“Falta grave” de Trump, en foco de la escena legislativa

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • La Comisión Judicial se dispone a analizar las conclusiones de sus colegas de que el presidente Donald Trump abusó del poder.
  • Este grupo de legisladores serían los responsables de elaborar las cláusulas del juicio político contra el republicano.
  • La sesión de este miércoles, con expertos en derecho constitucional, indagará en los posibles delitos merecedores de la destitución.

La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes se dispone el miércoles a analizar las conclusiones de sus colegas de que el presidente Donald Trump abusó del poder de su cargo en beneficio político propio y luego obstruyó la investigación del Congreso para determinar si existían fundamentos para un juicio político.

La comisión, que sería la responsable de elaborar las cláusulas del juicio, se aprestaba a iniciar su primera audiencia desde la publicación de un informe de 300 páginas preparado por los demócratas de la Comisión de Inteligencia, que acusa al presidente de “falta grave”.

Basado en dos meses de pesquisas, el documento detalla evidencias y testimonios por parte de funcionarios y exfuncionarios federales.

El informe no declara si las acciones de Trump derivadas de una llamada telefónica del 25 de julio con el presidente de Ucrania satisfacen el criterio constitucional de “delitos graves y delitos menores” que merecen un juicio político. Esa decisión queda para la cámara en pleno, pero sus conclusiones acerca de las gestiones de Trump para obtener la intervención extranjera en el proceso electoral estadounidense sirven de base para la votación en la cámara baja sobre un juicio político y un proceso en el Senado cuya pena, en caso de culpabilidad, es la destitución de Trump.

“Las pruebas que hemos encontrado son contundentes, de que el presidente usó el poder de su cargo para obtener favores políticos y abusar de la confianza depositada en él por el pueblo estadounidense y poner en peligro nuestra seguridad”, dijo el presidente de la Comisión de Inteligencia, el demócrata Adam Schiff, a The Associated Press.

“La investigación de juicio político ha hallado que el presidente Trump, personalmente y a través de agentes dentro y fuera del gobierno de Estados Unidos, solicitó la interferencia de un gobierno extranjero, Ucrania, para beneficiar su reelección”, escribió Schiff en el prefacio del texto.

La sesión del miércoles, con expertos en derecho constitucional, indagará en los posibles delitos merecedores de juicio político, pero la atención estará concentrada en el panel, presidido por el demócrata Jerrold Nadler, e integrado por legisladores fuertemente atrincherados en sus posiciones.

En un alegato inicial obtenido por The Associated Press, el testigo republicano, Jonathan Turley, profesor de Derecho de la Universidad George Washington, dirá que los demócratas han montado un caso “desprolijo” basado en información de segunda mano.

Los otros tres testigos, convocados por los demócratas, argumentarán a favor del juicio político.

El “Informe de investigación de Juicio Político Trump-Ucrania” brinda un recuento detallado de la diplomacia oculta conducida por el abogado de Trump, Rudy Giuliani, lo que resulta en una serie de acusaciones, las cuales pueden dividirse en acciones específicas como soborno, extorsión u obstrucción y el señalamiento más ambiguo de que Trump abusó de su autoridad al poner sus intereses por encima de los del país.

La Comisión de Inteligencia de la cámara baja votaría en el transcurso del martes, resultado que se prevé sea de acuerdo a las líneas partidistas, para enviar el documento a la Comisión de Asuntos Jurídicos antes de una histórica audiencia de juicio político programada para el miércoles.

En un comunicado, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, dijo: “El presidente Schiff y los demócratas fracasaron rotundamente en producir evidencia alguna de que el presidente Trump se haya comportado ilegalmente”.

El informe “se parece a las divagaciones de un bloguero de sótano que busca demostrar algo cuando no hay evidencia de nada”, añadió.

En el marco de una cumbre de líderes de la OTAN en Londres, Trump afirmó el martes que no verá la audiencia del panel de asuntos jurídicos, diciendo que “son puros disparates; sólo están perdiendo su tiempo”.

