Víctimas de Trump: Familia ‘gringa’ sufre por políticas migratorias (VIDEO)

blank
blank

Una familia gringa  de Georgia está viviendo la peor pesadilla. Y es que hace exactamente un año fue separada abruptamente por su propio Gobierno.

El 9 de enero de 2018 todo cambió para la familia Rochester luego de que uno de sus miembros tuviera que abandonar el país “voluntariamente”.

Por más de una década Jason y Cecilia González fueron una pareja normal, pero ahora, su única comunicación es mediante Internet.

Y es que González ahora se encuentra en Guadalajara, México, su tierra natal, en contra de su voluntad, pues lo que más quiere es estar en Atlanta, al lado de su esposo y su hijo, Ashton, de 5 años, quien lucha diariamente contra el cáncer.

González se vio en la necesidad de irse ya que sabía que, de no hacerlo, se convertiría en una fugitiva de Inmigración y que sería cuestión de tiempo para que la capturaran y deportaran.

La madre mexicana emigró al país ilegalmente en 2000, pero fue detenida en la frontera y expulsada. Poco después hizo un nuevo intento y esta vez lo logró.

RELACIONADO: Inmigrante al borde de la deportación por culpa de un correo

Desde entonces mantuvo un bajo perfil hasta que unos años después conoció a Jason, se enamoraron y casaron.

En ese entonces Barack Obama todavía era el presidente de la nación y su política era deportar solo a personas que tenían antecedentes penales o que representaban un riesgo para la sociedad, lo que no era el caso de González, por lo que hasta pudo tramitar un permiso de trabajo.

No obstante, tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, las reglas cambiaron y en adelante toda persona que carece de estatus legal, sin importar si ha cometido delitos, se convirtió en “prioridad de deportación”.

Lamentablemente para los Rochester esto incluía a Cecilia, por lo que optó por regresar a su patria para no complicar las cosas.

Malas noticias

Jason y Cecilia decidieron acatar la ley y se separaron por mutuo acuerdo, pero dispuestos a comenzar una batalla legal por traerla de vuelta a EE.UU. Ninguno de los dos se imaginaba todo el calvario que se avecinaba.

Y es que, en julio del año pasado, a Ashton, su unigénito, le encontraron un tumor canceroso en su cuerpo.

Unos días después, el menor fue sometido a una cirugía de emergencia donde le extrajeron esa masa maligna y desde entonces quedó en tratamiento médico.

TE VA INTERESAR: Anciano hispano denuncia ataque a plena luz del día (VIDEO)

Esporádicamente le aplican radiaciones para prevenir nuevamente el crecimiento del tumor.

Jason confiaba en que en su país habían leyes justas y políticos de buen corazón e hizo una petición formal al Gobierno para que le permitieran el reingreso a Cecilia por razones humanitarias.

Su sorpresa fue que su pedido le fue negado debido a la deportación previa y además de ello, le impusieron un castigo de al menos 10 años lejos del país por haber acumulado estadía ilegal.

Jason contactó entonces a sus congresistas solicitándoles formalmente que le ayudaran a conseguir una visa humanitaria para su esposa, pero a pesar de que estos intervinieron, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la embajada estadounidense en la Ciudad de México volvieron a rechazar el pedido.

Jason trató de ir más arriba. Contó a MundoHispánico que ha mandado innumerables cartas y correos electrónicos a Trump, al vicepresidente Mike Pence y la primera dama Melania Trump  mostrándoles con una serie de documentos la necesidad de su hijo y de él mismo, de tener a su madre y esposa a su lado, pero asegura que nunca ha recibido respuesta.

“Las leyes de inmigración en nuestro país no sirven, deben ser renovadas y tomar en cuenta que hay muchos ciudadanos estadounidenses que se han casado con personas indocumentadas y que tienen hijos que están sufriendo”, afirmó Jason, quien labora como motorista del servicio postal UPS.

ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank