Florida: Biden promete “garantizar” el TPS que Trump busca eliminar

El candidato presidencial demócrata Joe Biden dijo que “garantizará” el TPS que el presidente Donald Trump tanto ha buscado eliminar.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: Shutterstock / Video: MH
  • En campaña en Florida, Joe Biden prometió garantizar el TPS que Donald Trump ha buscado eliminar.
  • El TPS que Biden aseguró que mantendría beneficia a miles de inmigrantes en EE.UU.
  •  “Está garantizado”, afirmó Biden al referirse al TPS en Florida.

Una promesa que alegrará a inmigrantes. El candidato presidencial demócrata Joe Biden dijo que “garantizará” el TPS que el presidente Donald Trump tanto ha buscado eliminar.

Biden manifestó este lunes en Miami que “garantizará” el Estatus de Protección Temporal (TPS) que blinda contra la deportación a unos 55,000 haitianos en el país y que está en riesgo de ser eliminado por el gobierno del presidente Donald Trump, reseñó la agencia de noticias Efe.

Durante una visita a un centro cultural de la Pequeña Haití, donde habló al aire libre y siempre con la mascarilla puesta, el que fuera el vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) recordó que dicho gobierno tendió la mano con el TPS a los haitianos después del terremoto de 2010.

“Lo más importante que queríamos dejar en claro es que el estatus de protección temporal está garantizado”, aseguró Biden a los haitianos, que bailaron danzas folclóricas de su país durante el acto.

“Este no es el momento de levantarlo”, agregó sobre este alivio migratorio, que según la campaña de Biden tiene en riesgo a 83,000 familias del sur de Florida, que incluyen los parientes de aquellos que se benefician del TPS.

Durante una jornada en la que vencía la inscripción de votantes en Florida, uno de los estados más reñidos en el país, el demócrata hizo un llamado a los haitianos a votar.

“El carácter del país está literalmente en la papeleta”, les dijo Biden a los presentes.

Además, indicó que ellos tienes la posibilidad de establecer la diferencia, teniendo en cuanta el poco margen por el que tradicionalmente se decide quién gana Florida.

“Este es el último día (lunes) que puede registrarse para votar en Florida. Importa, realmente importa… la propia comunidad haitiana puede determinar el resultado de esta elección”, enfatizó.

La campaña de Biden subrayó a través de un comunicado que de ser elegido habrá “un liderazgo que trata a los haitianos con la dignidad”.

En ese sentido, agregó Efe, Biden lamentó que Haití haya sido “denigrado” por el gobierno de Trump, al recordar que esa nación caribeña, junto con otras africanas, fueron llamadas por el republicano como “shithole countries” (países de mierda).

“Biden para Presidente” prometió que los inmigrantes haitianos como a muchos otros en Estados Unidos, entre ellos los “soñadores”, tendrán bajo un gobierno suyo un camino a la ciudadanía a través de una reforma migratoria.

El TPS, un alivio tras el terremoto

Desde 2010 miles de haitianos se han beneficiado del TPS tras el terremoto que dejó unos 300,000 muertos y sumió al país en el caos y muchos de ellos se han establecido en el sur de Florida, en zonas como la Pequeña Haití.

Trump ha querido eliminar el TPS para haitianos, el cual, sin embargo, sigue vigente hasta 2021 tras fallos judiciales que han sido adversos a la mano dura del republicano en temas migratorios.

Karen Andre, asesora de la campaña de Biden en Florida, resaltó que si el demócrata le gana a Trump propondrá “un camino hacia la ciudadanía para los miles de haitianos que durante mucho tiempo han llamado hogar a los Estados Unidos”.

Recordó que Trump finalizó un programa migratorio de reunificación familiar que permitió a los haitianos volverse a encontrar con sus familias en Estados Unidos mientras esperaban sus visas de inmigrante y señaló que busca “restablecerlo”.

Por otro lado, la campaña indicó que Biden busca “involucrar a la comunidad internacional y trabajar con el gobierno haitiano para celebrar elecciones lo antes posible para que se pueda escuchar la voluntad democrática del pueblo haitiano”.

