Dionicio Solís es buscado por atacar con un rifle AR-15 a una pareja

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
FOTO Departamento de Policía de Houston
Etiquetas: , ,
  • Dionicio Solís es buscado por haber atacado a balazos con un rifle AR-15 a una pareja afuera de un bar
  • Solís dejó mal herido a Marco García y de puro milagro no hirió también a su novia embarazada de 6 meses
  • El Departamento de Policía de Houston necesita la ayuda de la comunidad para detener a Dionicio Solís

Dionicio Solís es buscado en Houston, Texas, acusado de dos cargos de asalto agravado porque atacó a tiros a una pareja con un rifle. El Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés) emitió una orden de arresto en contra de Solís, por haber dejado a Marco García, de 25 años, muy mal herido de varios balazos.

Solís, de 21 años, es residente de la ciudad de Galena Park, en el este del área metropolitana de Houston, y desde el martes dos de marzo del 2021, cuando ocurrieron los hechos, está fugitivo tras el ataque contra García y su novia. La mujer al momento del incidente ya tenía seis meses de embarazo y casi de manera milagrosa no resultó herida en el tiroteo.

Dionicio Solís es buscado por atacar a una pareja a balazos

Dionicio Solís
FOTO Departamento de Policía de Houston

El caso contra Dionicio Solís está contenido ante el juez Frank Aguilar en la Corte Criminal 228 de Distrito en el Condado de Harris y los documentos, consultados por MundoHispánico en Texas, revelan los detalles del ataque investigado por el HPD y que por ventura para las víctimas no terminó en un caso de dos homicidios y un bebé sin nacer.

Aquella noche del martes dos de marzo del 2021, Marco García estaba en su auto charlando con su novia estacionados afuera del bar Ojos Locos Sports Cantina, ubicado en el 12200 de Gulf Fwy, en la carretera conocida como la I-45 hacia la isla de Galveston, en el sureste del área metropolitana de Houston.

Dionicio Solís comenzó por molestar a una muchacha

Dionicio Solís
FOTO Tomada de Twitter

El tiroteo por el cual el HPD acusa a Dionicio Solís comenzó adentro del bar Ojos Locos Sports Cantina, que es un lugar muy popular de reunión entre los jóvenes hispanos del sureste de Houston y casi siempre está atestado de clientes. Marco García estaba disfrutando la velada dentro del club junto con su novia y varias amigas de la muchacha.

Para proteger la identidad y privacidad de las chicas involucradas en el crimen del que ahora acusan a Dionicio Solís, sus nombres no se revelarán en esta historia. La noche transcurría de manera tranquila, de acuerdo al testimonio de las víctimas, cuando de repente un muchacho hispano comenzó a incordiar a la pareja. Era Solís.

La muchacha le pide que la deje en paz

Dionicio Solís
El Ojos Locos, en el sureste de Houston, fue el escenario de la tragedia por la cual ahora la policía busca a Dionicio Solis. (FOTO Tomada de Google Maps)

Dionicio Solís se acercó al grupo de Marco García, su novia y sus amigas. El hombre intentó hablar e invitarle tragos a una de las chicas del grupo, quien primero lo rechazó de manera cordial, diciéndole que estaba divirtiéndose con sus amigos, charlando y no estaba en el Ojos Locos Sports Cantina para buscar un encuentro con algún muchacho.

Sin embargo, Dionicio Solís no cesó en sus intentos para ligarse a la amiga de Marco García e incluso acortó la distancia entre él y la muchacha. La chica, con mayor determinación, entonces le exigió a Solís que la dejara en paz, ya que se sentía muy incómoda con sus aproximaciones.

El grupo de amigos decide irse del bar

Dionicio Solís
FOTO Oficina del Alguacil del Condado de Harris

Entonces Marco García le dijo a su amiga que hablara con sus amigas para que todos pidieran la cuenta en el Ojos Locos Sports Cantina y se fueran del lugar, luego de que Dionicio Solís les había arruinado la noche. Los muchachos pidieron su cuenta, pagaron y salieron del lugar. Todo eso sin que Solís se alejara de la muchacha a la que acosaba.

Marco García salió detrás del grupo de muchachas para custodiarlas rumbo a sus autos. La retirada del grupo no fue impedimento para que Dionicio Solís siguiera acosando a la chica. El muchacho también pagó su cuenta y salió caminando para ir detrás de ella, quien ahora iba custodiada por el grupo de amigas y García.

