14 razones por las que revisar tus emails desde casa es una vía segura al desastre

Los emails son una gran forma de hacer que una persona se entere de algo que quieres o necesitas que sepa, pero cuando una persona no (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Antes del Internet, los emails, los smartphones y las tablets, cuando salíamos de la oficina al final del día, salíamos de la oficina. No teníamos la habilidad de leer las 24 horas del día los correos que nos llegaban. Pero ahora que todos estamos constantemente conectados, es hora de recordar que tiene que haber una división entre el trabajo y la vida.

Tony Schwarts, CEO de The Energy Project discute la necesidad de recargarse: “La importancia de la restauración yace en nuestra fisiología. Los seres humanos no están diseñados para gastar energía de manera constante. Más bien, estamos hechos para pasar de gastar energía a recobrar energía.” Así que, cuando te sientas tentada a revisar tus correos después del trabajo, recuerda las razones por las que necesitas dejar de hacerlo. Aquí te dejamos 14 razones para ello.

1. Una cosa lleva a la otra

Un email de trabajo en computadora
Shutterstock

Responder un email no es la gran cosa, pero es difícil detenerse con sólo uno. Cuando te des cuenta, te habrás pasado una hora respondiendo emails.

2. Es grosero para tu esposo cuando revisas cosas de trabajo en la casa

Es difícil pasar tiempo de calidad con tu esposo cuando un aparato electrónico está acaparando tu atención. Es incluso peor si ambos lo hacen.

3. El trabajo le quita tiempo a tu tiempo familiar

Concepto de emails con figuras de papel
Shutterstock

El mundo no va a detenerse si apagas tu celular. Pasa tiempo con tus hijos. El trabajo, lo creas o no, puede esperar.

4. Te distraes y ya no puedes disfrutar de tu familia y amigos

Haz un esfuerzo por enfocarte y disfrutar de las personas en tu vida. Resístete a la tentación de revisar tu teléfono. Deja el trabajo atrás y relájate.

5. Nunca te relajas completamente por cosas de trabajo

Una imagen con emails pintados digitalmente
Shutterstock

No harías ejercicio por 24 horas al día, ni comerías o dormirías por 24 horas al día. ¿Por qué deberías trabajar 24 horas al día?

6. No tienes que estar disponible 24/7

A menos que seas el Presidente, es probable que no necesites estar disponible las 24 horas del día. De hecho, seguramente no te pagan por hacerlo.

7. Las interrupciones constantes por emails hacen que todos sean miserables

Shutterstock

Aplica para cualquier reunión social. Así como es grosero ignorar a quien está contigo, también lo es interrumpir la cena para que puedas responder un email.

8. Te puede poner de mal humor

Si leer correos del trabajo te pone de mal humor, detente. Nadie puede dominarte a menos que tú lo permitas. Decide que el trabajo no robará tu vida y sé feliz.

9. Necesitas límites claros entre el trabajo y el hogar

Shutterstock

Vas a cansarte rápido si no tienes un buen equilibrio entre el trabajo y el hogar.

10. Evita que te recargues

Serás más productiva en el trabajo si te das tiempo para relajarte y recuperar tus energías.

11. Te puede hacer ineficiente 

Shutterstock

Responder correos del trabajo en la noche puede perturbar tu sueño y hacerte menos productiva. La mentalidad de “soy tan importante que necesito estar disponible siempre” va a cansarte más rápido que cualquier otra cosa.

12. Puede quitarte el sueño

Monitorear de manera constante los aparatos electrónicos no es manera de relajarte al final del día. Y no vas a descansar bien si escuchas constantemente el “ping” de los nuevos correos.

13. Provoca más trabajo y menos tiempo libre

Shutterstock

Repite: Necesito descansar. El tiempo de descanso me hace más productiva en el trabajo. Los emails del trabajo esperarán, la vida no.

14. Analiza tus prioridades

La felicidad depende del equilibrio. Es esencial crear un equilibrio saludable entre tu vida y tu trabajo con tiempo disponible para la familia y los amigos, así como tiempo para ti misma y tiempo para el trabajo. Cuando los correos del trabajo empiezan a comerse tu tiempo libre, es tiempo de que analices cuáles son tus prioridades.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado