Estafas con falso billete de lotería a plena luz del día en Atlanta

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

Quizás apelando a la costumbre de los hispanos de no negar ayuda al prójimo y más cuando le ve la necesidad reflejada en sus ojos, dos mujeres presumiblemente latinas han plagado de tristeza y desdicha a varios hogares de Atlanta al engañar a personas y robarles miles de dólares tras convencerlas de que eran ganadoras de un billete de lotería, para lo cual demandaban su ayuda con el fin de obtener el dinero.

Tres hechos ocurrieron en días pasados en las ciudades de Chamblee y Norcross, en los cuales el denominador ha sido el mismo. Los responsables usan el mismo modus operandi -un billete falso de lotería- y han escogido a sus víctimas al parecer con suma precisión: mujeres hispanas que iban o salían de su trabajo y que caminaban hacia la parada del autobús.

Por un poco de dinero

El más reciente de los casos sucedió en las cercanías de la Buford Hwy. y la Clairmont Road, donde una inmigrante hondureña con 13 años en EE.UU. fue confrontada por una mujer mayor de 60 años. Salía de su trabajo, después de ocho largas horas. “Una señora flaquita se me acercó y me preguntó si conocía a unos abogados”, contó a MundoHispánico la hispana, que prefiere el anonimato por no tener documentos legales.

“Yo le dije que no, pero al momento se fue acercando una muchacha de unos 30 años y le preguntó por qué necesitaba a esos abogados. La señora le respondió que se había ganado un billete de lotería y necesitaba que ellos le ayudaran a sacarlo pues no tenía papeles, a lo que enseguida comentó que ella y yo podíamos serle de ayuda si no los encontraba”, recordó. Y entonces comenzó su suplicio.

TE PUEDE INTERESAR: Compañeros de trabajo reclaman $437 millones del Mega Millions en Nueva York

Convencida de que ese día se ganaba unos cuantos miles de dólares por ayudar a una desconocida a cobrar un premio millonario de la lotería, la hondureña se montó en una van de color blanco que manejaba la joven. En el lugar donde abordaron a la señora timada y donde luego estacionaron para “ver cómo íbamos a hacer” no hay cámaras de seguridad, según comprobó luego MundoHispánico, algo que las mujeres sabían.

ES TENDENCIA: [brid video=”383433″ player=”14557″ title=”Muere Olivia Garca actriz que interpret a Patty en el “]

Con el transcurrir del tiempo las circunstancias fueron cambiando. Una vez en el carro, la supuesta ganadora del premio realizó una llamada a un número que habría estado en el billete. Le respondió un hombre, que en perfecto español le confirmó que los números ganadores coincidían con su boleto y que como era indocumentada podía llevar personas que lo sacaran por ella, pero debían poner un depósito de 20 mil dólares.

“Yo lo escuche todo, estaba el teléfono en altavoz”, dijo la hondureña, que aún no dudaba de malas intenciones. “Yo dije que sí y me llevaron a mi casa. Solo tenía mil dólares y mis joyas valoradas en dos mil dólares, pero la joven me dijo que una amiga le podía prestar el resto, pues era solo para un momento y llamó a otra mujer -también la puso en altavoz-, quien le dijo que sí, que pasáramos por su casa, y allá fuimos”, recordó.

Al acercarse a la residencia de la supuesta amistad, le pidieron que fuera a por el resto del dinero. Y así hizo. “Llegué, me paré frente a la puerta y salió una señora americana, que no sabía de lo que yo hablaba. Regresé rápido y ya no estaban. Entonces supe que me habían robado en mi cara y para colmos no sabía siquiera dónde estaba. Solo me quedó mi bolso y mi teléfono, de puro milagro”, dijo con una mezcla de dolor y rabia.

TE PUEDE INTERESAR: EXCLUSIVA: Policía arresta en plena calle a hispano “racista”

Lamentablemente, no reportó el hecho a las autoridades pues tanto ella como su esposo carecen de documentos legales y es mayor el temor de una aprehensión y posterior deportación a la urgencia de denunciar un delito como este, hasta ahora impune.

Manos peligrosas

Casi una semana antes una guatemalteca iba como de costumbre para su trabajo y en su camino a la parada del autobús una señora entabló conversación con ella. No faltó la pregunta sobre unos abogados. “No conozco a los Linares”, le dijo la mujer, pero le ofreció su disposición para ayudarle a encontrarlos. “Si trabajan en Plaza Fiesta como usted dice, yo voy para allá y me puede acompañar”, le sugirió amablemente.

