¿Qué son las Finanzas Corporativas? [Concepto y Definicion]

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: Shutterstock
El mundo de las finanzas corporativas no es solo el que vemos en las películas: detrás de él, se esconden consejos, técnicas y métodos que permiten administrar los recursos de las empresas para que estas alcancen todo su potencial posible.La finanzas corporativas es el área que está enfocada en hacer rendir al máximo el valor de un accionista y analizar la situación del mercado para desarrollar un plan a corto plazo, ofreciendo estrategias para que dichos accionistas reciban el mayor beneficio.

En su definición, se entiende que las finanzas corporativas se conocen como el área de las finanzas que se enfoca en el estudio y manejo de las fuentes de financiación, la estructura capital de las corporaciones, y las acciones que se pueden tomar para aumentar el valor que recibirán los accionistas. La meta principal de las finanzas corporativas es alcanzar el máximo potencial de las acciones.

Tipos de tareas de las finanzas corporativas

Al hablar de finanzas corporativas, es fundamental tomar en cuenta las diferentes áreas de las que estas se componen; por ejemplo, es posible hablar del área de las finanzas corporativas enfocadas en el presupuesto de capital.

El interés principal de esta es establecer los criterios que guiarán la toma de decisiones, a decir, el manejo de efectivo, los inventarios y los préstamos o créditos, por mencionar algunos. Por otra parte, las finanzas corporativas también guardan relación con la banca de inversiones; en este apartado, las finanzas corporativas también se asocian con las transacciones en las que el capital es aumentado para crear, desarrollar, expandir o adquirir un negocio. 

Inversiones de capital

Si hablamos de finanzas corporativas, es necesario hablar de las inversiones de capital. En este apartado se incluyen las inversiones de capital y el empleo del capital a largo plazo de una compañía. El proceso de inversión de capital se relaciona principalmente con el presupuesto de capital; es por medio de este que una compañía identifica los gastos de capital, el flujo de capital que se derivará de los proyectos propuestos, y compara las inversiones que se han planificado para decidir cuáles de sus proyectos se incluirán en el presupuesto de capital.

Las inversiones de capital son un paso clave dentro de las finanzas corporativas, ya que es bien sabido que la toma de decisiones relacionadas con los presupuestos pueden tener implicaciones positivas o negativas tanto a corto como a largo plazo. Si se realizara una inversión de capital o se propusiera un presupuesto de capital deficiente, la compañía en cuestión podría verse afectada en sus operaciones.

Financiamiento de capital

Por otra parte, las finanzas corporativas son también responsables de la fuente de capital, ya sea en forma de deuda o de acciones. Así, una compañía podría solicitar préstamos de instituciones financieras o intermediarios o realizar operaciones por medio de los bancos de inversión. Además, una compañía puede elegir vender sus acciones a inversionistas de capital, específicamente cuando se requieren importantes sumas de dinero para garantizar una expansión comercial.

El financiamiento de capital es un proceso que busca un equilibrio, pues se trata de decidir y analizar los riesgos de elegir entre la deuda y el capital. Si se llegara a tener una deuda significativa, aumentarían los posibles riesgos, por lo que el financiamiento de capital debe proporcionar la cantidad necesaria para realizar inversiones de capital.

Dividendos y retorno de capital

El retorno de capital es un punto clave para toda compañía. Una de las tareas de las finanzas corporativas es administrar de manera eficiente los recursos y garantizar que haya una liquidez suficiente para que la empresa en cuestión continúe operando y alcanzando las metas que se ha trazado.

¿Qué importancia tiene la estructura de capital de una empresa en las finanzas corporativas?

La estructura de capital es una combinación específica en la que participan la deuda y el capital a los que recurre una compañía para financiar sus operaciones y garantizar sus planes de crecimiento y expansión. Los fondos propios de una empresa se dan por medio de las acciones que son asignadas a cada propietario, los cuales tienen garantizado un cierto flujo de capital y ganancias. La deuda toma la forma de bonos o de préstamos, mientras que el capital se presenta en la forma de acciones comunes, el capital preferente o las ganancias retenidas. Asimismo, la deuda a corto plazo es considerada como parte de la estructura de capital.

Sin riesgos, no hay crecimiento; sin embargo, para poder tomar la menor cantidad de riesgos, las empresas se refugian en la estructura de capital, pues esta permite analizar una situación determinada para mantener un equilibrio dentro de la operación de la empresa. Cuando se habla acerca de la estructura de capital, por lo general el concepto se refiere a la fórmula deuda/acciones, que permite obtener una mirada más profunda acerca de los riesgos que resultan de las prácticas financieras de una empresa.

Finanzas El equipo de negocios está presente. Un inversionista profesional fotográfico trabajando en un nuevo proyecto de creación
Foto: Shutterstock

Valoración de inversiones y proyectos

Pero, ¿cómo es posible valorar de manera objetiva las inversiones y los proyectos que se han de llevar a cabo en una empresa? Gracias a las finanzas corporativas, es posible determinar los riesgos y analizar adecuadamente cualquier situación relacionada con el bienestar financiero de una empresa.

Valorar la flexibilidad

¿Cómo se puede realizar una valoración acertada de la flexibilidad? El término conocido como flexibilidad financiera se utiliza para describir la habilidad con la que cuenta una empresa para enfrentar a gastos imprevistos o a oportunidades de inversión. La flexibilidad financiera puede determinarse por medio del análisis del comportamiento de una compañía con respecto al uso del apalancamiento o a las reservas de efectivo.

