Cómo enseñar a nadar a un niño sin que tenga miedo

El aprendizaje sigue a la emoción 

Según los avances de la neurociencia, uno de los factores más importantes en el proceso de cualquier aprendizaje es la emoción. El miedo y la inseguridad dificultan asimilar nuevos conocimientos y el cerebro se centra en encontrar solución a lo que nos incomoda, en vez de concentrarse en lo más importante, es que es el aprendizaje mismo ¡Asegúrate de enseñar a nadar a tu hijo sea un rato divertido!

Contar con el consentimiento del niño

De nada vale apurar al niño o enfrentarlo a retos a los que aún no está preparado. La piscina está hecha para disfrutarse y no debemos perder esta idea ni forzarlo al cumplimiento del objetivo.

enseñar a nadar a un niño

 

Empezar haciendo burbujitas con la boca

Esto es un juego divertido y lo irá entrenando en el manejo de la respiración.  Puedes utilizar un popote y después hacerlo directamente con la boca.  Lo importante es que le recuerdes respirar por la nariz y soplar con la boca.  Puedes poner una pequeña pelotita flotante y pedir que la empuje unos centímetros con las burbujas hacia un aro o una pequeña cubeta ¡el reto le encantará!

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+