¿Frío o calor?: ¿Qué aplicar en las lesiones del gimnasio?

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • Lesiones de gimnasio: recupérate de ellas
  • Tengo una lesión: ¿qué debo hacer para sentirme mejor?
  • Frío y calor: ¿cuál aplicar en la lesión?

El deporte es una actividad física que representa la capacidad del ser humano para superarse cada día. Sin importar la disciplina a la que una persona se dedique, el esfuerzo que le ponen a los entrenamientos diarios siempre es de alto nivel. Aquí te comentamos qué debes aplicar si frío o calor.

Frío o calor
MH Archivos

Seguramente has visto algún evento deportivo en la televisión donde a los deportistas les coloquen compresas frías o calientes para ayudarlos a reponerse del esfuerzo físico que han empleado por un tiempo ininterrumpido. En los deportistas de alto nivel, puedes observar deportes como los clavados, donde  los deportistas que terminan su competición se sumergen en una piscina llena con hielos. Pero ¿te has preguntado a qué se debe esta práctica?

Si un deportista de alto nivel requiere de este tipo de tratamientos, entonces probablemente una persona que va iniciando en la actividad deportiva, cualquiera que ésta sea, deberá estar consciente de que el cuidado de su cuerpo es primordial, y que deberá recurrir a tratamientos con frío o calor para recuperarse de las lesiones que pudieran derivarse de su entrenamiento.

¿Cuándo aplicar frío o calor?

Supongamos que estás iniciando una nueva rutina de entrenamiento y sientes que tus músculos están agotados y adoloridos. Aunque es normal que sientas cierto tipo de incomodidad, lo ideal sería que te aplicaras compresas frías en la zona afectada durante las primeras 48 horas de realizar dicha actividad. Es quizá el método más sencillo, ya que lo único que necesitas son hielos o, bien, una compresa fría que puedes conseguir en el supermercado.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1467391620/cobb-pain-hombro_u40erb.jpg” url=”https://mundohispanico.com/lesiones-en-el-hombro/” title=”Lesiones en el hombro”]

Ojo: nunca apliques directamente el frío a la piel, ya que podrías correr el riesgo de sufrir quemaduras. Lo mejor es que cubras el hielo con una tela delgada para que te beneficies del frío sin problemas.

La terapia con frío recibe el nombre de crioterapia y la terapia con calor se denomina termoterapia.

frío o calor
Shutterstock

La termoterapia suele utilizarse cuando las lesiones no son recientes y llevan ya algunos días sin presentar mejora.

El dolor muscular que resulta del ejercicio suele desaparecer en 48 horas; si pasado ese tiempo notas que no hay mejoría, puedes recurrir a la termoterapia. Ésta te ayudará dilatar los vasos sanguíneos, lo que facilitará la circulación y producirá que el dolor diminuya poco a poco.

La terapia con calor ayuda también a calmar las inflamaciones y a favorecer la relajación muscular, evitando esa sensación de tensión que puede resultar de una carga pesada de ejercicio; además, este tipo de tratamiento ayudará que los dolores sean cada vez menores y no mermen la calidad ni intensidad de tus rutinas.

Shutterstock

Puede aplicarse por medio de una tela remojada en agua caliente, entre 34 y 36 grados, que deberás colocar en la zona afectada durante unos minutos y posteriormente cubrirla con una tela para que no se escape el calor que has aplicado. También existen parches especiales, pero deberás tener precaución al leer las instrucciones para que el efecto deseado surta efecto.

Ahora ya sabes cuando aplicar frío o calor

[trend video=”428836″ player=”14557″ title=”TOP 5 Ejercicios compuestos”]

Regresar al Inicio