Película colombiana ‘Pájaros de verano’ viene a seducir al público estadounidense

La película colombiana Pájaros de verano, que se adentra en la cuna del tráfico de drogas en Colombia a través de la historia de una familia wayúu que sucumbe ante la avaricia que despierta en ella la “bonanza marimbera”, se estrenó el 13 y 15 de febrero en Nueva York y Los Ángeles, y llegará al resto del país, incluyendo Atlanta, el 8 de marzo.

Desde que la cinta fue ovacionada durante la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes en mayo de 2018, sus realizadores Ciro Guerra y Cristina Gallego (productora de los tres largometrajes anteriores de Guerra) no han parado de viajar por el mundo presentándola en el circuito de muestras cinematográficas, incluyendo una función que brindó la serie ¡CineMás! del Atlanta Film Society en noviembre pasado.

En Pájaros de verano, José Acosta y Natalia Reyes interpretan a Rapayet y Zaida, la joven pareja wayúu y cuya historia de amor surge y sucumbe ante la vorágine de la “bonanza marimbera”, época de 1975 a 1985 cuando en Colombia se produjo gran cantidad de dinero gracias al tráfico ilegal de mariguana. Foto: The Orchard.

“Estamos muy agradecidos del recorrido que ha tenido la película desde que la presentamos en el Festival de Cannes y cómo ha generado entusiasmo y cómo la gente se ha conmovido alrededor del mundo. Es impresionante cómo gente de culturas muy diferentes y países lejanos logra emocionarse”, dijo Guerra a MundoHispánico. “Nos emociona mucho también el recibimiento que tuvo en Colombia donde es un gran éxito. Y bueno, ahora contentos de que la película salga en los cines de Estados Unidos”, agregó.

Así como lo hizo en El abrazo de la serpiente, su anterior y muy aclamada cinta, en Pájaros de verano Guerra prosigue la línea ancestral y resistencia de los pueblos indígenas de su tierra para mantener vivas sus tradiciones. Inspirados en hechos, Guerra y Gallego retratan en su nueva obra esta trágica historia, ambientada en los años 70 y 80, donde la codicia, la pasión y el honor chocan y estalla una guerra que pone en peligro a la comunidad wayúu.

RELACIONADO: Familia de hispano que murió “por culpa de borracho” rompen el silencio

“Nos parecía que las historias que nos contaban quienes habían sobrevivido la bonanza marimbera deberían tener como escenario el de una gran película de gánster que no había sido contada”, explicó Gallego. “Si bien la sociedad wayúu es muy tradicional, también es profundamente capitalista y tenía figuras que nos hacían pensar en el cine de gánster como el ‘palabrero’, la figura que lleva los acuerdos dentro de estos clanes”, sumó la realizadora.

Pájaros de verano es una historia muy fascinante que los wayúu querían compartir con el mundo porque es una parte muy importante de su memoria y es una historia de la cual todo mundo debería aprender”, Ciro Guerra, cineasta colombiano

Para contar esta extraordinaria historia, los realizadores usaron elementos del cine de gánster y el cine noir con pinceladas del realismo mágico. Y al hablar del tono de tragedia griego en que está contada Pájaros de verano, Gallego relató que conforme iban investigando se les abrían más puertas.

Para Ciro Guerra y Cristina Gallego (centro) rodar Pájaros de verano en la zona desértica colombiana de La Guajira representó una serie de retos como tormentas de arena, inundaciones y tormentas eléctricas. Foto: Mateo Contreras/The Orchard.

“En un principio queríamos contar esa película en forma de tragedia, ¿no?, tenía los códigos de la tragedia y a medida que íbamos investigando la comunidad wayúu nos dimos cuenta de que esta sociedad estaba relacionada con el mundo del realismo mágico y con el mundo garcíamarqueano”, indicó la realizadora y productora. “Entonces también de ahí salió la idea de toda esta creación y la dramaturgia de la película que tiene todas estas fuentes que de alguna manera mezclamos y salió la película como resultado de ella”, agregó Gallego.
La cinta acierta, y le debe gran parte de su majestuosidad, al mostrar con un elegante lenguaje lírico y visual las ancestrales costumbres del pueblo wayúu en medio de escenarios naturales donde la aridez y los silencios son mágicos.

“La comunidad wayúu es el pueblo indígena más grande de Colombia e históricamente ha vivido en el desierto de La Guajira, donde los recursos son muy escasos. Han logrado superar los conflictos a través de la palabra y ese equilibrio le permite a la sociedad existir y florecer”, indicó Guerra. “La llegada de la marihuana, que en el fondo es la llegada del capitalismo más salvaje, transformó a la comunidad y puso en peligro su cultura ancestral”, ahondó.

Argumento de Pájaros de verano

La película inicia con una ceremonia ancestral wayúu en la Guajira colombiana: la mayoría de edad de la adolescente Zaida (Natalia Reyes) y su presentación en su comunidad como joven casadera. Con cantos en su lenguaje original, Úrsula Pushaina (Carmiña Martínez), la madre de la joven y matriarca de la familia, la prepara para el ritual que incluye un baile. Ahí aparece Rapayet (José Acosta), un joven jornalero de una familia de abolengo en la comunidad, pero de poca fortuna que desea desposar a Zaida. Debe conseguir una dote dictada por Úrsula, que incluye decenas de vacas, otros animales de granja, y varios collares según lo demanda la norma wayúu.

Durante la quinta edición de los galardones Fénix del Cine Iberoamericano, que premia a lo mejor del cine de Latinoamérica, España y Portugal, y celebrado en noviembre pasado, Pájaros de Verano recibió tres estatuillas: Mejor Largometraje de Ficción, Mejor Actriz y Mejor Música Original. Por su rol de Úrsula Pushaina, la matriarca de la cinta que representa genuinamente la intimidad y la naturaleza de la mujer wayuú, la colombiana Carmiña Martínez (centro) obtuvo el Fénix. Foto: The Orchard.

Rapayet y su amigo Moisés (Jhon Narváez) son jornaleros que ganan la vida vendiendo licor y café. Accidentalmente se topan con jóvenes estadounidenses de los Cuerpos de Paz que buscan, inocentemente, mariguana para relajarse. Rapayet ve la oportunidad de hacer dinero, para llevar la dote a la familia de su amada, comprándole mariguana a su primo Aníbal (Juan Bautista) para revendérsela a los norteamericanos. Tras casarse, Rapayet continúa con el negocio, pero ahora con traficantes estadounidenses, cuyas ganancias le permiten a él, a su familia y a su amigo prosperar.
Conforme pasa el tiempo, la avaricia se apodera de Moisés, lo que desencadena traiciones, venganzas y una lucha sanguinaria que desmorona los sueños de Rapayet y su familia.

Pájaros de verano

Cuando: Desde el 8 de marzo
Donde: United Artists Tara Cinemas, 2345 Cheshire Bridge Rd., Atlanta y Plaza Theatre, 1049 Ponce de Leon Ave., Atlanta.
Info: www.birdsofpassage.film/tickets

 

 

Top Stories