Las compañías que cuentan con una flexibilidad financiera más marcada no solo están más preparadas para hacer frente a crisis económicas, sino también para aprovechar oportunidades emergentes de inversión. Si una compañía no contara con una flexibilidad financiera, es muy posible que sus oportunidades de supervivencia en momentos de crisis se redujera a niveles mínimos.

Cuantificando la incertidumbre

Cuando se habla de incertidumbre, los expertos en finanzas se refieren a la falta de seguridad que rodea a un evento particular relacionado con una compañía.  En finanzas, la incertidumbre se refiere a la imposibilidad de prevenir las consecuencias o resultados a los que se enfrenta una empresa debido a que no se cuenta con la información suficiente para establecer una proyección que haga frente a ella.

Sin embargo, esto no significa que sea imposible cuantificar la incertidumbre, y es que el término es fundamental para que los accionistas y dueños de empresas comprendan qué es lo que está en jugo, especialmente en tiempos de crisis. Hoy en día, existen procesos debidamente fundamentados para identificar, registrar y revelar la incertidumbre financiera.

Para convertir la incertidumbre financiera en una ventaja, se recomienda:

  1. Realizar un pronóstico: No basta con establecer un plan financiero de manera anual: los involucrados deben de realizar correcciones, proyecciones y adaptaciones correspondientes a los cambios de la escena económica mundial.
  2. Automatización: La recolección de datos, cifras y estadísticas muestra una clara tendencia a los procesos automatizados, dejando atrás los potenciales errores humanos.
  3. Reporte eficiente de las finanzas: Con la automatización, es más sencillo obtener reportes eficientes que garanticen resultados adecuados a los proyectados por los expertos.
Finanzas protocolo de enlace entre inversionistas y empresas con conexión de red global y diagrama gráfico de mercado de valores
Foto: Shutterstock

FAQs

Las finanzas corporativas son un mundo interesante y especializado que abre las puertas hacia nuevas y mejores maneras de operar una compañía; por eso, existen ciertos datos que son imprescindibles conocer para tener un concepto básico de este término.

¿Cuál es el papel de las finanzas corporativas?

La finanzas corporativas es el área que está enfocada en hacer rendir al máximo el valor de un accionista y analizar la situación del mercado para desarrollar un plan a corto plazo, ofreciendo estrategias para que dichos accionistas reciban el mayor beneficio.

En su definición, se entiende que las finanzas corporativas se conocen como el área de las finanzas que se enfoca en el estudio y manejo de las fuentes de financiación, la estructura capital de las corporaciones, y las acciones que se pueden tomar para aumentar el valor que recibirán los accionistas.

¿Cuáles son las principales 3 áreas de las finanzas corporativas?

Existen tres áreas principales de las finanzas corporativas:

  1. Recaudación de capital: La manera más efectiva de recaudar capital es por medio de las ganancias, y estas únicamente pueden generarse cuando la compañía invierte en sí misma; para lograrlo, se requiere de un experto en finanzas corporativas.
  2. Capital de operaciones: Este capital es el que mantiene a flote las operaciones de una compañía, desde la compra de bienes hasta los pagos de nómina, todos estos egresos deben provenir de la venta de sus bienes o servicios.
  3. Capital de presupuesto: El capital de presupuesto es el área en el que se analizan las situaciones fututas por las que podría pasar la empresa, así, se podrá determinar con mayor precisión cuáles serán los planes a seguir.

¿Cuál es un ejemplo de finanzas corporativas?

Aquí te presentamos una lista con algunas actividades relacionadas con las finanzas corporativas:

  1. La ejecución de una oferta pública inicial (IPO). Esta se realiza cuando una compañía que opera con fondos privados toma la decisión de integrarse a una bolsa de valores para tener acceso a fondos de mercados de valores.
  2. Realizar una emisión de bonos: estos son un préstamo a largo plazo, y pueden comprarse y venderse en los mercados públicos; cualquier persona que cuente con un bono será acreedora de los intereses que este genere.
  3. Asegurar un préstamo por parte de un banco: las condiciones en las que estos se realizan variarán dependiendo del historial crediticio de la empresa.
  4. Redefinir y renegociar los términos de pago con los proveedores y los clientes.
  5. El desarrollo y la ejecución de los programas de dividendos para accionistas.
Finanzas Contadora mujer usa calculadora y computadora con bolígrafo encendido
Foto: Shutterstock

Conclusión

Las finanzas corporativas son un factor fundamental para lograr que una empresa permanezca a flote, aún en tiempos de crisis económica e incertidumbre. Es por medio de ellas que los accionistas, inversionistas y empresarios pueden crearse una idea general y específica acerca de las condiciones del mercado y, a partir de ellas, desarrollar planes de acción que favorezcan las operaciones de la compañía en cuestión.

El interés principal de las finanzas corporativas se basa en el establecimiento de criterios que han de guiar la toma de decisiones; entre estos destacan el manejo de efectivo, los inventarios y los préstamos o créditos, por mencionar algunos.

Asimismo, las finanzas corporativas también guardan relación con la banca de inversiones; en este apartado, las finanzas corporativas también se asocian con las transacciones en las que el capital es aumentado para crear, desarrollar, expandir o adquirir un negocio. 

 

Fuente: Investopedia.com / money-zine.com

Regresar al Inicio