El heavy metal tiene los códigos de conducta de unas tribús milenarias

Cuando se ve o asiste a un concierto de heavy metal es común ver los moshing o slamdancing, un estilo de danza en el que los participantes se empujan o se golpean entre sí. Generalmente ocurren en un área llamada “mosh pit”, cerca de la tarima. Pues bien, según un estudio universitario, este ritual ha formado parte de unas tribús desde hace 40 mil años, informó el diario The Telegraph.

A lo largo de los años, los aficionados al heavy metal han adquirido rasgos culturales que aunque no están escritos, se han transmitido por generaciones para comunicarse entre sí. Sin embargo, sus comportamientos coinciden con los que han mantenido por milenios las tribús en el país de Papúa Nueva Guinea, un país que se independizó de Australia, según descubrió un estudio de antropólogos de la University College London.

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar al peso hoy 22 de septiembre y por qué?

heavy metal tribus

AP

Lindsay Bishop, una investigadora, pasó 10 años estudiando heavy metal, el estilo de música que ha crecido desde los primeros seguidores de la banda Black Sabbath en Birmingham a una cultura mundial con millones de admiradores en casi todos los países.

El heavy metal ya no es el estereotipo de “hombres blancos enojados”, sino culturalmente inclusivo, dijo.

TE PUEDE INTERESAR: La migra sale a las carreteras y se lleva a todos los que encuentra

De hecho, un tercio de los seguidores de este estilo de música son mujeres, con grandes grupos de fanáticas como Botswana Queens. La participación en la escena fue transgeneracional, con padres y abuelos transmitiendo la etiqueta del “mosh pit”.

El “moshing” en los conciertos de heavy metal no es una pelea, sino una forma de liberar la tensión y, a menudo, se crean vínculos duraderos con las personas, dijo la Sra. Bishop.

Así se ayudan en los conciertos de heavy metal

Las reglas no escritas dictan que el mosh pit es voluntario. La palabra no se expresa debido al ruido, y se espera que los individuos toquen al otro en el hombro y apunten hacia el cielo si estos necesitan que los lleven a través de la multitud a un lugar seguro.

Los que caen deben ser recogidos, y la banda dejará de tocar si ven a alguien caer y que nadie ayuda, dijo la Sra. Bishop. Si alguien accidentalmente hiere a un compañero fan, se espera que luego los lleve al bar.

Dentro del foso, había encuentros como “el círculo del hoyo” donde los fanáticos caen en espiral hacia un punto central, y “el muro de la muerte”, donde se separan como ejércitos en una escena de El Señor de los Anillos, antes de estrellarse unos con otros.

La Sra. Bishop dijo que en la zona llamada pit existe una etiqueta compartida de camaradería, compasión y catarsis, tradiciones de comportamiento similares a las comunidades tribales de Papúa.

En heavy metal la música es diseñada para alentar a la comunidad y que había engendrado 51 subgéneros diferentes según el recuento de la Sra. Bishop. Van desde Doom Metal (música fúnebre donde una canción puede durar 45 minutos) y Metal Vikingo basado, hasta Black Metal, Power Metal y Speed Metal.

ES TENDENCIA:

[anvplayer video=”4488789″ no_pr=”true” station=”CMG MundoHispanico” ]

Search

+