El famoso telescopio de Puerto Rico ahora buscará vida extraterrestre

La búsqueda de la vida extraterrestre y el estudio del universo acaba de recibir un duro golpe en Puerto Rico, toda vez que la Fundación Nacional para la Ciencia ha anunciado el cierre de su telescopio más importante. Este se localiza en el Observatorio Arecibo y, de acuerdo con los científicos, este representa una gran oportunidad para el estudio de los planetas, cuerpos celestes, asteroides y vida extraterrestre.

Sin él, aseguran, será difícil continuar con la tarea; sin embargo, los responsables del cierre se mantienen firmes en el hecho de que el telescopio representa un gran riesgo para todos los que hacen uso de este instrumento.

¿Es el fin de la búsqueda de vida extraterrestre? ¡Descúbrelo aquí!

  • La Fundación Nacional para la Ciencia ha anunciado el cierre de un gran telescopio localizado en el Observatorio Arecibo, en Puerto Rico
  • Este cierre representa una amenaza para los científicos, quienes aseguran que dependen de este instrumento para la búsqueda de la vida extraterrestre
  • Los daños al telescopio parecen ser irreparables, lo que incrementa el riesgo de un derrumbe en su estructura

La Fundación Nacional para la Ciencia ha anunciado el cierre de un gran telescopio localizado en el Observatorio Arecibo, en Puerto Rico.

Según el portal The new York Post, la agencia utiliza recursos federales y, después de un profundo análisis de los riesgos, ha llegado a la conclusión de que resulta altamente peligroso operar el telescopio debido a los daños que este ha sufrido en meses recientes.

En los primeros días de noviembre, uno de los cables de acero del telescopio se rompió, lo que hace temer a las autoridades que puede ocurrir un derrumbe de toda la estructura en los próximos meses.

Los responsables de la Fundación Nacional para la Ciencia han advertido que, aún si fuera posible reparar los daños que el telescopio ha sufrido, la estructura continuará representando un peligro para todos.

Sean Jones, director adjunto de la Fundación, emitió un comunicado en el que declaró que “Esta decisión no fue fácil de tomar para la Federación, pero la seguridad de las personas es nuestra principal prioridad”, y añadió: “Entendemos lo mucho que Arecibo significa para esta comunidad y para Puerto Rico.”

Jones aseguró que el objetivo principal es conservar el telescopio sin ocasionar un riesgo para las personas; sin embargo, fue enfático al decir que “No hemos encontrado un camino que nos permita realizar esta tarea de forma segura.”

Foto: Shutterstock

Uno de los telescopios más grandes del mundo se encuentra en Puerto Rico, y muy pronto podría ser retirado del sitio que lo ha albergado por casi 60 años

El telescopio en cuestión fue construido en la década de los 60s, y fue financiado por el Departamento de Defensa; durante toda su vida útil, ha soportado el embate de varios desastres naturales, entre los que destacan los huracanes y los terremotos.

Este telescopio tiene una longitud de 305 metros, o 1,000 pies, lo que lo convierte en uno de los más grandes no solo de América Latina, sino del mundo entero.

Ha sido utilizado para labores de investigación, pero también ha aparecido en Hollywood como parte de las cintas ‘Contact’ y ‘Golden Eye’.

En el ramo científico, el telescopio ha sido útil para el rastreo de asteroides que tienen una trayectoria cercana a la Tierra, además de que ha servido para determinar si algunos planetas son potencialmente habitables.

Alex Wolszczan, uno de los astrónomos que han utilizado el telescopio, se mostró decepcionado por la noticia, ya que gracias a este instrumento ha podido ayudar a descubrir los primeros planetas extrasolares y pulsares.

Si bien para el científico la noticia no representa una mayor sorpresa, el cierre de la instalación de su instrumento de trabajo por más de dos décadas ha sido una gran decepción.

Wolszczan, de origen polaco y profesor en la Universidad Estatal de Pensilvania,  declaró a la prensa que “Esperaba que las autoridades llegaran a una especie de solución para mantenerlo abierto. Para una persona que ha tenido buena parte de su vida científica asociada a este telescopio, este es un momento triste y emotivo.”

El anuncio causó sorpresa en el mundo científico pero también en la población general.

Con el hashtag #WhatAreciboMeansToMe, usuarios de Twitter  compartieron sus impresiones acerca de la decisión, así como fotografías en las que se puede ver la historia del telescopio y las diferentes generaciones que lo han utilizado o visitado.

Ralph Gaume, director de la división de Ciencias Astronómicas de la Fundación, dio a conocer que la decisión de cerrar el telescopio responde a las capacidades del observatorio, y fue claro al decir que “Actualmente el telescopio representa un serio riesgo de un derrumbe inesperado. Aún los intentos de estabilización o de pruebas de los cables podrían resultar en la aceleración de una falla catastrófica.”

En una inspección realizada al telescopio, los ingenieros a cargo de esta tarea evaluaron la situación y llegaron a la conclusión de que 12 de los 160 alambres del segundo cable que se rompió ya se habían roto, lo que en un principio se identificó como una amenaza no inmediata que debía ser resuelta lo más pronto posible.

Otros oficiales de la Fundación hicieron un llamado a la sociedad para aclarar que se habían llevado a cabo los procedimientos de mantenimiento adecuados. 

La clausura del telescopio supone un duro golpe para la vida científica y turística de Puerto Rico: cerca de 9,000 visitantes se dan cita cada año en el lugar, además de que la comunidad científica lo utiliza para el entrenamiento de cientos de estudiantes universitarios y de posgrado.

Foto: Shutterstock