Enfermedades comunes en la niñez: 10 que toda mamá debe conocer

Las enfermedades son un gran reto que se debe enfrentar siempre en la vida del ser humano, pero, cuando se es niño, los síntomas que (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
Conoce cuáles son las enfermedades más comunes en la niñez y cuáles son los síntomas que debes de tomar en cuenta para saber cuándo acudir a un médico general o especialista. A continuación, te presentamos diez de las enfermedades que más suelen presentarse en la niñez; si bien algunas de ellas suelen ser leves, es importante identificar cuál es su tratamiento y cuándo se trata de una situación urgente que requiere intervención inmediata:

Resfriado

El resfriado es una de las enfermedades más comunes en la infancia, y puede presentarse en cualquier momento, ya que se transmite por medio de virus que se transmiten con facilidad, especialmente entre las personas que habitan en un mismo espacio. Los resfriados no tienen una cura como tal, pero sí es necesario vigilar cualquier cambio abrupto en los síntomas, que pueden presentarse como dolor muscular, fiebre de leve a moderada y dolores de cabeza.

Enfermedad por infecciones de oído

Pequeño con síntomas de fiebre
Shutterstock

De acuerdo con las estadísticas, el 50% de los niños experimentarán una infección en el oído antes de cumplir los dos años; este padecimiento puede ser ocasionado por virus y bacterias que se encuentran en el medio ambiente. Entre los síntomas que se presentan, destacan: dolor de oído, fiebre, irritabilidad y dificultades para conciliar el sueño; es importante contactar al médico y evitar recurrir a remedios caseros que puedan empeorar el cuadro de la infección.

RSV

El Virus Respiratorio Sincitial es una de las enfermedades que más afectan a la niñez; en Estados Unidos, se estima que todos los niños padecerán de RSV antes de haber cumplido dos años. En cifras generales, se encuentra que de 75.000 a 125.000 niños son hospitalizados cada año por esta enfermedad. Esta afecta, principalmente, al sistema respiratorio, ocasionando síntomas parecidos al resfriado, como fiebre, secreción nasal, estornudos y tos. Ante este tipo de síntomas, se sugiere acudir de inmediato al médico para evitar que el paciente sufra neumonía o complicaciones adversas que pongan en peligro su vida.

Enfermedad por gastroenteritis

Una infante con síntomas de dolor estomacal
Shutterstock

La gastroenteritis, también conocida como ‘gripe intestinal’, es una enfermedad causada por un virus de rápida transmisión, derivando en síntomas como náuseas, vómitos y diarrea, e incluso fiebre. Por lo general, y en casos leves, los síntomas duran de uno a dos días, pero es importante que el paciente se encuentre siempre bien hidratado, especialmente si presenta vómitos y diarrea de moderadas a fuertes.

Faringitis

Los Centros para el Control y Prevención de enfermedades aseguran que, cada año, se dan entre 11.000 y 24.000 casos de faringitis en niños, especialmente cuando estos conviven con otros niños en espacios cerrados por largos periodos. La faringitis es causada por una bacteria llamada streptococcus pyogenes, que se alberga en la nariz y en la garganta. Si tu hijo presenta fiebre, dolor de estómago, dolor de garganta e inflamación de las amígdalas, es momento de acudir con el médico, quien recetará un tratamiento con antibióticos para combatir la infección. 

Enfermedad de asma

Shutterstock

Según los datos de la American Lung Association, el asma es la enfermedad crónica más común en niños, afectando a más de 6 millones de menores de 18 años; de estos, 3.5 millones han sufrido de al menos un ataque de asma en su vida. Los síntomas más recurrentes son la tos persistente, dolor de pecho y falta de aire, pues durante un cuadro de asma se presenta una inflamación en las vías aéreas. En los casos de asma, es común que el médico recete un inhalador para que el paciente utilice, especialmente cuando se encuentre expuesto a elementos como el polen, el polvo, pelo de animales, tabaco, entre otros.

Varicela

Cada año, entre 3 y 4 millones de personas se contagian de varicela; de estas, el 90% son niños menores de 4 años de edad. La buena noticia es que los casos menos severos son precisamente aquellos que se presentan en los niños. Síntomas como la fiebre, la picazón y puntos rojos en el cuerpo, especialmente en la cara, en el torso y los brazos, se presentan en la etapa más temprana; aunque los casos suelen ser leves, si el niño presenta síntomas como vómitos, mareos, taquicardia o temblores, será necesario solicitar ayuda médica inmediata.

Enfermedad por infección urinaria

Shutterstock

Las infecciones urinarias ocurren cuando se acumula la presencia de bacterias en el tracto urinario; en ocasiones, los síntomas de esta enfermedad pueden confundirse con aquellos de otros padecimientos, por lo que es importante realizar una toma sanguínea para confirmar la infección y seguir un tratamiento adecuado. Las infecciones urinarias pueden causar dolor y sensación de ardor, así como una urgencia por orinar; en niños, también se presentan dolores de estómago, de espalda e incluso fiebre, vómitos y falta de apetito.

Fiebre aftosa

La fiebre aftosa, también conocida como la enfermedad de manos, pies y boca, ocurre en aproximadamente el 70% de los niños; se trata de una enfermedad sumamente contagiosa que afecta con más frecuencia a niños menores de 5 años. Entre los síntomas más comunes se encuentran la fiebre, el dolor de garganta, llagas en la boca y ampollas en manos, pies, rodillas, codos o en el área genital; para esta enfermedad no existe tratamiento, pero se sugiere mantener una buena higiene y desinfectar las superficies del hogar.

Dermatitis atópica

Shutterstock

La dermatitis atópica es una enfermedad no infecciosa que se presenta en, al menos, 1 de cada 10 niños, quienes reportan padecer resequedad, enrojecimiento de la piel y picazón, debido a que su piel es más sensible. En estos casos, se recomienda consultar con un especialista en dermatología y tratar de que la piel del niño se encuentre constantemente humectada; además, se deben de evitar cambios bruscos de temperatura y contacto con el polvo, animales y el humo del cigarro.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado