Familiares denuncian grave estado de salud de hispano detenido en prisión de ICE (VIDEO)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Familiares denuncian grave estado de salud de hispano detenido en prisión de ICE (VIDEO)
Etiquetas: , ,
Los hijos de Ángeles Rivera lloran todos los días por no ver a su papá, Isaías Vásquez. No lo abrazan desde diciembre de 2017.

El salvadoreño de 31 años fue detenido el 16 de ese mismo mes por las autoridades de la ciudad de Newnan (Georgia) luego de que presuntamente cometiera una infracción de tráfico menor.

Vásquez no contaba con licencia de conducir, por lo que acabó en manos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“La peor noticia que yo pude haber recibido fue esa. Me escribió al WhatsApp y me dijo: ‘mi amor, me acaba de parar un policía, ora para que no me lleven'”, contó Rivera, pareja de Vásquez, y quien por temor a Inmigración prefirió no revelar su verdadero nombre en este reportaje.

“Y yo le pregunté: ¿por qué te paró? Me dijo: ‘porque pisé la línea que está en la carretera. Es su palabra contra la mía'”, narró la mujer.

De acuerdo con la familia, a pesar de haber pagado la fianza, ya era muy tarde pues el hombre ya había sido entregado a ICE.

TE PUEDE INTERESAR: Policía hispano salva a mujer de auto en llamas (VIDEO)

“Dos horas después de pagar la fianza tratamos de sacarlo de allí. Resulta que él ya estaba en ‘hold’ de ICE . Ya ahí empezó todo. La lucha de mi hermano…”, agregó Ana Vásquez, su hermana mayor. “Quisimos sacarlo de la cárcel, pero ya era imposible”, lamentó la mujer.

Desde entonces, la detención del salvadoreño ha sido una de las mayores preocupaciones de la familia. Un viacrucis que les ha robado la paz y que los mantiene en vilo conforme avanza el tiempo.

“Mi hermano es una persona buena y todo el que lo conoce sabe que es así. Él es un trabajador de la construcción. Tenía un trabajo estable. De hecho, tiene un trabajo que lo espera aún todavía, aquí en el área de Newnan”, explicó su hermana.

Los familiares de Vásquez -quien llegó a Georgia en el 2010- aún no alcanzan a entender por qué sigue detenido cuando ni siquiera cuenta con una orden de deportación, según dicen.

“Lo de mi hermano ha sido una lucha muy dura. Hemos tenido casi cuatro abogados. El primero no era abogado, el segundo renunció, el tercero le dio miedo a seguir el caso y el último abogado que ha tenido solo lo entrevistó y dijo que no iba a agarrar su caso”, contó Vásquez.

Según la mujer, el joven no tiene récord criminal y nunca ha tenido problemas con la justicia. “Su único delito ha sido ser indocumentado”.

De hecho, según la hermana, Vásquez migró desde El Salvador porque su vida estaba en peligro. “Él mismo tiene evidencias de eso y se las ha mostrado al juez, pero al juez sencillamente no le importa”, explicó la mujer.

LEE ADEMÁS: Denuncian clínica por presuntamente engañar a hispanos con papeles para Inmigración (VIDEO)

Pero quizá lo más que preocupa a la familia es el estado de salud del joven. Tanto su hermana como su pareja entienden que la condición física de Vásquez se ha deteriorado terriblemente desde que está en el centro de detención.

“Cuando mi hermano entró a la detención era un hombre sano. Ya en la detención ha ido enfermándose. (Le dio) neumonía y hasta cálculo renal. Lo último es que hasta se cayó. Está lastimado y lo que sabemos es que ahí no le dan la atención necesaria que necesita una persona enferma. Cuando el entró a la detención no padecía ni de dolores de cabeza, ni de dolores de riñones… Allí se ha enfermado muchísimo. Supe que para levantarse y movilizarse tiene que usar hasta una silla de ruedas”.

Una situación dolorosa y desesperante

Para Rivera, quien ha sido pareja del salvadoreño por los últimos cinco años, es una circunstancia extremadamente dura en la que a veces se siente de manos atadas.

“Isaías en verdad está mal. Cuando a él lo arrestaron estaba sano. Él estaba bien. A partir de que llegó ahí empezó a enfermarse del estómago. Está orinando sangre, perdiendo audición y cada vez le escucho más afectada su respiración”, manifestó Rivera.

La mujer contó que, tras el malestar del hombre, Vásquez pidió a un oficial del centro de detención trasladarlo a una cama inferior en las literas donde duerme, dado su dolor constante.

“Él le dijo a un oficial que si había la posibilidad de que le permitiera dormir en una cama de abajo porque no podía subir a la de arriba, porque estaba adolorido. Resulta que no le quisieron dar la cama. Y solo por pedir una cama, lo castigaron, lo metieron a un lugar al que le dicen ‘el hoyo’. Y resulta que al llegar a ese lugar, me dice que se cayó. Esa caída le ha traído consecuencias graves. Él está muy lastimado, tiene muchos moretones, tiene hematomas en las rodillas. Le duele mucho la cabeza, perdió la audición en un oído y también me dice que de un ojo ya está perdiendo la vista”, detalló la mujer.

