Cómo enseñar a nadar a un niño sin que tenga miedo

Iniciando los bucitos

Lo primero que debes hacer es sumergirte y mostrarle cómo se hace. Debes explicarle claramente que no debe aspirar agua y de ser posible, aplicar la técnica de las burbujas mientras se encuentre sumergido.  Ponte de frente a él, sujetándolo de forma segura, tomen juntos una bocanada de aire y a la cuenta de 3 que dirás en voz  alta para que él se encuentre preparado, se sumergen y salen de forma inmediata.

Asegúrate de que lo primero que vea al salir sea tu expresión sonriente y triunfante.  Si lo ha logrado ¡felicítalo! Pueden ir subiendo el tiempo sumergidos poco a poco.  Si no lo ha disfrutado, cambia la dinámica y regresa a ella cuando se sienta más disponible para hacerlo.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+