Ford pierde 1,000 millones en beneficios por aranceles de Trump

El máximo responsable de Ford, Jim Hackett, instó a la administración de Trump a resolver las disputas comerciales rápidamente, o de lo contrario podría causar "más daño" a su empresa, que ya está sufriendo pérdidas como resultados de los aranceles impuestos por el presidente Donald Trump.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
El máximo responsable de Ford, Jim Hackett, instó a la administración de Trump a resolver las disputas comerciales rápidamente, o de lo contrario podría causar “más daño” a su empresa, que ya está sufriendo pérdidas como resultados de los aranceles impuestos por el presidente Donald Trump.

“Las tarifas de los metales restaron cerca de 1,000 millones de dólares en beneficios, y la ironía es que hoy en día obtenemos la mayoría de los suministros en Estados Unidos”, dijo Hackett en una entrevista con Bloomberg Television. “Si continúan más tiempo, habrá más daño”.

Ford y otros fabricantes de automóviles se han opuesto al uso de tarifas por parte del presidente y las represalias que estas generan.

 

PUEDE INTERESARTE: Funcionarios mexicanos desobedecen a López Obrador y se ponen sueldo más alto que el suyo

 

El mes pasado, Jim Farley, presidente de mercados globales de la automotriz describió las tarifas de Trump al acero y al aluminio como un “viento en contra importante para nosotros”.

 

RELACIONADO: General Motors anuncia que producirá la Blazer en México

 

Unas semanas más tarde, el segundo fabricante de automóviles de Estados Unidos canceló los planes para importar el crossover Focus Active de China, citando las tarifas de Trump a vehículos.

Ford anunció unos ingresos netos para 2017 de 7,600 millones de dólares, la mayor cantidad desde 2013, pero ante las estimaciones de los analistas de una caída de las ganancias del 29 por ciento este año, se ha embarcado en una reestructuración de 11,000 millones de dólares para mejorar los márgenes del negocio automotriz principal al tiempo que invierte miles de millones en tecnología eléctrica y de vehículos autónomos.

 

Ford le dijo a Trump que no trasladará producción a México

Hace un par de semanas, Ford anunció que no trasladará la producción del Focus Active de

China a Estados Unidos, a pesar de que el presidente Donald Trump había afirmado que los aranceles que impuso a los productos chinos significabann que el vehículo pueda armarse en suelo estadounidense.

Aun cuando mencionó los nuevos aranceles de Trump, Ford dijo el 31 de agosto que había decidido desechar los planes de trasladar la fabricación de la camioneta suburbana hatchback de China a Estados Unidos.

Sin embargo, Ford dijo después en un comunicado que “no sería rentable fabricar el Focus Active en Estados Unidos “debido a las proyecciones de ventas de menos de 50,000 unidades anuales”.

Lo anterior significa que Ford simplemente no venderá el vehículo en Estados Unidos. Kristin Dziczek, del Centro de Investigaciones Automotrices, señaló que Ford puede fabricar el vehículo “en muchas otras plantas en el mundo, así que si decidiera continuar vendiendo una variante del Focus en el mercado estadounidense, tiene más opciones antes que construirlo en Estados Unidos”.

En abril, Ford anunció su plan de suspender la fabricación de vehículos en Estados Unidos —salvo el emblemático Mustang— y dedicarse a las rentables camionetas. La marca dejó de fabricar en mayo sedanes Focus en la planta de Wayne, Michigan. El plan consistía en reducir la línea Focus a la versión Active e importarlas de China, según el analista Ed Kim, de AutoPacific.

“Sin los aranceles, el negocio era bastante sólido para ese modelo en el mercado estadounidense”, declaró Kim.

La demanda de vehículos pequeños en Estados Unidos ha decrecido con los años debido a los bajos precios de la gasolina y la popularidad de las camionetas deportivas y de carga.

Si Ford vendiera menos de 50,000 Focus Active por año, solo ocuparía un turno por día en una fábrica, lo cual no es rentable, dijo Dziczek. Los fabricantes prefieren trabajar dos turnos y

de preferencia tres por jornada en sus plantas para cubrir el costo de construcción y equipamiento, y tener ganancias.

Además Ford no está dispuesta a invertir millones de dólares en equipo para construir la Focus Active en Estados Unidos porque no tendría una buena rentabilidad por las bajas ventas.

Aun si las ventas fueran suficientemente altas para justificar su producción en una planta de Estados Unidos, el precio de un vehículo compacto no es lo bastante alto para cubrir la diferencia en salarios, añadió Dziczek.

En China, el costo laboral de la manufactura de autos y autopartes es de unos ocho dólares por hora. En Estados Unidos es de 52 dólares por hora.

 

Con información de The Associated Press

 

ES TENDENCIA:

[anvplayer video=”4491392″ station=”CMG MundoHispanico”]

Continua artículo relacionado