Biden TPS

La campaña destacó que Haití “abrió un camino para la justicia racial en las Américas cuando se convirtió en el primer país en prohibir la esclavitud”.

“Los haitianos estadounidenses han fortalecido a nuestro país durante siglos, y eso debe ser reconocido y celebrado”, reiteró.

En Florida, Biden ha alentado a la comunidad caribeña con la elección como su fórmula a la vicepresidencia de Kamala Harris, cuyo padre, Donald Harris, es un economista de Jamaica.

Se calcula que en este estado hay unos 300,000 votantes haitiano-estadounidenses de un total de 14 millones de personas inscritas en el padrón electoral.

Biden y los cubanos en Florida

Además de los haitianos, el candidato demócrata también visitó a los cubanos en Florida el lunes, y dejó claro que cualquier comunidad de ese estratégico estado es clave para darle la victoria electoral en 28 días o reelegir al presidente Donald Trump.

Mientras Trump regresó a la Casa Blanca, tras tres días de hospitalización debido a que está contagiado del nuevo coronavirus, Biden aprovechó los últimos días para conquistar al votante hispano, incluso el cubano, el más reacio a votar por él el próximo 3 de noviembre.

En su primera aparición de campaña en el sur de Florida, que incluyó además un encuentro comunitario emitido desde Miami por el canal NBC, el candidato demócrata centró sus promesas entre los hispanos en los temas de salud, empleos, educación, inmigración y, por supuesto, Cuba.

En respuesta a una pregunta de uno de los electores indecisos que participó en el encuentro televisado, Biden dejó claro que no tiene nada de “socialista o comunista” como dice la campaña de Trump en Florida para que los cubanos y venezolanos exiliados no voten por él.

“Me preocupa controlar a los Castro del mundo. Me he enfrentado a los Putin del mundo. Me he enfrentado a todos estos dictadores. No he sido acogedor con ellos (…) Soy el tipo que les hizo saber que esto se para aquí. Se detiene conmigo. Se detiene conmigo como presidente”, agregó.

También dejó en claro que no está ni ha estado nunca de parte de los manifestantes violentos y dijo que está convencido de que la inmensa mayoría de los policías hacen bien su trabajo.

Hay “manzanas podridas”, como en todas las profesiones, señaló Biden, quien afirmó que si llega a la Casa Blanca convocará a todas las partes implicadas para hallar una solución al problema de la violencia.

Con mascarilla puesta, dijo al electorado cubano que son ellos los mejores “embajadores” para recobrar la democracia en la isla.

“Necesitamos una nueva política hacia Cuba. El enfoque de esta Administración no está funcionando. Cuba no está más cerca de la libertad y la democracia hoy que hace cuatro años”, añadió.

El demócrata criticó además la “importante” presencia de Rusia en la isla caribeña y recalcó su historial de lucha a favor de la democracia y los derechos humanos y en contra de “dictadores de derecha y de izquierda”.

“El presidente Trump no puede promover la democracia y los derechos humanos del pueblo cubano cuando ha abrazado a tantos autócratas en todo el mundo, empezando por Vladimir Putin (el presidente ruso)”, manifestó.

Con estas palabras en un gimnasio de la Pequeña Habana, barrio de exiliados cubanos visitado con frecuencia por Trump en tiempos de campaña, el demócrata buscó complacer a los cubano-estadounidenses y hacerse así con los 29 votos que Florida brinda para el Colegio electoral, que es el que elige al presidente.

Por otro lado, subrayó que es “inconcebible” que la Administración de Trump esté “deportando a cientos de cubanos a una dictadura”.

Aseguró además que hay casi 10,000 cubanos “languideciendo en campamentos” a lo largo de la frontera mexicana en seguimiento de la política “separatista” migratoria de Trump.

Una disputa que se fue a insultos entre una cubana seguidora de Trump y un hombre que se decanta por Biden en las afueras del gimnasio evidenció la reñida contienda que se avecina en Florida, donde ayer terminó la inscripción de votantes, que sumaban 14 millones: 5,2 millones de ellos demócratas, 5 millones republicanos y 3,6 millones independientes.

Continua artículo relacionado