Dionicio Solís siguió a la muchacha hasta el estacionamiento

Dionicio Solís
FOTO Tomada de Twitter

Entonces, muy molesto, otro muchacho que estaba de cliente dentro del Ojos Locos Sports Cantina se sumó para custodiar al grupo de las chicas y le dijo a Marco García que él lo apoyaba para alejar a Dionicio Solís. Pero Solīs seguía insistente acosando a la chica y diciéndole que la quería conocer, que le diera su nombre y su teléfono.

García, con el apoyo del otro joven, le ordenaron a Dionicio Solís que se alejara y que dejara de estar molestando a la chica porque la estaba asustando y por eso se habían ido del bar. El nombre de ese segundo muchacho que entró a defender a las chicas tampoco será revelado en esta historia para proteger su identidad.

Dionicio Solís se alejó, pero volvió

FOTO Departamento de Policía de Houston

Sin embargo, Dionicio Solís insistió por todo el estacionamiento persiguiendo a la muchacha. Marco García se interpuso entre la amiga de su novia y Solís para decirle ya de manera airada que se largara y los dejara en paz. El otro muchacho también se interpuso y entre los dos le hicieron frente a Solís.

Dionicio Solís, al ver que los dos hombres le hacían frente, se alejó de ellos y se fue hacia su camioneta Ford F-15o  en color café, que también estaba estacionada afuera del Ojos Locos Sports Cantina. La chica que era acosada por Solís aprovechó ese momento, custodiada por sus amigas, para subirse a su auto e irse del lugar.

Regresó armado con un rifle AR-15

FOTO Oficina del Alguacil del Condado de Harris

Marco García y su novia también se fueron hacia su auto, pensando que el acosador Dionicio Solís ya se había ido por fin. El otro muchacho también se retiró del lugar luego de haber ayudado a contener al impertinente. García y su novia estaban sentados en su auto, charlando, poco después de la media noche cuando de repente ocurrió la tragedia.

Según lo contó Marco García, de pronto afuera de su auto estaba parado Dionicio Solís junto a la ventana del lado izquierdo, armado con un rifle AR-15, apuntándole, y exigiéndole que saliera a pelear. García puso los seguros de su auto y le dijo a su novia que mejor se fueran de ahí e intentó prender su auto.

El hispano estaba totalmente fuera de sí

FOTO Departamento de Policía de Houston

Sin embargo, Dionicio Solís no le permitió alejarse a Marco García, pues totalmente iracundo le comenzó a patear el auto con violencia, exigiéndole que saliera de su auto para pelear. La novia de Marco García estaba en estado de pánico, al ver a Solís con el rifle AR-15 afuera de su auto, apuntándoles y totalmente fuera de sí.

De repente, el otro muchacho que había ayudado a García volvió al lugar para ayudarlo a enfrentar a Dionicio Solís. Pero éste, al verse superado por los dos hombres, apuntó su rifle semiautomático AR-15 contra Marco García y le vació una ráfaga de disparos.

De milagro no causó una gran tragedia

FOTO Departamento de Policía de Houston

García declaró al HPD que de inmediato sintió las heridas en el cuello y la cabeza por los disparos de Dionicio Solís. Los médicos que atendieron a Marco García asentaron en su reporte, contenido en los documentos, que las balas pasaron rozando la espina dorsal  del herido, que se salvó de milagro de no quedar paralítico de por vida.

Pese a que Dionicio Solís roció de balas el estacionamiento del Ojos Locos Sports Cantina con su rifle AR-15, nadie más resultó herido. Varias balas pasaron rozando también a la novia de Marco García, quien fue la que llamó al número de emergencias del HPD para pedir ayuda para su novio muy mal herido. Luego del tiroteo, Solís escapó en su camioneta.

La policía necesita a la comunidad para detener a Dionicio Solís

FOTO Departamento de Policía de Houston

Dionicio Solís fue identificado por el HPD gracias a las diversas cámaras de seguridad adentro y afuera del bar. El HPD le pide a la comunidad que si alguien conoce el paradero del hombre, llame al 713.308.8800, o a la organización sin fines de lucro Crime Stoppers de Houston al 713.222.8477. Todas las pistas se mantendrán anónimas.

El Código Penal del Estados de Texas detalla que el cargo de asalto agravado con un arma de fuego, como el que enfrenta Dionicio Solís, se castiga con una pena de dos a diez años de cárcel a quien se le declare culpable de ese delito luego de que enfrente su juicio. Solís es considerado armado y peligroso.

Regresar al Inicio