Expolicía de Texas recibe sentencia por el abuso sexual de una niña en un motel

El expolicía hispano Jorge Luis Bastida fue sentenciado a 10 años de prisión por el abuso sexual de una niña de 12 años en Texas.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Abuso sexual: Jorge Luis Bastida, de 23 años, fue sentenciado a pasar 10 años en la cárcel por haber violado a una niña de 12 años a la que conoció en las redes sociales.
  • La niña escapó de su casa y narró a las autoridades que el hombre la llevó a un motel en donde temió por su vida y por eso cedió al abuso, que Bastida, además, grabó en video con su teléfono celular.
  • Kim Ogg, fiscal de Distrito en el Condado de Harris, dijo que el expolicía Bastida había hecho un juramento para proteger a los más vulnerables y en cambio “le robó la infancia” a su víctima.

El expolicía hispano Jorge Luis Bastida fue sentenciado a 10 años de prisión por el abuso sexual de una niña de 12 años en Texas.

El ahora expolicía Bastida, de 23 años, escuchó su sentencia de parte de la juez Nikita Harmon de la Corte Criminal 176 de Distrito en el Condado de Harris en la tarde del martes 3 de noviembre en el centro de Houston.

Algunos miembros de la familia de la joven víctima, de quien no se revelará el nombre, asistieron a la sala de la juez Harmon y cuando escucharon la sentencia aplaudieron la decisión de la magistrada.

Jorge Luis Bastida al momento de cometer el abuso sexual era un oficial activo del Departamento de Policía del Distrito Escolar de Cypress-Fairbanks (CFISD, por sus siglás en inglés) al noroeste de Houston. El hombre perdió su trabajo cuando fue acusado del crimen.

Ahora, el expolicía Bastida deberá pasar el próximo decenio de su vida en una prisión del Sistema de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés) a la que sólo van agresores sexuales, según lo determinó la juez en su veredicto.

En septiembre de 2018, Bastida conoció a su víctima por medio de la red social Meet Me y se presentó con el nombre de Jay, según consta en los documentos del caso consultados por MundoHispánico en Texas, y a partir de ahí establecieron una relación.

Durante sus charlas, en un momento la pequeña le mandó fotos desnuda al hombre. Aunque no se sabe si ella lo decidió o si él se las pidió.

Bastida vivía entonces en el vecindario de Cypress, al noroeste de Houston, y la pequeña residía con su familia totalmente al otro lado de la ciudad en Deer Park, al sureste del área metropolitana.

Luego de que Bastida recibió las fotos de la pequeña, él la invitó a que se conocieran y mandó un auto de Uber a que la recogiera. La chica salió de su casa y se fue. Su familia, cuando notó su ausencia, la reportó como desaparecida el lunes 1 de octubre del año pasado.

El hombre esperó a la niña en su departamento y luego la llevó a un motel sobre la desplobada y boscosa calle Huffmeister Road en Cypress. La niña le dijo que no quería tener relaciones sexuales, pero el hombre de todos modos abusó de ella.

La chica declaró posteriormente a las autoridades que concedió el abuso sexual porque en ese momento sintió temor por su vida.

Jorge Luis Bastida, al momento de escribir esta historia, estaba en la Cárcel del Condado de Harris a la espera de ser trasladado a la prisión en la que pasará los próximos 10 años de su vida por el abuso sexual de una niña. (Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Harris)

Bastida, además de violar en repetidas ocasiones a la menor, grabó todo con su teléfono celular. Las imágenes del abuso sexual se usaron como evidencia en la corte.

En su desgarrador testimonio, la pequeña explicó que Bastida la empujó boca abajo contra la cama y la sujetó con fuerza por el cuello mientras consumaba el abuso sexual. Eso lo hizo varias veces y con violencia.

A la mañana siguiente, Bastida se vistió para irse a su trabajo como policía y, antes de dejar el cuarto, le dio algo de dinero para que se comprara dulces, según relató la menor.

La niña, en estado de conmoción llorando, dejó la habitación y pidió asistencia del empleado de recepción quien llamó a las autoridades. En un hospital de la zona los médicos determinaron que efectivamente la chica acaba de padecer un brutal abuso sexual.

Expolicía sentenciado por el abuso sexual de una niña de 12 años en Houston.

Agentes de la División de Delitos Sexuales de la Oficina del Alguacil del Condado de Harris (HCSO, por sus siglas en inglés) tomaron la investigación del caso, siguiendo la pista del contacto por medio de la red social Meet Me al revisar el iPad de la niña, y así fue cuando descubrieron que el agresor era el policía hispano.

En la investigación también se sumaron agentes del Departamento de Policía de Deer Park (DPPD, por sus siglas en inglés).

Con base a los exámenes médicos y las conversaciones entre el hombre y la chica como pruebas fundamentales, los agentes solicitaron entonces a la juez Harmon una orden de arresto en contra de Bastida.

Otra de las pruebas que presentaron los fiscales fue el video de las cámaras de seguridad del motel en el que se ve al hombre y a la pequeña caminando hacia el cuarto donde se cometería el abuso sexual.

La juez, para proteger a la pequeña, decidió que algunos de los documentos del caso no fueran puestos a disposición para consulta pública.

El crimen de Jorge Luis Bastida sacudió a la comunidad en Houston a tal punto que incluso la misma Kim Ogg, Fiscal de Distrito en el Condado de Harris, emitió un sorprendente comunicado sobre la sentencia que recibió el expolicía hispano.

“Hizo un juramento para proteger a los niños. Prometió proteger y servir a una de nuestras poblaciones más vulnerables y, en cambio, explotó y violó a una niña. Él (Bastida) le robó su infancia”, dijo Ogg en su comunicado, en algo totalmente inusual, pues la fiscal no suele emitir sus opiniones sobre un caso en particular que sea perseguido por su oficina.

Hasta el momento de escribir esta historia, Jorge Luis Bastida continuaba detenido en la Cárcel del Condado de Harris a la espera de ser trasladado a la prisión del TDCJ en donde deberá pasar la próxima década.

Sus problemas no se le terminan cuando cumpla su sentencia, pues su crimen lo perseguirá toda su vida.

Cuando el expolicía Bastida salga de presidio, el hombre deberá vivir el resto de su vida como un agresor sexual registrado al querer rentar departamento, solicitar trabajo y todas sus actividades serán supervisadas por el Departamento de Seguridad Pública de Texas (TxDPS, por sus siglas en inglés) vaya adonde vaya.

 

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado