‘Enviando correos’ inmigrante hispano logra hacer más de 3 millones de dólares (VIDEO)

El inmigrante Juan Reyes inició su negocio sin tener experiencia en el trabajo, con 360 dólares que le quedaban en el bolsillo, y dejando diariamente tarjetas en 100 casas en Kennesaw, Georgia.

Ahora su compañía registra ventas por más de 3 millones de dólares, y es presidente y fundador de dos compañías que han crecido básicamente con el mismo esquema de publicidad por correo, siendo el mejor ejemplo de que para convertirse en un empresario exitoso, no hay fórmulas mágicas.

Llegó a EE.UU. ‘por rebeldía’

Por un desacuerdo con su padre decidió abandonar los estudios y venir a aventurar a EE.UU. Es así como llega en el año 2000 a Michigan y se aloja en la casa de un familiar.

Los primeros seis meses estuvo con visa de turista, solo con el objetivo de explorar qué podía hacer.

Por seis años trabajó en ventas, pero la economía en Michigan entró en crisis y decidió mudarse para Florida, buscando mejores oportunidades de trabajo.

Foto: MH

En su recorrido paró a descansar en Kennesaw, Georgia, y afirma que por una corazonada se quedó. “Fue como una señal. Cuando amaneció vi una cantidad de construcciones a mi alrededor y muchos trabajadores. Eso me mostró que el panorama allí podía ser mejor, dice Juan Reyes.”

Pasó de ganar 10 dólares a 100 dólares el día

Su interés por la construcción, lo llevó a emplearse en una pequeña ferretería donde durante meses aprendió sobre materiales para pisos y cocina.

Luego la oportunidad de ganar más dinero llegó a sus manos. “Un buen día hablando con un cliente sobre mi deseo de aprender más de construcción, me ofreció un empleo para trabajar con él instalando pisos por el que me pagaría 100 dólares el día. Yo acepté, porque como vendedor ganaba 10 dólares la hora, era un muy buen negocio”.

Así inició en construcción, trabajó por algún tiempo en pisos y luego encontró un empleo en remodelación, pero seguía pensando en ser su propio jefe.

Foto: Proroofing

“El deseo de hacer algo por mi cuenta lo traigo en la sangre, pues mi padre es empresario en República Dominicana y aunque no estaba de acuerdo con él en muchas cosas, si le aprendí de alguna manera esas ganas de construir algo por mí mismo”, asegura Juan con nostalgia.

Fundador de Proroofing y 1Pro Construction LLC. con la estrategia del correo

En 2008 abrió su propia compañía arriesgándose a explorar algo diferente: la construcción de techos. No sabía nada de ese oficio, pero no quería ser desleal y montarle competencia a quienes le habían dado la oportunidad de iniciarse en la construcción.

Registró su negocio, mandó a imprimir 5,000 tarjetas y todos los días pasaba por 100 casas dejando una en cada buzón de correo. Con esta estrategia en menos de dos semanas vendió su primer trabajo, con el que ganó $5,800 dólares.

Foto: Proroofing

“Cuando empecé solo tenía 360 dólares en el bolsillo. Eso era lo que tenía para pagar renta, comer y moverme a conseguir trabajo”, refiere el hispano.

Empezó con un empleado, él mismo, y sus herramientas eran un carro viejo, que aún conserva, y una pequeña escalera. Se subía a entre 5 y 10 techos diarios a hacer inspecciones.

Poco a poco ha ido creciendo y aprendiendo del negocio. En 2011 era tanto el volumen de trabajo que le llegaba, que para poder cubrirlo de una mejor forma fundó una segunda compañía,1Pro Construction, manteniendo la misma estrategia: el correo.

Paso de dejar 100 tarjetas, a enviar 10 mil correos directos . Ahora cuenta con un grupo de 33 empleados y hace techos en casas, aeropuertos, hoteles y complejos de apartamentos en Georgia y todo el sur este de los Estados Unidos.

Juan Reyes
PROROOFING & 1PRO CONSTRUCTION LLC.
juan@myproroofing.com
www.myproroofing.com
www.1ProConstruction.net

Top Stories