Declaran estado de emergencia en Washington por tormenta invernal

Redacción MundoHispánico
Actualizado en

El gobernador de Washington, Jay Inslee, declaró el estado de emergencia ante la fuerte tormenta invernal que esperan evolucione por el noroeste del pacífico desde ayer viernes, y que ya se cobró la vida de una persona.

“Esto puede ser una tormenta diferente a la que hemos visto en muchos años”, dijo Inslee en un comunicado en el que dio a conocer la medida este viernes y en el que animó a los residentes mantenerse alejados de las carreteras si es posible, según reseñó Efe.

De acuerdo con el Servicio Nacional Meteorológico, el noroeste del país enfrentará un frío extremo, de temperaturas bajo cero y nieve de hasta 20 centímetros de altura, en los próximos días en estados como Oregón y Washington.

TE PUEDE INTERESAR: Funcionario defiende haber compartido datos de miles de votantes en Texas

Más de 12 millones de personas se encuentran bajo advertencias meteorológicas en el noroeste del Pacífico estadounidense, donde se asienta la ciudad de Seattle, que espera ráfagas de vientos de hasta 30 millas por hora.

La división de emergencias del departamento militar de Washington ha activado el centro de operaciones de emergencia y tiene instrucciones de coordinar toda la asistencia relacionada con la tormenta invernal, según las autoridades citadas por Efe.

TE PUEDE INTERESAR: Maluma y J Balvin devastados tras asesinato de reconocido cantante

Por su parte, la administración federal de seguridad de transportes (FMCSA) ha limitado el número de horas que los conductores de vehículos comerciales pueden estar en la carretera, aunque la medida no aplica a quienes transportan productos de primera necesidad o a vehículos de mantenimiento de carretera de municipios de Washington.

Debido a las bajas temperaturas y el estado severo del tiempo, el estado de Washington ha abierto refugios de emergencia para las personas sin hogar, apuntó la referida agencia.

La alarma de temporal que se han emitido desde ayer no evitó la muerte de un hombre sin hogar de 59 años, quien murió en la estación de trenes regionales Sodo de Seattle.

Search

+