Rivera también señaló que un oficial le dijo a Vásquez que lo “iban a poner en ese lugar para que lo educaran”. Y que además, en algún momento, lo habían puesto junto a otros prisioneros que habían cometido delitos criminales de mayor grado, cuando él solo tenía una infracción de tráfico.

“Todo esto”, dijo Rivera, “me está haciendo hablar por él. Quiero que alguien me escuche y que me ayude porque el hecho de no tener documentos no significa que le nieguen el derecho a la salud. Hasta lo castigaron y le negaron el derecho a comprar comida en la comisaría”, denunció.

Al final, la familia solo desea que el joven pueda pelear su caso de Inmigración fuera del centro de detención, en donde su estado de salud se está deteriorando cada día más.

NO TE PIERDAS: EXCLUSIVA: ICE libera a inmigrante que pidió ayuda a policía (VIDEO)

“Es muy difícil y muy doloroso verlo en esa situación. Es una impotencia porque como hermana yo lo que digo es; es un muchacho bueno. Y no solo yo lo digo. Lo conoce mucha gente que lo puede testificar. Que es una persona humilde y que por situaciones de la vida le ha tocado vivir esto”, añadió la hermana del salvadoreño.

MundoHispánico contactó a las autoridades de Inmigración para obtener una reacción respecto a las denuncias de la familia y conocer el estado de salud de Vásquez, pero la agencia se limitó a decir lo siguiente:

“ICE está firmemente comprometido con la seguridad y el bienestar de todos los que están bajo su custodia. Todas las instalaciones de ICE están sujetas a inspecciones periódicas, tanto anunciadas como sin previo aviso, y se ha descubierto repetidamente que el Centro de Detención de Stewart opera conforme a los rigurosos Estándares de Detención Nacional Basados ​​en el Desempeño de ICE. La instalación fue inspeccionada recientemente por un contratista externo independiente (en mayo) y tras la auditoría, encontró que la instalación cumplía con los estándares de la agencia”, dijo Bryan Cox, portavoz de ICE para la región sureste del país.

Este medio también contactó a CoreCivic, empresa que maneja el centro de detención, para preguntar si habían ocurrido tales medidas disciplinarias contra Vásquez, por solo pedir una cama.

Su portavoz, Amanda Gilchrist, sostuvo que habían investigado los reclamos pero que no eran ciertos.

“Estas alegaciones han demostrado ser evidentemente falsas. De hecho, no hay ningún caso de detención de un confinado en custodia restrictiva por realizar una solicitud de esta naturaleza. Hacerlo violaría las Normas de Detención Nacional Basadas en el Desempeño (PBNDS) y la política de la compañía CoreCivic, incluida dentro de nuestra Declaración de Política de Derechos Humanos”, dijo Gilchrist a través de un correo electrónico enviando a este medio.

MundoHispánico pidió a Cox la posibilidad de visitar a Vásquez en prisión, y poder comprobar su estado de salud en persona, pero al cierre de esta nota aún no había obtenido su respuesta para hacerlo.

Por otra parte, este medio escribió al Consulado General de El Salvador en Atlanta para conocer si estaban al tanto del estado de salud de su connacional, y Virginia Corozo, una de las cónsules, indicó que habían intercambiado comunicación con las autoridades de Inmigración y que la agencia le había informado que “el padecimiento del sr. Vásquez había sido tratado en el centro de detención, incluso lo habían llevado hacerse exámenes especializados y pasar consulta con un urólogo fuera (en un Hospital) para descartar que no fuera una enfermedad crónica; los resultado detectaron que tiene “piedras en los riñones” y eso es lo que le causa el dolor y en ocasiones sangrado al orinar”.

Corozo dijo además que ICE le había informado que “el sr. Vásquez ha recibido el tratamiento médico necesario para ayudarle a deshacer la piedra en su riñón y que su salud mejore. Desde su ingreso a la detención él ha manifestado sus problemas de salud al orinar y por ello se le envió a una evaluación más especializada. Le hicieron una ecografía renal que mostró un cálculo renal cuestionable, pero no se recomendó una intervención invasiva; debido a que a pesar de la piedra sus riñones siguen funcionando con normalidad”.

La diplomática señaló que Vásquez se encontraba actualmente “con la población regular de la detención y no en segregación. Y que algunas ocasiones, los internos pasaban a segregación por motivos de enfermedad y no necesariamente por haber sido parte de un conflicto con otros internos”.

Pese a las declaraciones de ICE, la familia sigue insistiendo en la inocencia de Vásquez, el deterioro de su estado de salud, no tener en sus manos los análisis médicos para poder constatar que esto sea cierto, y las injusticias que vive dentro de la prisión.

“Me duele lo que está sufriendo. Ahí dentro no les dan nada para el dolor. Y a quien vea y me escuche, yo le pido de corazón que lo ayuden. Él es una buena persona, su récord lo dice todo. La familia está sufriendo. Mis hijos están sufriendo. Si yo pudiera darle alguna parte de mi cuerpo porque estuviera bien, yo se la daría. No es posible que esté así lastimado y no tenga ni siquiera acceso a medicamentos para calmar esos dolores”.

ES TENDENCIA: 

[anvplayer video=”4487897″ station=”CMG MundoHispanico”]