Escuelas adoptan reconocimiento facial para evitar COVID

El virus del covid continúa causando estragos en el mundo. Entre las instituciones más afectadas se encuentran los centros educativos (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

El virus del covid continúa causando estragos en el mundo. Entre las instituciones más afectadas se encuentran los centros educativos, motivo que ha orillado a las autoridades a idear planes para reducir el riesgo de contagios entre los alumnos y el personal de las escuelas.

¿Podrá el reconocimiento facial evitar los contagios por covid? ¡Descúbrelo aquí!

  • ¿Cómo se enfrentan las escuelas ante un posible brote de COVID? Descubre cómo funciona el reconocimiento facial en los centros educativos
  • Se trata de un dispositivo de costo elevado, por lo que las autoridades aún consideran la posibilidad de implementarlo en algunos distritos
  • Además de prevenir contagios, el dispositivo podría ser utilizado con diferentes fines, entre los que destaca la seguridad de los alumnos

De acuerdo con un reporte del portal Wired y The New York Times, el reconocimiento facial podría ser la respuesta para garantizar un retorno seguro a las aulas y evitar contagios masivos por covid.

En el reporte, se dio a conocer que una escuela de Rio Rancho, en el estado de Nuevo México, se encontraba en trámites de aprobar un presupuesto para adquirir un equipo especializado de reconocimiento facial.

El dispositivo, una tableta, está diseñado para analizar a los estudiantes y determinar, por medio del reconocimiento facial, si estos presentan síntomas de covid, como la fiebre.

El aparato es comercializado por la compañía OneScreen, especializada en proveer a las escuelas con tecnología educativa como pizarrones electrónicos o aplicaciones de pase de lista.

En este sentido, OneScreen ha aprovechado sus recursos tecnológicos para crear un nuevo aparato que sea capaz de analizar la temperatura de las personas y detectar cuándo algún estudiante o miembro del staff no se encuentra usando el cubrebocas.

Para las autoridades escolares, esta característica resulta invaluable, por lo que han considerado seriamente adquirir este equipo.

Sin embargo, uno de los puntos a considerar es que este tipo de dispositivo tiene un costo elevado, que asciende a 161,000 dólares americanos por un kit de 71 aparatos.

Si bien el precio es considerado elevado, este tipo de tecnología podría resultar eficaz en el proceso de reintegración a las aulas, toda vez que las escuelas podrán realizar un análisis más detallados de las condiciones de salud de los estudiantes antes de que estos ingresen a la escuela.

De acuerdo con Wired, otro de los posibles beneficios es que, una vez pasada la pandemia, los equipos adquiridos podrán servir para otros intereses.

Se espera que con las vacunas el riesgo de contagio disminuya dramáticamente; en este escenario, las tabletas de reconocimiento facial podrían hacer más seguro el ambiente escolar al detectar cualquier tipo de visitante no autorizado en las inmediaciones educativas.

Para Catherine Cullen, la idea no resulta del todo atractiva. Cullen consideró que hay muchas cuestiones que podrían estar en contra de este invento, “particularmente en lo que concierne a la privacidad del estudiante, a las libertades civiles y al almacenamiento y cuidado de los datos.”

En junio pasado, la urgencia era garantizar un retorno seguro a las aulas por medio de estos dispositivos, siendo el principal temor un rebrote que obligara al cierre de las escuelas.

Hasta ahora, Rio Rancho ha sido una de las pocas escuelas en adquirir cámaras termales con herramientas de reconocimiento facial por medio del CARES Act, una ley que dotó de 13.2 mil millones de dólares para ayudar con la reapertura de las escuelas.

Aunque el reconocimiento facial no es un requisito para estos dispositivos, la realidad ha indicado que se trata de una herramienta atractiva al momento de comercializarlos.

Por supuesto, el debate no se hizo esperar con respecto a la utilidad del reconocimiento facial en las escuelas.

Mientras que los aliados de las libertades civiles sería un “Caballo de Troya”, en el sentido de que esta medida podría ser el principio del uso de herramientas más invasivas; así lo mencionó Shonita Parthasarathy, profesora de políticas públicas de la Universidad de Michigan.

La profesora declaró que “Es un caballo de Troya. Hoy son las cámaras termales, en seis horas el reconocimiento facial y quién sabe qué sigue después.”

Foto: Shutterstock

¿Es el reconocimiento facial la herramienta más útil para combatir COVID en las escuelas?

Los estudios más recientes han demostrado que el reconocimiento facial no es una herramienta capaz de marcar la diferencia, al menos cuando se trata de monitorear la temperatura corporal de las personas.

Así, se recomienda utilizar termómetros convencionales u otros dispositivos electrónicos para realizar tomas de temperatura a la entrada de las escuelas para tener un mejor manejo de los síntomas entre la comunidad educativa.

Las autoridades escolares, sin embargo, hacen énfasis en que la utilidad de este tipo de dispositivos tiene más que ver con la eficiencia, puesto que es más sencillo realizar un reconocimiento facial por medio de una tableta.

Esto se debe a que este dispositivo puede ser configurado para permitir o prohibir de manera automática la entrada a un sitio determinado, tomando como punto de partida el análisis realizado por la máquina.

Trent Goff, superintendente de las escuelas Booneville de Arkansas, aseguró que “Es muy simple usarlas y parece ser que resultaron cómodas para todos.”

Este distrito pagó seis equipos valuados en 2,500 dólares, que fueron comprados a la compañía Alibi, con sede en Austin, Texas.

Los dispositivos adquiridos son capaces de realizar reconocimiento facial, además de detectar temperaturas por medio de un aparato que toma la temperatura del antebrazo.

Goff, por su parte, determinó que la utilidad de las tabletas es más favorable que la de los escáneres térmicos, ya que con las primeras el staff no tiene necesidad de acercarse a una corta distancia de los estudiantes para medir la temperatura.

Foto: Shutterstock
Continua artículo relacionado