El asteroide ‘Dios del caos’ acelera su curso a la tierra

El asteroide Apofis o ‘Dios del Caos’ podría impactar contra la Tierra en las próximas décadas, y los expertos consideran que sus efectos podrían llegar a ser ‘devastadores’.

La ruta trazada previamente por los científicos no presentaba a Apofis como un asteroide peligroso para la Tierra; sin embargo, un efecto ocasionado por el calentamiento solar ha ido cambiando gradualmente la trayectoria del asteroide, acercándolo cada vez más a la Tierra..

¿Qué se sabe acerca del ‘Dios del Caos’ y cuáles son sus peligros potenciales? ¡Descúbrelo aquí!

  • El asteroide ‘Dios del Caos’ ha acelerado su paso y podría cambiar dramáticamente su órbita, golpeando a la Tierra en 2068
  • Los científicos que estudian a este asteroide aseguran que la aceleración se debe al efecto Yarkovsky, ocasionado por el calentamiento solar
  • ‘Potencialmente devastador’, así han definido los expertos a este asteroide, que recibe su nombre de Apofis, ‘Dios del Caos’ egipcio

Apofis, o el ‘Dios del Caos’, es un asteroide que ha recibido su nombre en honor al dios egipcio del caos, y que, se cree, podría impactar a la superficie terrestre en 2068.

Foto: Shutterstock

Los científicos a cargo de su estudio han revelado que el asteroide, también identificado como 99942 Apofis, tiene una dimensión de 1,120 pies de ancho y, si todo continúa como hasta ahora se ha proyectado, rozará la superficie de la Tierra en un rango de 23,441 millas en 2029.

Sin embargo, aunque el asteroide también se acercará a la Tierra en 2036, no será sino hasta 2068 que su paso por la Tierra sea ‘potencialmente devastador’.

Apofis, el ‘Dios del Caos’ podría presentar una alteración en la trayectoria previamente estipulada por los científicos.

Esto sería ocasionado por el Efecto Yarkovsky, o aceleración Yarkovsky.

El científico Dave Tholen, experto en astronomía de la Universidad de Hawái, declaró a Fox News que “Hemos tenido conocimiento por algún tiempo de que el impacto con la Tierra no es posible durante el acercamiento del asteroide en 2029.”

Sin embargo, en su declaración también aclaró que “Las nuevas observaciones que hemos obtenido a partir del telescopio Subaru en meses anteriores, han sido lo suficientemente buenas para revelar la aceleración Yarkovsky de Apofis, y estas muestran que el asteroide se está alejando gracias a una órbita gravitacional de 170 metros por año, lo cual resulta suficiente para mantener en juuego el escenario de impacto en 2068.”

Tholen es uno de los expertos más reconocidos que se encuentran documentando los cambios en Apofis, y ha estado rastreando al asteroide desde que este fue descubierto en 2004.

En un evento virtual, el científico presentó sus avances, entre los cuales destacó al efecto Yarkovsky como el principal responsable de la aceleración que presenta el asteroide.

El efecto Yarkovsky, o aceleración Yarkovsky, es causado por el calentamiento solar irregular en el asteroide, lo que da como resultado un ligero cambio en la órbita del ‘Dios del Caos’.

La aceleración de Apofis no representa aún un riesgo inmediato para la Tierra, y los expertos consideran que la posibilidad real de un impacto es de 1 en 150,000.

Tholen no es el único en estudiar al asteroide. Apenas en 2019, el magnate Elon Musk comentó que si bien Apofis tenía un nombre intimidante, no le preocupaba en lo particular un posible impacto del mismo.

No obstante, aseguró que el futuro de la Tierra está marcado por el impacto devastador de un asteroide, sobre el cual la ciencia y la humanidad no tienen poder alguno.

Los expertos han catalogado a Apofis o ‘Dios del Caos’ como un asteroide ‘potencialmente devastador’. 

De acuerdo a los estándares de la NASA, este tipo de asteroides se incluyen en esta categoría cuando se acercan a 0.05 unidades astronómicas y miden más de 460 pies de diámetro. De estos, se tiene conocimiento de la existencia de al menos 18,000.

Ante este escenario, la NASA ha preparado un minucioso plan en la que se detallan los pasos que debe seguir Estados Unidos para hacer frente a los asteroides o cometas que se acerquen a 30 millones de millas de la Tierra.

Foto: Shutterstock

Tal vez la NASA no pueda detener la ruta de un asteroide, pero sí puede lograr un aterrizaje en uno de ellos: Conoce la Sonda Osiris

La sonda Osiris, que obtiene su nombre de Orígenes, Interpretación Espectral, Identificación de Recursos, Seguridad y Explorador de Regolitos, tocó por un breve momento la superficie de un asteroide en movimiento. ¿Su objetivo? recolectar polvo y gravilla para enviarla a la Tierra en 2023.

El asteroide en el que aterrizó la sonda Osiris ha sido nombrado por la NASA como Bennu.

Bennu está localizado a más de 200 millas o 321 millones de kilómetros de la Tierra, y

los científicos involucrados en el proyecto aseguran que este ofrece una mirada hacia los inicios del sistema solar.

Una de las interrogantes que la sonda Osiris tiene la tarea de averiguar es cuáles son los componentes que podrían haber ayudado a la formación de la Tierra.

La hazaña de la sonda Osiris en el asteroide Bennu recibió el nombre de “Touch-And-Go”; de recolectar las muestras esperadas por los investigadores, el vehículo espacial podría comenzar a planear su viaje de regreso a la Tierra en marzo de 2021.

Jim Bridenstine, director de la NASA, declaró  que “Esta grandiosa hazaña de la NASA demuestra cómo un increíble equipo al otro lado del país se unió y superó grandes desafíos para expandir los límites del conocimiento.”, y finalizó diciendo que “Nuestra industria, nuestra academia y nuestros socios internacionales han hecho posible preservar un pedazo del sistema solar más antiguo.”

Foto: Shutterstock