Fresas para bebés: Cuándo puedes empezar a dárselas a tu hijo y por qué?

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Etiquetas:
(Updated: 03/31/2021)

  • Las fresas contribuyen al crecimiento y desarrollo de un bebé.
  • Está fruta se debe dar a los bebés hasta los 18 meses de vida.
  • Las fresas contienen vitamina C, A, B1, B2, calcio, fósforo, hierro y antioxidantes.

Las fresas son una fruta muy dulce y rica. Sin embargo, no es la fruta más recomendada para los bebés hasta que cumplen cierta edad. La alimentación sólida de un bebé se inicia a partir de los 6 meses de vida, pero para poder darle fresas se debe esperar a que el bebé cumpla 18 meses.

La nutrición es importante

El melocotón al igual que las fresas para el bebé son frutas muy alergénicas. Por ello se recomienda iniciar la alimentación del bebé con frutas como el plátano, manzana, naranja y pera. Cuando el bebé tenga la edad suficiente podrá consumir las fresas y estás contribuir en su crecimiento y desarrollo. Además es una fruta con vitamina C, fibra, antioxidantes, vitaminas A, B1, B2, calcio, fósforo y hierro.

Para una alimentación saludable, la fruta que debe comer el bebé debe ser en su estado natural y fresca, es decir, no envasada, refrigerada ni en polvo. El bebé apenas está descubriendo sabores y sensaciones a través de la textura de los alimentos, por ello se aconseja darle los alimentos por separado. Por ejemplo, evitar mezclar dos frutas o verduras y brindar una cada día. El lunes, plátano; el martes, manzana; el miércoles, pera; etc. El hecho de consumir los alimentos por separado también permitirá identificar si el bebé es intolerable o alérgico a alguno.

fresas para bebés
Shutterstock

 

No añadas cosas demás

Algunos papás añaden un toque de azúcar a la fruta o leche condensada para hacer más “rico” el sabor de la fruta para el bebé, pero está acción no es recomendable. Pues esto solo fomentará el consumo de alimentos dulces por parte del niño, los cuales no son precisamente los más saludables para su desarrollo. Alimentar a nuestro bebé con fruta es muy fácil, puede ser directamente desde la fruta o volverla papilla. Por ejemplo:

  • La manzana o la pera, puede rallarse finamente o darse en rajitas. En caso de ser una pera madura, se puede cortar en rodajas para que el bebé pueda sujertarla directamente.
  • Cuando el bebé aún es pequeño, como de 6 meses, se le puede dar rallada o en diminutos trocitos. Sin embargo, conforme vaya creciendo podrá comer el plátano en trozos enteros.
  • La naranja o mandarina, se puede ofrecer por gajitos para que el bebé la pueda chupar fácilmente.

La cantidad adecuada de fruta que debemos brindarle a nuestro bebé, nos lo indicará el mismo. Por lo que hay que ir conociendo sus gustos y aprender a reconocer gestos y reacciones. Un bebé cuando ya se siente satisfecho, simplemente cierra la boca o gira la cabeza.

Regresar al Inicio