Cámara baja presenta 300 páginas de pruebas contra Trump

La Cámara de Representantes presentó el martes un extenso informe con las pruebas que considera incriminan a Donald Trump en sus relaciones con Ucrania, las que darán lugar a un debate en el Congreso acerca de si el 45to presidente debe ser destituido.

El informe de 300 páginas realizado por los demócratas en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes argumenta que Trump hizo mal uso de su autoridad y que, en el transcurso de la investigación, obstruyó al Congreso al bloquear los procedimientos. Basado en dos meses de pesquisas, el documento detalla evidencias y testimonios por parte de funcionarios y exfuncionarios federales.

“La investigación de juicio político ha hallado que el presidente Trump, personalmente y a través de agentes dentro y fuera del gobierno de Estados Unidos, solicitó la interferencia de un gobierno extranjero, Ucrania, para beneficiar su reelección”, señaló el presidente de la Comisión de Inteligencia, Adam Schiff, en el prefacio del texto.

Al hacer esto, “el presidente puso sus intereses personales y políticos por encima de los intereses nacionales de Estados Unidos, buscó socavar la integridad del proceso electoral presidencial del país, y puso en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos”, se afirma en el informe.

En el texto no se emite un juicio sobre si los actos de Trump a raíz de su conversación telefónica del 25 de julio con el mandatario ucraniano constituyen “delitos y faltas graves” punibles con un juicio político, dejándole esa decisión al Congreso.

En su lugar, el “Informe de investigación de Juicio Político Trump-Ucrania” brinda un recuento detallado de la diplomacia oculta conducida por el abogado de Trump, Rudy Giuliani, lo que resulta en una serie de acusaciones, las cuales pueden dividirse en acciones específicas como soborno, extorsión u obstrucción, y el señalamiento más ambiguo de que Trump abusó de su autoridad al poner sus intereses por encima de los del país.

La Comisión de Inteligencia de la cámara baja votaría en el transcurso del martes, resultado que se prevé sea de acuerdo a las líneas partidistas, para enviar el documento a la Comisión de Asuntos Jurídicos antes de una histórica audiencia de juicio político programada para el miércoles.

“Al difundir nuestro informe, el pueblo estadounidense puede revisar por sí mismo la evidencia que detalla la traición del presidente Trump a la confianza del público”, afirmó Schiff en un comunicado conjunto con los líderes de las comisiones de Supervisión y Reforma del Gobierno y de Asuntos Exteriores, que redactaron el documento.

En un comunicado, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, dijo: “El presidente Schiff y los demócratas fracasaron rotundamente en producir evidencia alguna de que el presidente Trump se haya comportado ilegalmente”.

El informe “se parece a las divagaciones de un blogger de sótano que busca demostrar algo cuando no hay evidencia de nada”, añadió.

Antes de la publicación del texto, los republicanos defendieron al mandatario en una refutación en la que aseguraron que Trump nunca tuvo la intención de presionar a Ucrania al momento de pedirle un “favor”: investigar a Joe Biden y los demócratas. Afirman que la ayuda militar que la Casa Blanca estaba reteniendo no estaba siendo usada para presionar, como afirman los demócratas, y que además los 400 millones de dólares se entregaron a fin de cuentas, aunque únicamente después de que el Congreso protestó.

Durante la inauguración de una cumbre de líderes de la OTAN en Londres, Trump afirmó el martes que el proceso de juicio político es un acto “antipatriótico” y “algo malo para nuestro país”.

En el prefacio del documento, Schiff recurre mucho a la historia, al citar a George Washington, Alexander Hamilton y a otros de los Padres Fundadores, para explicar los fundamentos para un juicio político.

“En lugar de un mecanismo para revertir una elección, el juicio político se contempló explícitamente como un remedio de último recurso para un presidente que no cumple con su juramento de ‘preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos’”, escribió.

Trump afirmó que no verá la audiencia del panel de asuntos jurídicos, diciendo que “son puros disparates; sólo están perdiendo su tiempo”.

Regresar al Inicio