EE.UU. no va a aplazar firma de acuerdo con México por Canadá: Lighthizer

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, alertó a sus pares canadienses que el tiempo para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se está acabando y que, por el momento, su país no está dispuesto a que se pospongan las fechas límite marcadas para firmar el acuerdo con México.

“Creo que Canadá quiere hacerlo y sé que nosotros queremos hacerlo”, aseguró Lighthizer en una cumbre que se celebró en paralelo a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). “Veremos qué pasa, porque se nos está acabando el tiempo”, reconoció.

En cinco días, el 30 de septiembre, vence el plazo para la renegociación del TLCAN si es que se quiere firmar antes del primero de diciembre próximo, que es cuando termina el gobierno del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto.

 

PUEDE INTERESARTE: USCIS otorga subsidios de ciudadanía y Asimilación para año fiscal 2018

 

Por ello, a más tardar el domingo la Casa Blanca debería enviar al Congreso estadounidense un primer borrador del nuevo acuerdo que, de momento, sólo cuenta con el “entendimiento” entre Estados Unidos y México.

 

RELACIONADO: López Obrador evalúa acuerdo bilateral con Canadá

 

La meta que se trazaron los estadounidenses y mexicanos es que el 30 de noviembre o días antes, para que el presidente Peña Nieto firme el acuerdo comercial que los dos socios anunciaron el 27 de agosto pasado.

“Para nosotros la forma en que está armado es que el presidente Peña Nieto quiere firmar esto y lo tiene que firmar en su último día, que es el 30 de noviembre. Esto es aceptable para (Andrés Manuel) López Obrador, el nuevo presidente (…) que toma el cargo el día siguiente”, indicó.

“Si empujamos más allá de esa fecha, entonces tendremos que tener una nueva negociación con (el presidente electo de México, Andrés Manuel) López Obrador, y no sabemos en qué irá a terminar todo eso.

Entonces: tenemos una negociación hecha de buena fe, tenemos un resultado fabuloso, y entonces vamos a proceder con México”, dijo Lighthizer.

Por eso, el representante comercial estadounidense añadió que Washington está dispuesto a avanzar solo con México y dejar a los canadienses atrás si no se consigue un acuerdo dentro de los plazos establecidos.

“Si el Congreso en México, su Presidente y su futuro presidente quieren un acuerdo, un acuerdo específico, y el Gobierno de Estados Unidos quiere un acuerdo, y el Congreso de Estados Unidos quiere un acuerdo con México, no vamos a decir no por Canadá. Eso no tiene ningún sentido”, agregó Lighthizer.

 

Acuerdo con México: EE.UU. no le echará la culpa a Canadá

“Pero no vamos a decir que no hubo acuerdo por culpa de Canadá”, aclaró, insistiendo en que él y su equipo seguirán trabajando para llegar a un entendimiento lo antes posible. Hasta el 30 de noviembre hay tiempo, y si es entonces cuando los canadienses se unen, no será él quien lo frene.

Canadá, por su parte, no parece dispuesto a acelerar la negociación si eso significa que su país consiga un acuerdo que no le favorece.

El primer ministro, Justin Trudeau, insistió en que su único objetivo es defender los intereses de su país. “Estamos buscando el acuerdo correcto”, sentenció, sin dar más detalles.

Desde hace más de un mes, Canadá y Estados Unidos están intentando superar los obstáculos que evitan un acuerdo entre ambos que permita que el TLCAN 2.0 sea una realidad.

“Canadá no está haciendo concesiones en áreas que creemos que son esenciales”, dijo Lighthizer, reconociendo que la distancia entre ambos es todavía “considerable”, lo que apunta a que no hay acuerdo a la vista.

 

El acuerdo con México es el mejor de todos los tiempos

En su charla, el funcionario aseguró que el acuerdo comercial con México es el mejor jamás alcanzado entre dos países, augurando que no sólo reduciría el déficit comercial de 71,000 millones de dólares en bienes que Estados Unidos tiene con México, sino que promovería crecimiento en el país.

“Pienso que es el más amplio acuerdo en estándares que jamás hayan negociado dos países. Pienso que es muy bueno para nosotros y pienso que es muy bueno para México”, indicó Lighthizer.

“Los números que tenemos nos sugieren que va ayudar a reequilibrar el déficit comercial que tenemos y al mismo tiempo llevará al crecimiento en México. Entonces creo que es desde nuestro punto de vista un ‘ganar, ganar’ para nuestros dos pueblos”, añadió.

De acuerdo con reportes de medios, México y Estados Unidos habrían acordado entre otros elementos elevar la regla de origen automotriz en el TLCAN de 62.5 por ciento a 75 por ciento, además de establecer que entre 40 y 45 por ciento del contenido automotriz provenga de países de altos salarios.

“Tenemos un gran acuerdo con México. Es bueno para México, es bueno para Estados Unidos. Cambia las reglas de origen. Creo que es el acuerdo comercial con más altos estándares al que jamás hemos entrado en áreas como comercio digital, servicios financieros, en protección intelectual, sin duda. Tiene provisiones laborales muy fuertes en formas que creemos son importantes”, dijo.

 

EE.UU. tiene acuerdo con México, con Canadá sigue negociaciando

Apenas el pasado 27 de agosto, México y Estados Unidos anunciaron un acuerdo preliminar en principio de corte bilateral en el marco de la renegociación del TLCAN trilateral que entró en vigor en 1994; desde entonces, Canadá negocia con Washington la solución

de diferendos bilaterales para sumarse al acuerdo.

“Nuestra esperanza es que Canadá venga y se una. Hemos tenido una serie de negociaciones, ha ido más allá de un año con Canadá. Tenemos algunos temas pendientes. Creo que a Canadá le gustaría estar en el acuerdo, pienso que a Estados Unidos le gustaría que estuvieran en el acuerdo. Pero hay una buena cantidad de distancia entre nosotros”, confirmó el negociador.

La semana pasada la ministra de Relaciones Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, y el representante comercial de EE.UU., Robert Ligthhizer, sostuvieron pláticas calificadas como duras pero no alcanzaron a anunciar un acuerdo, por lo que el impasse aún permanece.

Según reportes, los principales puntos de divergencia entre canadienses y estadounidenses están en el acceso al mercado canadiense de lácteos, la permanencia del Capítulo 19 de resolución de disputas en materias de antidumping, así como protecciones a la industria cultural canadiense.

 

[anvplayer video=”4491392″ station=”CMG MundoHispanico”]