Cómo enseñar a nadar a un niño sin que tenga miedo

Alcanzar los brazos del otro

Para este juego se requieren de dos adultos en los que tu hijo tenga plena confianza. Este ejercicio será el primero en el que estará por breves segundos sin el apoyo de los brazos de un adulto, por lo que es importante que lo apliques cuando sientas que el niño está preparado para hacerlo.

 

Los dos adultos se ponen de frente a una distancia corta, según la edad del niño y uno de ellos lo empuja de frente para alcanzar los brazos del otro.   El cuerpo del niño no debe quedar horizontal al agua porque puede hundir su cara y es posible que eso lo asuste.  Su cara y su pecho deben hacer un ángulo de aproximadamente 45 grados respecto al agua.   Recuerda siempre contar hasta 3 en voz alta para que tu hijo esté preparado, dale un impulso y deja que el otro lo reciba.

Si has logrado llegar hasta acá con todos los ejercicios, estás listo para entrar en la piscina con el debido cuidado, pues el niño ha perdido el temor al agua pero aún debe aprender a nadar y para ello es recomendable que le enseñe un experto ¡Ahora están listos para divertirse juntos!

 

Seguir leyendo: Previous page

Seguir leyendo:
< Regresar

Search

+