Confiesa haber “esclavizado” a migrantes guatemaltecos bajo amenaza de deportarlos

Redacción MundoHispánico
Actualizado en

  • Confiesa haber sometido a trabajos forzados a migrantes guatemaltecos bajo amenaza de deportarlos.
  • Concepción Malinek tenía a los inmigrantes hacinados en el sótano de la casa.
  • Ayudó a varios inmigrantes de Guatemala a ingresar a EEUU para cobrarles la deuda bajo amenaza de deportarlos.

Concepción Malinek, una mujer de 50 años de Guatemala naturalizada, de la ciudad de Cícero, cerca de Chicago, se declaró culpable este martes de haber sometido a trabajos forzados a inmigrantes guatemaltecos durante 10 años, según el Chicago SunTimes.

Para ello, los mantenía “esclavizados” y les obligaba a pagar fortísimas sumas de dinero para ayudarlos a entrar a EEUU, informó la Fiscalía Federal.

Malinek ya había sido detenida en marzo de 2019 por agentes federales cuando se encontraron hacinados en el sótano de su casa a 19 adultos y 14 niños inmigrantes (el menor de 18 meses) que vivían en condiciones deplorables.

El hallazgo se produjo después de que se presentara una denuncia en su contra por una de las víctimas, que vivía en el sótano con su esposa y dos hijos preadolescentes, ante la Oficina Federal de Investigaciones (FBI)…  pero no fue hasta ahora que la mujer confesó.

Y cuando admitió su culpabilidad este martes, la mujer reveló que ayudó a varias personas a ingresar a los Estados Unidos entre 2009 y 2014 con la intención de cobrarles tarifas por ello y exigirles el pago bajo amenaza deportarlos.

Confesó también que ayudó a algunos de los indocumentados a obtener identificaciones fraudulentas. De hecho, la CBS de Chicago publicó que, de acuerdo con la acusación fiscal, a una niña de 15 años le dieron una identificación figurando que tenía 27 años para que pudiera trabajar en la fábrica.

Según este mismo medio, el esposo de Malik dijo que nunca supo ni sospechó de las actividades de su esposa.

Esclavizaba guatemaltecos bajo amenaza de deportarlos (FOTOS)

Esclavizaba guatemaltecos bajo amenaza de deportarlos – Malinek. Foto: SHERIFF DEL CONDADO KENDALL

La policía federal reveló que Malinek pasó casi una década atrayendo a personas en dificultades desde su tierra natal de Guatemala a su casa en Cicero con la promesa de una vida mejor.

Pero una vez que los había hecho pasar la frontera a EEUU, los $5,000 que les había dicho costaría el ingreso en Estados Unidos, aumentaba a entre $18,000 y $42,000.

Para pagar semejante deuda, Malinek supuestamente obligó a la mayoría de los guatemaltecos a trabajar en una fábrica quedándose con una gran parte de su salario mensual.

Los tenía esclavizados en su sótano hasta que podían terminar de pagar la deuda con ella. Si se negaban, los amenazaba con deportarlos y terminar de una con su sueño americano.

Los inmigrantes vivían todos juntos en el sótano, donde el fiscal dijo que los agentes del FBI encontraron condiciones “deplorables”, incluyendo moho, cucarachas, aguas residuales acumuladas, colchones “por todas partes” y niños infectados con piojos.

Esclavizaba guatemaltecos bajo amenaza de deportarlos (FOTOS)

Esclavizaba guatemaltecos bajo amenaza de deportarlos. Casa donde Malinek tenía alojados en el sotano a los inmigrantes de Guatemala – Foto Twitter Chicago Sun-Times @Suntimes

Parente también alegó que una vez, el hijo de dos años de dos de las víctimas de Malinek supuestamente se quemó la cabecita con té caliente, pero la mujer no permitió a los padres llevar a niño a un hospital para que recibiera tratamiento médico. En su lugar, les dio salsa de tomate para las quemaduras.

Robert Rascia, abogado de Malinek, insistió en que ella “no utilizó violencia, fuerza física o amenazas de violencia o fuerza para obligar a nadie a trabajar para ella, a pagar sus deudas pendientes ni a seguir viviendo en su casa”.

“Cada uno de los invitados (de Malinek) aceptó voluntariamente celebrar este acuerdo y permanecieron voluntariamente en su casa sin que nadie les impida irse”, escribió Rascia en su propia presentación judicial a principios de este año.

Según las acusaciones, los adultos eran obligados a darle a Malinek casi el 50% de lo que recibían como pago por su trabajo en una fábrica de la ciudad de Romeoville, estado de Illinois.

De esa forma es que la mujer pretendía cobrarles a los inmigrantes sumas desorbitadas como deuda por haberlos ayudado a entrar en los Estados Unidos y como pago por gastos cotidianos de comida, teléfono y transporte al y desde el trabajo.

Seguir Leyendo

Search

+