Equipo de baloncesto de Fresno tuvo encuentro con Kobe antes de su muerte (FOTOS)

El equipo de baloncesto de Fresno, California tuvo un emotivo encuentro con Kobe Bryant menos de 24 horas antes de su muerte.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • El equipo de baloncesto de Fresno, California, tuvo un emotivo encuentro con Kobe Bryant menos de 24 horas antes de su muerte.
  • La noticia “simplemente aplastó el corazón de los niños”, indicó el padre de un jugador del equipo.
  • “El gimnasio estaba en silencio excepto porque todos lloraban desconsolados. Fue un momento realmente difícil”, indicó una jugadora.

El equipo de baloncesto EBO de Fresno tuvo un emotivo encuentro con Kobe Bryant horas antes de su muerte, reseñó Your Central Valley.

El equipo conformado en su mayoría por niños de 10 años de edad, posó para una foto con Kobe el sábado en la Academia de Baloncesto de Mamba en California.

Las sonrisas se transformaron en lágrimas y dolor horas más tarde cuando se enteraron de la fatídica noticia de que su ídolo había fallecido en un accidente de helicóptero.

“Tener esa interacción y luego fallece el día siguiente del encuentro”, dijo el padre de uno de los niños, Demetrius Porter. “Simplemente aplastó el corazón de los niños”.

El equipo viajero tuvo un encuentro único e histórico con quien es considerado una leyenda y la realeza de la NBA.
“Papi, papi”, dijo Porter al recordar lo que gritó su hijo en el momento del encuentro. “Kobe está por allá, vamos a tomarnos una foto con él”, recordó.

Momentos después, Kobe abrazó al equipo mientras posaban para la cámara.

“Yo estaba alucinando, no podía creer que nos hubiéramos tomado una foto con Kobe”, dijo el jugador de EBO Andy Miller. “Le estaba enviando mensajes de texto a mis amigos, diciéndoles que acababa de tomarme una foto con Kobe Bryant y ellos no podían creerlo”.

Al mismo tiempo, Saiya Sidhu, quien juega para el equipo Fresno Lady Heat, se estaba preparando para enfrentarse a la hija de Kobe.

“Estábamos todas tan emocionadas y pensé que definitivamente iba a cubrir a Gigi”, dijo Sidhu.

El enfrentamiento fue extremadamente especial para Sidhu, quien conoció a Kobe en 2015 durante su Campamento de Habilidades Mamba.

“Él está justo allí”, dijo Sidhu. “Fue una locura. Me refiero, hombro con hombro. Estaba impresionada”.

El ambiente en la habitación cambió el domingo por la mañana cuando se supo que Kobe, su hija y otras siete personas murieron en el accidente aéreo en la ciudad de Calabasas.

“El gimnasio estaba en silencio excepto porque todos lloraban desconsolados. Fue un momento realmente difícil”, dijo Sidhu.

De lado a lado, los competidores se unieron para arrodillarse en la cancha central en su honor. Recordaron su legado y mantuvieron a sus seres queridos un poco más apretados.

“Probablemente fue el momento más poderoso allí porque pasó del dolor al llanto profundo y me gustó que todos entendieran lo valiosa y frágil que es la vida”, relató uno de los presentes.

Por otra parte, la numerosa comunidad latina de Los Ángeles llora la muerte de la estrella de baloncesto Kobe Bryant con el mismo dolor de cuando se trata de un familiar cercano, dado el cariño mutuo latente y que quedó reflejado cuando el jugador de los Lakers aprendió a hablar español, reseñó la agencia Efe.

“Se murió alguien de nuestra familia, no creo que no haya una sola casa de latinos en Los Ángeles donde no haya una foto de él”, dijo a Efe entre lágrimas Eddy Ascencio, de 24 años de edad y uno de los cientos que se han congregado en las puertas del Staples Center, la casa de los Lakers.

“La mañana del lunes cuando desperté esperaba que todo fuera un sueño y que Kobe estaría aún vivo”, confiesa este joven de raíces guatemaltecas, mientras pone flores en altares improvisados en los exteriores del coliseo angelino, algunos de ellos de la Virgen de Guadalupe.

Los sentimientos de incredulidad los comparte Ivonne Méndez, una hispana que viajó casi 60 millas (90 kilómetros) desde la ciudad de Riverside para poner una corona en forma de corazón cerca de la foto del jugador y de su hija de 13 años, Gianni, muertos los dos el domingo en un accidente de helicóptero junto a otros siete ocupantes.

Casi sin poder controlar el llanto la mujer dijo a Efe que siguió la carrera de la “Mamba Negra”, como era conocido Bryant, desde que llegó a Los Ángeles y quien logró cinco campeonatos de la NBA.

“Era una inspiración, no solo como jugador, a mi como empresaria me enseñó mucho y creo que para nuestra comunidad latina es una gran pérdida”, recalcó la mujer de 59 años de edad.

El vínculo del exjugador de la NBA, y doble oro olímpico (Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres en 2012), se ganó el corazón de los latinos desde que llegó a la ciudad, una relación que según él mismo aseguró era un sentimiento recíproco.

“Significan todo para mi”, dijo Kobe refiriéndose a los hispanos en la conferencia de prensa tras su último juego en 2016.

“Cuando llegué aquí esos fans (los latinos) fueron los que me abrazaron más, con mucha pasión, entonces yo les dije, denme dos o tres años y yo voy a hablar un poquito de español”, explicó en ese entonces.

El mexicano Rodolfo García fue testigo de ese respeto que la estrella de la NBA le tenía a la cultura hispana y al idioma español.

El inmigrante es el administrador del restaurante El Camino Real, en la ciudad de Fullerton, donde tradicionalmente el jugador llegaba a deleitarse con la comida mexicana.

“El siempre le decía a sus hijas que hablaran español, y con nosotros siempre se esforzaba en hablar en nuestro idioma”, indicó García a Efe.

García, quien trabaja desde 1993 en el restaurante especializado en platos mexicanos, cuenta que Kobe llegó al lugar de la mano de su esposa Vanessa, una mujer de origen mexicano, y que desde ese momento se volvió un cliente recurrente del lugar.

“Era una persona muy sencilla, cuando la gente lo veía les decía déjenme terminar de comer y me tomo las fotos que quieran y así lo hacía, y siempre saludaba a todos”, relata, mientras se le quiebra un poco la voz.

Las tostadas de carne asada era el plato favorito de Kobe, asegura García, quien muestra con orgullo una de las primeras fotos que se tomó con el jugador y que guarda como un tesoro.

“Yo lo sentía como un mexicano más, nos va a hacer mucha falta al igual que su hija, que era muy educada y humilde”, añade.

Continua artículo relacionado