En partido no apto para cardíacos, Portland vence a Seattle

Mundo Deportes
Actualizado en

Emoción total El partido Portland Timbers y Seattle Sounders no fue un Clásico a lo River-Boca que éste sábado paralizará a un país entero, pero si fue un Clasico jugado a todo tren. Un partido de locura. Un partido de varios goles. Un partido que terminó en penales. Y desde los 12 pasos, cualquier cosa podría pasar.

Y pasó lo que tenía que pasar. De esta nadie se salvaba. Después de los penales tendría que salir un ganador. Si o si. Y así fue. Al final la noche fue para el equipo de Oregón. Noche de locura. E inolvidable por todo lo que pasó en el Clásico de Cascadia por las semifinales de la Conferencia Oeste.

El marcador global quedó 4-4. Desde el manchón penal y en casa de su archirrival, el club de Oregón fue más efectivo que Seattle Sounders. Finalmente fue 4-2 dejando al equipo Esmeralda, eliminados.

Emoción total. 120 minutos de juego. Dramatismo por todo lado. Gol de Raúl Ruidíaz, partidazo de Nicolás Lodeiro. Goles de Sebastián Blanco y las buenas atajadas de ambos arqueros quedará por mucho tiempo en la retina de los hinchas. Partidos de tanto nerviosismo, así nomás no se ven todas las semanas.

Arranca la fiesta de los goles. Fue producto de un regalito de Jeff Attinella, dejando escapar una pelota para que aparezca el peruano Ruidíaz y anote el primero del partido.

Diez minutos después, aparece Sebastián Blanco para empatar el marcador y darles la ventaja en el global a los visitantes. Fue un golazo desde fuera del área. Uno a uno y esto tenía para más.

Un rechazo de Blanco es deficiente al centro de su propia área. El esférico tomó dirección rumbo al peruano, y con una volea soberbia, Ruidíaz desató la locura en el CenuryLink. Hasta ahí había tiempo suplementario.
Pero el empate llega producto de un espectacular cabezazo de Dairon Asprilla, quien la manda a guardar para que Seattle se ponga 2-2. Y todo esto en los minutos finales.
Después, Nicolás Lodeiro perfora las redes desde el punto penal, Seattle 3-2 sobre Portland, lo que sería el marcador global de 4-4.
El gol del triunfo no llegó, y la definición por penales se hizo inevitable. Melano, Valeri, Blanco, y Asprilla anotaron para Timbers, y solo Liam Ridgewell falló ante Frei. Mientras que Ruidíaz y Bwana marcaron para Sounders.Will Bruin falló el segundo intento de los Sounders, pegándole al poste, y posteriormente Attinella atajó el disparo del capitán de Seattle, Osvaldo Alonso, dejándole la puerta abierta a Asprilla para definir la serie. Precisamente el colombiano anotó el penalti definitivo.

Con la victoria, Portland jugará la final de la Conferencia Oeste. Seattle se despidió. Murió de pie. Este año no podrá jugar su tercera final de MLS Cup. Así es el fútbol. Da para todo. Y esta vez le tocó a los de Oregón pasar a una etapa importante de la MLS.

Search

+