó a la mujer que se metiera a la casa, pero sin hacer nada que llamara la atención. Mientras avanzaban hacia la casa, el hombre le susurró a su esposa: “¡Si gritas pidiendo ayuda te mato!”. Enseguida la metió a ese domicilio, del cual ella no sabía nada, y la tumbó en medio de la oscuridad.

“¡Esta noche te mataré!”

Gilberto Herrera abusó esposa
FOTO Captura de pantalla Click2Houston

Cuando ya estaban adentro de la segunda casa, Gilberto Herrera tomó una camiseta azul que estaba en el el piso y la desgarró en varios pedazos. Varios de esos jirones de tela se los metió a la boca, a la fuerza, y ella sintió tal molestia, que casi vomita al verse con la boca llena de tela.

Luego Herrera le puso pedazos de papel sobre la boca y los sujetó con algún tipo de cinta industrial que le amarró a la cabeza. Enseguida el hombre tomó jirones de la tela azul y los usó para amarrarle las manos a la mujer por la parte de atrás. De repente el hombre le tomó la cabeza a su esposa y le gritó “¡esta noche te mataré!”.

Gilberto Herrera comenzó a desvestirla

Gilberto Herrera abusó esposa
FOTO Captura de pantalla Click2Houston

Cuando la mujer ya estaba sujeta de las manos, con la boca cubierta y sin poder ni siquiera hablar, pues sentía que la tela se le atoraba en la garganta, el hombre comenzó a desvestirla. Primero le bajó el pantalón y luego le arrancó las pantaletas con una navaja que llevaba consigo.

Entonces Gilberto Herrera también se bajó los pantalones, acomodó su cuerpo encima de ella y la violó en repetidas ocasiones. Luego el hombre la llevó de nuevo al carro, todo en medio de la noche, la tiró en el piso del vehículo. Después el hombre abrió unas cervezas que llevaba consigo y comenzó a beber varias con la víctima a un lado.

Volvía a ella con más cerveza

FOTO Captura de pantalla Click2Houston

Durante la noche del viernes, luego del episodio de terror que vivió, la mujer perdió el conocimiento y se quedó dormida hasta la mañana siguiente. Cuando despertó, con el sol de día calándole en el rostro, la mujer alcanzó a notar que Gilberto Herrera estaba afuera del vehículo hablando con otros hombres.

La mujer alcanzó a ver que por lo menos uno o dos de los hombres entraban en la casa frente a la que estaba estacionado el vehículo. La mujer estuvo todo el sábado, de día, adentro del carro y Herrera la estuvo custodiando. El hombre solamente salía del carro para ir al baño o para volver cargado con más cerveza.

Los abusos sexuales se vuelven a repetir

FOTO Captura de pantalla Click2Houston

Según el testimonio de la mujer ella estaba tan aterrada que no pudo dormir en la noche del sábado por temor de que Gilberto Herrera la matara. Los abusos sexuales se volvieron a repetir. El hombre siempre repetía el mismo patrón de atacarla sexualmente luego ir a la casa por más cervezas.

El domingo Herrera sacó su navaja y le rompió la camisa, para luego marcarla con heridas ligeras sobre el pecho izquierdo. La mujer sólo lo observaba, con impotencia y temor, ya que por estar amarrada y con la boca llena de tela no podía gritar para pedir ayuda. La noche del domingo la misma trágica historia de terror se repitió.

“Te voy a tirar donde nadie pueda encontrarte”

Gilberto Herrera abusó esposa
FOTO Shutterstock

Durante el lunes, la víctima no puede precisar la hora porque perdió la noción del tiempo, Gilberto Herrera la volvió a atacar sexualmente y en un punto le gritó, en español, “¡te voy a tirar en un lugar en el que nadie pueda encontrarte!!”. Luego la abusó sexualmente otra vez, se puso al volante del auto ya en la noche y salió a recorrer la ciudad.

En la noche sacó a la mujer del auto y la lanzó hacia la calle, alrededor de la medianoche, y le gritó ¡tengo una bala para ti, por si decides hablar con alguien!” y la dejó ultrajada, semidesnuda y herida en un punto del norte de Houston. Un buen samaritano, al verla en la calle, llamó a las autoridades. Afortunadamente y luego de varios días de investigaciones, los agentes del HCSO pudieron localizar y detener a Gilberto Herrera.

Regresar al Inicio