ES TENDENCIA: [brid video=”383415″ player=”14557″ title=”Ana Mara Canseco en entrevista con Keyla Medina”]

Ya en la parada, el autobús no pasaba, cuando otra mujer se acercó. “La señora me insistía en que le preguntara sobre los abogados y yo no lo hice, entonces ella mismo le inquirió y quedaron hablando”, recordó. “Como mi autobús llegaba y vi que ya alguien podía ayudarle intenté irme, cuando se me acercó la primera mujer y me dio la mano para agradecerme. Ahí comencé a sentir que perdía el control”, aseguró.

A partir de entonces las memorias de la mujer son un tanto borrosas. En una entrevista con MundoHispánico hace énfasis en ello todo el tiempo. Recuerda vagamente que ambas mujeres la tomaron fuerte de sus manos y la subieron a un auto, al cual no pudo verle la placa; ni sabe siquiera el modelo. Había perdido el control por completo, aseveró.

Empezó a volver en sí en la noche, cuando “tenía un fuerte dolor de cabeza y no sabía la razón”, comentó. Solo el cuñado pudo aclararle un poco la mente, pues él estaba en casa cuando ella horas antes había entrado y salido presurosamente. Todo indica que fue para tomar el dinero y dárselo a las señoras. “Les entregué 4,500 dólares y mis joyas”, dijo y no recuerda cuándo, cómo y por qué lo hizo. Está convencida de que fue drogada.

TE PUEDE INTERESAR: Fallo de Corte Suprema de Georgia beneficiará a conductores

Sin embargo, en un video publicado en Youtube antes de la entrevista, se ve a la mujer engañada conversando con dos personas, a cuya casa fue a pedir el dinero para completar el depósito para cobrar el billete. La misma historia del caso anterior: le dijeron del boleto, del dinero para sacarlo, del préstamo para completarlo y mientras iba a por él desaparecieron, sin dejar rastros.

Las autoridades fueron puestas al corriente y un oficial del condado de DeKalb se personó en su domicilio. Sin embargo, la denuncia no fue tomada pues el uniformado le dijo que ella había entregado el dinero con sus propias manos, como una donación.

10 Mil a cambio de un premio mayor

Desde noviembre de 2018 la Policía de Norcross tiene archivado un caso de supuesta estafa, con elementos comunes a los expuestos anteriormente. La diferencia es que las dos mujeres buscaban un apartamento por un vecindario, cuando se encontraron con una anciana de 67 años, a quien le preguntaron.

La señora se ofreció a ayudarles y se montó con ellas en el automóvil, donde surgió el tema del boleto de lotería.

ES TENDENCIA: [brid video=”383412″ player=”14557″ title=”Uber cree que los taxis voladores estarn listos de 5 a 10 aos”]

La sargento Arelis Rivero, del Departamento de Policía de la ciudad, comentó a MundoHispánico sobre el caso, que no ha tenido seguimiento pues la denunciante no ha sido localizada luego de presentar el reporte. Solo saben que les entregó 10 mil dólares, pues los necesitaban para pagar los impuestos del premio, dijo al llamar a los oficiales. Luego la dejaron en una tienda y desaparecieron con el dinero. Hasta el día de hoy.

Consejos útiles

De la buena costumbre de hacer el bien sin mirar a quien, heredada de la idiosincracia hispana, muchos se han asido para engañar a los buenos samaritanos. La práctica -que es el criterio de la verdad- indica que se deben tomar precauciones antes de ofrecer auxilio a quien no conocemos y nos lo demanda. O sea, sin perder de vista la buena voluntad de ayudar, ser precavidos y tener todos los sentidos en función de ello.

Así lo aconseja la sargento Rivero, quien hace particular hincapié en no abordar autos con desconocidos o entregarles grandes sumas de dinero y mucho menos llevarlos a las casas. “En cuanto a las personas sin documentos legales, que no tengan temor de denunciar. Que les pidamos sus datos no significa que es para arrestarlos sino para ponerlos en el reporte. Las víctimas tienen derecho, con o sin papeles”, remarcó.

Estos tres casos demuestran que las estafas están al orden del día y que los hispanos no escapan a ellas; al contrario, pareciera como si fueran las víctimas escogidas. Sea por el don natural para la ayuda a quien lo requiera o por la indefensión que supone no tener un estatus legal. Entretanto, las malhechoras siguen en las calles, de seguro prestas para acometer su próximo crimen, a la vista de todos, a plena luz del día.

El periodista Carlos Moreno/MH colaboró con este reportaje.

ES TENDENCIA: [brid video=”383409″ player=”14557″ title=”Enorme tormenta invernal pone en jaque a 39 estados del pas Daily Mail)”]

Etiquetas: ,