Las razones principales para el desplazamiento de las familias son los conflictos armados, la pobreza y el subdesarrollo. En esta situación, se dan movimientos internos que no ameritan cruzar alguna frontera, pero sí dejar su lugar de origen. También se presentan solicitantes de asilos, quienes desean formalizar su entrada a otro país; o personas apátridas, pues llevan una vida sin nacionalidad, lo que complica su situación jurídica. 

Los esfuerzos de diferentes organizaciones sin fines de lucro se orientan a proteger los derechos humanos  y que las personas puedan volver a casa. Si es seguro hacerlo, resulta la mejor solución a largo plazo.